Matthew Logan Vasquez - "Solicitor Returns" (Dine Alone Records, 2016)

9/02/2016 Susana Godoy 0 Comentarios

"Solicitor Returns" es el debut en largo de Matthew Logan Vasquez, líder de Delta Spirit, estrenado pocos meses después del ep "Austin". Un trabajo contundente repleto de influencias maravillosamente manejadas y un eclectismo formal apabullante.

Matthew Logan Vasquez, conocido por su calidad de frontman de la banda californiana Delta Spirit y por formar uno de los tres vértices del supergrupo Middle Brother, debutó en solitario en 2015 con el ep “Austin”, anticipo de “Solicitor Returns”, lp con el que emprende un camino que lo aleja de los sonidos de su banda de origen. 

Tras editar su cuarto disco con Delta Spirit, “Into the Wide”, Vasquez se muda junto a su mujer de Nueva York a su ciudad natal, Austin, paréntesis que aprovechó para dar rienda suelta a las inquietudes que no tenían cabida anteriormente en sus diferentes proyectos musicales. Un cambio de aires y de circunstancias vitales que le muda a un sonido más cercano a la americana y al folk rock, haciéndolo más crudo y recopilando un periplo de influencias musicales de largo recorrido. 

Pero “Solicitor Returns” no solo es una oportunidad para recoger un, por lo visto, amplio y biográfico cancionero que nunca ha salido a la luz (“Personal” fue escrita durante su adolescencia y refleja lo que supone cambiar de ciudad y todo lo que dejas atrás), sino un disco para bucear por los variados ascendentes musicales del cantautor tejano. Desde los más evidentes, como Dylan, Tom Petty & The Heartbreakers o Ryan Adams (imposible no pensar en el de Jacksonville al escuchar el potentísimo single “Everything I do is out”), hasta otros más subterráneos y evidentemente discutibles que le acercan al sonido de Cold War Kids o a las guitarras más enmarañadas de Woods. 

Desgranando el debut en largo de Matthew Logan Vasquez encontramos tal disparidad de géneros que la mezcla sonora que se nos ofrece se convierte en una escucha en la que, de primeras, resulta difícil situarle. Pero qué más da cuando alguien se atreve a a barajar la psicodelia y el rock de los 70 con la americana, el folk-rock de altos vuelos (“Black East River” podría ser con facilidad uno de los mejores momentos del disco, un medio tiempo coronado por las guitarras) con pinceladas incluso de power pop (la citada “Personal”) o incluso country. 

“Solicitor Returns” (en el que Vasquez se encarga prácticamente de todos los instrumentos) se abre con un tema instrumental homónimo que juega más aun al despiste si cabe; un sintetizador de ritmo cuasi industrial que el propio Vasquez define como “a sonic palate cleanser”, da la entrada a los golpes de batería y a la guitarra avallasadora de “Maria”, escrita en servilletas de papel y con toda la inspiración “divina” y repentina que le puede entrar a un escritor de canciones en un avión, a miles de metros de altura. El sintetizador vuelve en “Bound to her”, en un disco que oscila así entre aristas rocosas y golpes aplicados con contundente claridad y la muestra de una intimidad sorprendente por momentos: la pausada “I bet it all” y las melodías y suaves coros de inspiración pop de “Tranquila muerte”, el tema con el que cierra el disco, permiten hacernos una idea de la sensibilidad de Vasquez, en glorioso contraste con las atmósferas que se destilan en el resto de este trabajo.



0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario