Nada Surf + Ramírez Exposure - Moon Valencia. Valencia, 23/11/16

11/26/2016 Susana Godoy 0 Comentarios

Nada Surf ofrecen en su concierto en Valencia una muestra más de su robusta trayectoria y de la actualidad de unos temas que permanecen en la memoria de toda una generación.



 
A estas alturas, poco nuevo se puede decir de una banda con la trayectoria y el directo de Nada Surf; 20 años de carrera, sin altibajos palpables y con el mismo espíritu que cuando empezaron, representan esa cara de la música amable, que se ha hecho un hueco a base de constancia y melodías y que forma parte de la memoria de una generación que entró de lleno con los grupos de esa hornada de los 90 con lo que tanto se les ha comparado. Lo que les diferencia probablemente sea la capacidad de seguir en la brecha, marcando discos redondos con una madurez inusitada que no pierde un ápice de esa frescura juvenil con la que nos atraparon hace ya bastante tiempo. 

Quizá su frecuente presencia por los escenarios de nuestro país les haya restado ese carisma de las bandas poco próximas que observamos en la distancia, pero eso también les hace ganar en familiaridad y que acudamos a cada cita que está a nuestro alcance como una noche de seguro disfrute y derroche adrenalítico. Que incluyan nuestro país en sus giras y más concretamente, Valencia, es de agradecer... 

Para quien ya los haya visto últimamente el concierto no se sale demasiado del guión acostumbrado; esos temas, que ya son himnos, suenan incluso reforzados y con la mayor electricidad que les imprime Doug Gillard, una segunda guitarra que hace subir enteros su calidad indiscutible. “Popular” es siempre el gran momento de la noche y el one-hit wonder que no se quedó ahí, con todas las gargantas presentes coreando en conjunción, al igual que el grito de guerra en el que se convierte “Blankest year”

Un repaso a veinte años de trayectoria equitativo entre todos sus discos sin olvidar su último trabajo, “You know who you are”, con temas como “Rushing” o “Friend hospital”, y las consabidas explicaciones en el esforzado castellano de “Mateo” o la complicidad de Daniel Lorca con el público español, con su sempiterno cigarrillo esta vez apagado. ¿Cómo no vas a respetar a alguien que recuerda bolos pasados en nuestra ciudad y homenajea de ese modo a la antigua Roxy? 

En definitiva, dos horas de concierto en el que pudimos degustar joyas de su discografía como “80 windows”, “Hi-speed soul” o “See these bones”, clásicos que no desmerecen aunque pasen los años. Después de semejante derroche, aun tuvimos un bonus-track tras levantarse el telón; una marabunta acudía a ras de suelo para que la banda interpretara un tema al desnudo. Ni siquiera con ello consiguieron el silencio entre el público, pero esta vez daba lo mismo. La noche del miércoles terminó, sin duda, con todas las expectativas cumplidas y más de una conversación sobre recuerdos de otras épocas. 



Y para abrir la jornada, un invitado de lujo como Ramírez Exposure en formato trío, con un set demasiado breve en el que pudimos comprobar una vez más por qué la etiqueta de promesa de la escena valenciana se le queda corta a pesar de su precocidad. Un bagaje que es palpable al defender sus temas en directo, con el añadido de algunos nuevos que nos proporcionan las pistas justas de hacia dónde se puede encaminar un futuro trabajo discográfico.

Texto: Susana Godoy
Fotografías: María Carbonell 


FOTOGRAFÍAS DE NADA SURF


























FOTOGRAFÍAS DE RAMÍREZ EXPOSURE


















 

0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario