• Breves

    viernes, septiembre 09, 2016

    Entrevista a Romeo: "Intentamos no pensar en lo que pudo ser y no fue, es mejor centrarse en lo que está por venir"

    Celebrar una década de existencia, tal y como está el panorama de la música y más específicamente el del rock alternativo en nuestro país, no es algo que deje de sorprender a quienes vivimos el continuo nacimiento, auge y caída de tantas y tantas bandas que prometen mucho, ofrecen más y se olvidan demasiado pronto. Los medios, el entorno y el perfil del oyente medio no lo ponen fácil precisamente, y por eso un perfil artístico como el de Romeo se hace aún más resistente. Tras varios trabajos llenos de riffs rabiosos y potencia sonora, cambian ligeramente el rumbo, incorporan a nuevos músicos y renacen con fuerza de un período ciertamente indeciso. Con Jose Cabrera y Víctor Hernández, responsables de las voces y las guitarras en este honesto trabajo titulado ‘2.0’, charlamos sobre esta nueva y esperamos que brillante etapa del grupo.

    Diez años parecen no ser mucho en una carrera tan coherente como la vuestra. ¿Cuáles han sido los pasos más difíciles de afrontar en todo este tiempo? O mejor, ¿a qué retos os habéis tenido que enfrentar?

    Jose Cabrera: La realidad de la carrera musical de un grupo ha cambiado muchísimo en los últimos tiempos. Soy seguidor de grupos que pasaron a la historia con menos vida que nosotros; ahora es más una carrera de fondo para las bandas. En estos años nos hemos enfrentado a muchas cosas, desde dejar a nuestra familia y amigos para luchar por un sueño, hasta seguir creyendo en lo que hacemos a pesar de las dificultades y los desengaños. Todo es parte de la magia, supongo.

    Hubo un período de inactividad a partir de 2013 en el que se llegó a dudar de la continuidad de la banda, pero todo parece quedar superado con esta nueva apuesta.

    J.C.: Bueno, llegó un momento en que no estábamos contentos con lo que teníamos, con aquello en lo que se había convertido nuestra música y llegaron las dudas. Tuvimos un periodo de reflexión y entendimos que debíamos recuperar la emoción y las canciones para seguir vivos como banda y olvidarnos de lo demás, que si algo tenía que pasar, sería a partir de las canciones. Ese planteamiento nos salvó como grupo y nos ha traído hasta este momento musical y anímico tan positivo.

    Y algunos cambios para esta nueva etapa que parece empezar con ‘2.0’, con nuevas incorporaciones a la banda incluidas.

    J.C.: Reestructurar el grupo fue parte fundamental en nuestra recuperación anímica y musical. Con Manu y Víctor ha entrado mucha ilusión nueva en lo que hacemos y musicalmente se ha encontrado el equilibrio que tanto tiempo habíamos estado buscando.

    ¿Ha significado otro paso adelante la producción de Paco Román, nuestro (y vuestro) admirado Neuman?

    Víctor Hernández: Por supuesto, Paco es un artista y músico de diez, nos ha aportado unas perspectivas muy interesantes que han repercutido de una forma muy positiva en las grabaciones.

    ¿Quizá un intento de darle una orientación diferente, cercana al pop en algunos momentos, a la del sonido que hasta ahora había manejado Jorge Escobedo, más escorado hacia los sonidos metaleros?
     
    V. H.: Se buscaba cambiar un poco de aires, hacer algo diferente pero manteniendo la esencia de Romeo.

    Hay muchos más matices, más subidas y bajadas. Por ejemplo, el contraste entre ‘Navegando’ y ‘Hasta perder la luz’ es más que evidente.

    V. H.:  ‘2.0’ es un disco con mucho contraste y variado, como bien dices, hay canciones de un estilo muy relajado y otras más potentes y enérgicas.

    Se trataba, como decís vosotros, de ir eliminando barreras y demás elementos accesorios y depurar las canciones hasta que todo sea mucho más espontáneo.

    V. H.: No queríamos obsesionarnos tanto con el sonido, sino simplemente que la música fluyera de la forma que nos salía de dentro.

    La vena melódica subyace en la mayoría de los temas, algo que también se da en los anteriores trabajos. ‘La marea’, al final del disco, es una pieza muy acústica que vuelve a cambiar el ritmo general de ‘2.0’.

    J.C.: El poder reflejar distintos estados de ánimo musical ha sido algo básico en ‘2.0’. La liberación de moldes hace que puedas expresarte de manera más sincera y con distintos sonidos y matices.

    Tan hartos como estamos, y estaréis, de etiquetas y de intentos de llamar a cada cosa en la música por su supuesto nombre, ¿qué es o qué significa hoy para vosotros el denominado rock alternativo?

    V. H.: Se podría decir que es un estilo que rompe con lo establecido, el sonido puede variar mucho de una canción a otra. No busca encasillarse o seguir unas reglas de un estilo concreto, es más flexible.

    Por fin parece haberse producido vuestro asalto al mercado latino, más en particular al mexicano. Estuvisteis tocando durante el pasado mes de mayo y fueron varias las fechas firmadas.

    V. H.:  Sí, fue una experiencia muy enriquecedora para la banda, un objetivo que Romeo siempre ha tenido en su punto de mira. Fuimos con muchísimas ganas y volvimos satisfechos.

    Siempre habéis sido muy bien tratados por la crítica y nominados a diversos premios, pero sin embargo el nombre de Romeo nunca ha llegado a ser mayoritariamente conocido por el público aficionado al rock duro en nuestro país. ¿No es algo que os importe demasiado o creéis que os ha podido fallar la promoción en algún momento?

    J.C.: Bueno, intentamos no pensar demasiado en lo que pudo ser y no fue... Creemos que es mejor centrarse en lo que está por venir y en el trabajo que día a día vamos desarrollando y nos mantiene con ilusión y ganas. Ahora creemos que estamos haciendo las cosas bien y lo que tenga que pasar, pasará.

    Tocar en el mismo escenario que bandas míticas en la escena como Hamlet, Koma o los mismísimos Eagles of Death Metal debe marcar bastante.

    J.C.: Ha sido un orgullo y una experiencia maravillosa el compartir cartel y escenario con las bandas que mencionas y con otras muchas, no solo con un gran nombre, si no grupos menos conocidos con los que hemos coincidido en la carretera y con los que hemos hecho grandes amistades. Esa es una de las grandes alegrías que nos ha dado la música.

    ¿Esta celebración de la primera década de existencia como grupo puede ser entendida como una definitiva resurrección o como una nueva y más enérgica etapa?

    V. H.: Romeo nunca estuvo muerto, hubo un pequeño parón musical para reflexionar sobre el camino a seguir, por lo que no es una resurrección. Efectivamente es una nueva etapa que afrontamos con ilusión y energía, requisitos indispensables en una banda de rock.


    Escucha '2.0' aquí:
    https://play.spotify.com/album/3A9Ei9F580PoGO2S6d1SyX 

    Más info:
    www.romeomusic.es
    www.facebook.com/RomeoOFicial

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves