On Chain Fest 9-10/09/2016 Sala Aliatar (Granada)

9/12/2016 Maria V. 0 Comentarios


El mes de septiembre llega siempre a Granada cargado de música. No hay melómano local que se precie que no llegue a estas fechas con ansiedad por la espera de la vuelta a los eventos musicales tan ausentes durante la época estival y tan abundante durante el “curso escolar”. Este año, además, la música nos ha llegado no sólo a través de eventos ya consagrados sino también con una valiente y arriesgada propuesta que no podía venir de otras manos que las de Fuzzy Chain, la promotora que llegó a la ciudad para demostrar que otras músicas son posibles.

Con un inicio de temporada por todo lo alto, la celebración del On Chain Fest ha supuesto la consolidación de la presencia de esta promotora y toda una declaración de intenciones en cuanto al crecimiento que está experimentando gracias, en parte, a la buena acogida que ha tenido en la ciudad.


Para abrir boca, el viernes llegaban los locales Perro Mojado para desempolvar los ánimos y las ganas a base de punk rock garajero y actitud irreverente. Lástima que el recinto, que no fue diseñado para dar cabida a toda la fuerza que se ha desplegado estos dos días, no hiciera justicia al sonido de la banda. A pesar de todo, la actitud y la potencia del grupo no se vieron mermados por estas circunstancias y abrieron la noche por todo lo alto, como era de esperar de los granadinos.

Tras ellos, Los Nastys hicieron que su vuelta a la ciudad volviera a ser recordada. Formaron parte del cartel de presentación de la promotora en febrero de 2015 y ya demostraron que el garaje-punk-rock demoledor que son sello de la casa conectaba con el público de forma inmediata. Esta vez no fue menos y la banda desplegó todos sus encantos para encandilar a un público que disfrutó de la noche desde el comienzo y a esas alturas de la noche se preparaba bien para lo que iba a venir.


Y, lo que iba a venir ya es mucho más difícil de contar. ¿Un terremoto de sonido? ¿un tsunami de potencia? ¿una tormenta eléctrica de actitud? No, eran Thee Oh Sees. La banda que llegó el viernes a Granada para dejarnos la sensación de haber presenciado el mejor directo del año, de haber bailado hasta desencajar el último hueso y haber disfrutado participando del brutal despliegue de actitud que había sobre el escenario.


Locura colectiva, catarsis musical y un público que, más allá de la pura contemplación del show se hizo cómplice de lo que estaba ocurriendo y literalmente voló por los aires, cogió las corrientes trasversales y se dejó llevar por la sensación general de estar asistiendo a algo irrepetible de manos de estos californianos que anunciaron un parón en 2013 pero han hecho que este sólo haya sido un kit kat para salir fortalecidos con su garaje psicodélico lleno de guitarras contundentes y ritmos frenéticos. “Mutilator Defeated at last”, su sexto trabajo, ha llegado para demostrar que se puede hacer punk a base de metralla de la buena, artillería pesada que en directo alcanza su cénit y que, por supuesto, no dejó a nadie indiferente.


La segunda jornada podía haber sido continuación de la primera sin dejar bajar un ápice el nivel porque los malagueños The Loud Residents se subieron al escenario con la misma fuerza con la que se bajaron sus predecesores la noche anterior. Desde que conocimos a este grupo, en el Indio Fest el pasado año, hay que decir que han ganado exponencialmente en seguridad, fuerza y puesta en escena. Una joven promesa que tiene mucho que decir sobre los escenarios y que, sin dudas, irá haciéndolo poco a poco porque con esta forma tan brutal de hacer música no pueden más que encaminarse al éxito.


Algo más tranquilos, los valencianos Terrier, el grupo en el que militan Lili Laduquesa (teclados), Don Matías –Enrique Gutiérrez -(batería), Dave Petrone –David Iñurrieta- (guitarra)  y Maria Manoli (bajista) que comenzaron versionando a Velvet Underground pero rápidamente presentaron sus propios temas, pusieron su granito de arena a base de melodías desenfadadas y ritmos bailables en un festival que dio cabida a diversos estilos musicales, aunque dentro de una misma línea en la que el punk rock y el garaje fueron los protagonistas.


Y llegado el momento de finalizar el evento, tocaba turno a La Luz, un grupo de chicas procedentes de Seattle que hacen del surf y el doo-wop su herramienta para llenar de presencia y buen hacer los escenarios. Dinámicas, con música de calidad y una buena interpretación supieron hacer que la fiesta no decayera a pesar de que, precisamente, era el momento de ir bajando luces y cerrando el escenario.

Terminaba así un evento con muy buena acogida (lleno absoluto el primer día) y con un estándar de calidad envidiable. Enhorabuena al equipo que lo hizo posible y sólo esperar que cada curso vuelva a comenzar con la misma fuerza. Para eso, Fuzzy Chain se las pintan solos.

Crónica: María Villa
Fotos: Perse Fone

Más fotos en: ON CHAIN 01 / ON CHAIN 02

0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario