Interestelar'16 (21 y 22 octubre 2016) Sevilla

10/24/2016 Maria V. 0 Comentarios


Volvíamos ayer desde Sevilla, con una sensación agridulce tras la cancelación, por las intensas lluvias, de la segunda jornada del Interestelar. Una jornada que se intuía más multitudinaria incluso que la anterior y que quedó “en agua de borrajas” dado lo impracticable del recinto y atendiendo a motivos de seguridad para grupos y público.

Dulce sin embargo, la sensación de haber disfrutado de una intensa y bien organizada primera jornada en un recinto de lujo, bien planificado, con espacios bien diseñados y buena música. Más no se podía pedir. Abrían la tarde, con puntualidad y sin haber tenido que hacer colas, los madrileño-sevillanos Young Forest. Una sorpresa a nivel personal y una confirmación de calidad y propuesta coherente para los que esperaban ya desde primeras horas a pie de escenario.


Su música bebe del folk, el country y el bluegrass pero convive con música tradicional de raíces irlandesas y se mezcla con sonidos muy del gusto de Mumford & Sons, con tintes Dylanianos y una gran frescura tanto en las composiciones como en la puesta en escena. Muy a tener en cuenta este grupo para próximos festivales y atentos a su trayectoria, esto promete.


Sin retraso alguno, ya que los escenarios estaban situados uno junto al otro y apenas había que dar unos pasos a derecha o izquierda para escuchar al siguiente grupo (o mantenerse entre ambos mientras fue posible) llegaban Bittersweet para tomar el relevo, seguidos por Carmen Boza, siempre alternándose en los escenarios.


Llegaba así ese punto de la tarde en el que la gente empezaba a apretarse algo más frente a los escenarios para recibir a Mucho, un grupo que ha dado mucho de sí esta temporada festivalera y que ha sabido demostrar que son uno de los grupos emergentes con más proyección, a la altura de cualquier cartel que se programe. Volvían, como les vimos hace unos días en Granada (pero sin sol esta vez) con esa fuerza vital que les caracteriza y sus composiciones frescas y directas que se prestan a una puesta en escena dinámica y solvente.

El relevo, para la malagueña Anni B. Sweet, que a estas alturas de gira, dando ya los últimos coletazos, se muestra con seguridad en los escenarios, sabiendo que sus temas han funcionado y han tenido una magnífica acogida. Está claro que el giro que ha tomado su carrera con el último disco la favorece especialmente y ella lo sabe y se saca partido. Se consolida así como una de las mejores voces femeninas que podemos escuchar actualmente en los escenarios.

Sin dilación alguna, los sevillanos Full disfrutaron de la sensación de jugar en casa y lo dieron todo con un público entregadísimo que supo agradecer cada uno de sus gestos y palabras. La banda, que empezó a tocar tímidamente allá por 2010 vive ahora uno de sus mejores años musicales y eso, el público, lo sabe y disfruta de la sensación de triunfo junto a ellos.


Y, si unas venían casi concluyendo gira, otros comenzaban la suya. Es el caso de Iván Ferreiro, que atrajo hasta Sevilla a fans que querían disfrutar de este hito que suponía la apertura de su vuelta a “Casa”. De su nuevo trabajo, a punto de ver la luz, sólo sonaron dos temas y quizás, en su repertorio, se echaron en falta temas que se han asimilado como de obligado cumplimiento en sus actuaciones, como “Años 80”. No faltaron sin embargo otros como “Turnedo”, “El dormilón” o “Como conocí a vuestra madre”, entre otros.

Y como regalo, una versión de “Insurrección” de El último de la fila que nos supo a gloria a los menos jóvenes del recinto, los de los años 80. El artista, que se mostró cercano e incluso simpático con un público que le esperaba “como agua de octubre”, mostró incluso su preocupación por las primeras gotas que empezaban a caer sobre el recinto, gotas que afortunadamente no empañaron para nada su actuación. Claro que, con una banda como la suya, con Ricky Faulkner al bajo, Tete Novoa a los teclados, Amaro Ferreiro a la guitarra, entre otros artistazos de los que se rodea, poco podría empañarse una actuación suya.


Ni una gota sin embargo durante la actuación de Miss Caffeina, que entraron en el escenario diciendo precisamente que no nos iba a llover y como un deseo a las estrellas, vieron cumplida su demanda. Venían presentando “Detroit” pero, como todos los grupos, tienen sus temas imprescindibles y acuden a ellos, a su pasado, para darles a sus fans esos trocitos que han formado parte de su historia como banda. Entre ellos  “Venimos”, que fue el tema elegido para abrir la noche pero tampoco faltaron “Capitán” o “Hielo T” y por supuesto, los temas que más han calado de su último trabajo, como “Gladiador”, “Oh Sana”, “El rescate” o la que puso el punto final en el momento de apoteosis máxima “Mira como vuelo” con la que nos hicieron volar por todo el recinto.



Y de ahí, a saltar con los suecos Mando Diao, esperadísimos y muy bien recibidos en un horario en el que ya estábamos listos para no dejar de bailar. A la altura de lo esperado y dando mucho de sí en este concierto demostraron que una confirmación internacional de esta talla se hace imprescindible para festivales como éste.

Tras ellos, cambio de registro para zapatear con Fuel Fandango y disfrutar del magnífico espectáculo vocal y visual que tiene siempre un grupo tan original como lo son ellos. Y para terminar la jornada de conciertos, unos Belako que ya se han convertido en apuesta segura y que dejaron el listón altísimo a base de mucha caña. Aunque por supuesto la jornada no terminaba ahí, faltaban los Djs para que la noche no decayese y éstos cumplieron su cometido con creces.

Mención aparte, un escenario adicional, el Obbio, que apuesta con fuerza por grupos emergentes y locales y en el que pudimos disfrutar nuevamente de Badlands (que ya pasaron por Granada hace unos días), La hora del té, Holy Paul (muy recomendables también), Modelo de respuesta polar, que se consolidan por momentos, Shinova, Correos y El imperio del Perro (otros que hay que apuntar y seguir), antes de dar paso a las sesiones Dj.

Del recinto nos marchábamos sin habernos mojado apenas, al menos por fuera, que por dentro es otro cantar y con buenas vibraciones hasta que un fuerte trueno y una tormenta más que potente nos despertó al amanecer presagiando lo que iba a suceder. La confirmación de la cancelación llegaba pasada media hora de la prevista para la apertura y a partir de ahí, más de 20.000 indies transitábamos perdidos por las calles de Sevilla, pendientes de noticias pero creando un ambientazo que ya lo quisieran muchas ciudades para sí un sábado por la tarde.

Noticias que se produjeron cuando algunos de los grupos buscaron la manera de “compensar” a los muchos fans que habían ido hasta Sevilla a verlos y así Zahara en La Sala, Maga en Sala X, Mechanismo, Rainwood y The Prussians en Discoteca Obbio y Taburete en Malandar pusieron su granito de arena para que la tarde/noche sevillana se empapara (literalmente) de buen ambiente y buena música.

Y si, al mal tiempo, buena cara, esta es la que se nos quedaba en la mañana de ayer al recibir con enorme alegría la comunicación de la fecha del Interestelar 2017. Y es que, cuando hay ganas de verdad, ni el agua se lleva el buen rollo y las ganas de disfrutar de la música. Así que toca apuntar en las agendas: 19 y 20 de mayo, en Sevilla “si la autoridad lo permite y el tiempo no lo impide” como suele decirse, nos vemos en el INTERESTELAR, señores.

Crónica: María Villa
Fotos: Nerea Coll / Rafa Marchena / Lorena Lucenilla

0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario