Full en Planta Baja (Granada) 04/03/2017

3/05/2017 Maria V. 0 Comentarios

Planta Baja se pone "a FULL"

Colgaron el “sold out”, Planta Baja “a full”, como han hecho en otras ciudades en las que están haciendo paradas en esta gira en la que FULL está saboreando ampliamente las mieles del éxito. Un éxito que puede medirse en entradas vendidas o en personas que se saben todas las canciones del grupo. Y de estas últimas, la banda sevillana puede presumir de que fueron muchas las que corearon todos y cada uno de sus temas el sábado en Planta Baja. Vienen en mitad de su “Tercera guerra mundial” un disco nada beligerante sino más bien amable, directo, con la fuerza necesaria para situarles en los mejores festivales. Un trabajo que les ha consolidado y les ha hecho tratar de tú a tú a bandas que ya ocupaban ese lugar hace tiempo.

Desde “Mi primer atraco”, el grupo comenzó un ascenso sin pausas pero sin prisas y ahora, con su último trabajo, han dejado claro que esto no es algo efímero y pasajero, sino que vienen para quedarse y asentarse con fuerza en el panorama “indie” nacional. Aún recuerdan, y así lo hicieron constar, su actuación en el primer Alhambra Sound, en 2014, en un horario infernal, con la gente pidiendo cerveza en la barra y cómo al empezar a escucharles fueron situándose en las primeras filas. Otros sin embargo recordamos aún su paso por Polaroid Club allá por 2012 junto a Dorothy Perkins. Si poco eran los presentes en ese Alhambra Sound, menos fuimos los que les conocimos en la pequeña sala, ahora remodelada y renombrada. Pocos, pero fieles al grupo desde entonces.

  Planta Baja se pone "a FULL"

Entre las primeras filas, caras que ya estuvieron allí en su primer paso, tímido pero exitoso, por nuestra ciudad. El repertorio elegido, un paseo por los dos trabajos que les han encumbrado. Todos y cada uno de ellos coreados por un público en el que la media de edad había disminuido significativamente con respecto a la noche anterior. Full son, sin dudas, uno de esos grupos que cala entre los jóvenes a base de letras con las que identificarse y cantar a toda voz a pesar de impedir con ello que el resto del público escuchara realmente al público. Pero, estos conciertos, son así. Por más decibelios que metas la voz de la masa se alza sobre la del grupo, o se mezcla, o se funde y se confunde. Pero mola, a eso va uno a estos conciertos, a cantar casi más que a escuchar.

Como un karaoke emocional en el que lo importante es ver si te sabes todas las letras. Lo que cuenta es el ambiente, casi festivalero el sábado, el buen rollo con el grupo porque la banda, como es de recibo con las tablas que tienen ya, viene a darlo todo, a hacerlo estupendamente y conseguir que la gente se implique con ellos. Ahí es donde está el truco. Bajarse, al final, a cantar entre el público, como culminación de un conciertazo a la altura del grupo. El piel contra piel, que siempre funciona. Sin bises, formato festival cien por cien, más de hora y media de emoción compartida, de voces y cantos con los que emocionarse y revivir momentos y recuerdos. Es la magia de la música y ellos lo saben.

Crónica: María Villa
Fotos: Javier Patwan

0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario