Rozalén en AL OÍDO del Teatro Martín Recuerda (Pinos Puente) 19/03/2017

3/20/2017 Maria V. 0 Comentarios

 


Dentro del ciclo “Al oído”, que ha puesto en marcha la corporación municipal de Pinos Puente a través de su Concejal de Cultura, y que en principio consta de tres conciertos en acústico (Napoleón Solo, Rozalén y Los Ángeles), ayer domingo tuvo lugar el segundo de ellos, en el que la albaceteña tenía ya vendidas todas las butacas con casi dos semanas de antelación y permitió colgar el sold out en un teatro pequeño pero con capacidad para montar un evento de esta envergadura con éxito. El punto que diferencia este de otros ciclos similares es la intención de sentar (virtualmente), en el sofá, como si estuvieran en el salón de su propia casa, grupos que pueden interpretar su repertorio en formato más acústico, como susurrado al oído de quienes les acompañan, un formato que se presta mucho a la conversación y la confidencialidad.

   
El ciclo pretende también ser inter generacional y comenzó así con un concierto dirigido a los más jóvenes (con Napoleón Solo), uno para todos los públicos (con Rozalén) y otro para los esos “viejos rockeros” que nunca mueren y sienten nostalgia de la etapa en que Granada facturaba grandes grupos (con Los Ángeles). Rozalén llegó al Teatro Martín Recuerda de Pinos Puente, desde Ceuta, no sin dificultades (de desplazamiento inter continental), rebosando alegría de vivir, simpática y ocurrente, explicando ampliamente detalles sobre los temas que iba cantando, sobre sus influencias, sus sentimientos, sus gustos musicales y todo lo que la motiva para escribir y cantar los temas que contienen sus dos discos (el tercero está ya en preparación).

 

Acompañada de una banda de lujo y su inseparable Bea, la ILSE que la acompaña haciendo accesible su música a personas sordas, que desde antes del comienzo del concierto ya signaban entre las primeras filas, impacientes por asistir al momento especial que supone la presencia de ambas sobre los escenarios. Bea, inmensa y expresiva en su trabajo, contribuye siempre a darle un toque de originalidad a sus conciertos.

   

 El repertorio, variado y bien pensado para la ocasión, hizo un repaso sobre todo lo que ha sido y es importante en su carrera musical, comenzando con “Ahora”, su emotiva llegada a “Berlín” (incluido en la banda sonora de “Perdiendo el norte”), pasando por “Mi fe” o “Las hadas existen” que cantó con la ayuda de un improvisado coro infantil que se sabía la letra tan bien como la artista y que disfrutaron compartiendo escenario con ella además de regalarnos alguno de los momentos más emotivos. Emotiva también su versión de Wings y por supuesto la de “La flor de la canela” de la gran Chabuca Granda, popularizada por Mª Dolores Pradera en un repertorio donde tampoco faltó "La belleza" de Luis Eduardo Aute. No faltaron, por supuesto, temas como “Los artistas”, “Tonta” u “Ochenta veces” aunque podía haber cantado cualquiera porque el público se las sabía (y cantaba) todas.

   

Un público que se sintió cómodo para piropearla, reír y cantar con ella y emocionarse en los momentos más intimistas de su repertorio. El formato todo un éxito, cumpliendo su función de cantar “Al oído” de un público que disfrutó de verdad con el espectáculo. Los bises, dejando un sabor dulce en los asistentes “Vuelves”, “Comiéndote a besos” y la alegre “Saltan chispas” justo antes de que Rozalén bajase por el pasillo central para despedirse, cara a cara, en clave de tango, con un “Volver” cercano, casi susurrado, muy “Al oído” para que le traiga suerte y volvamos a verla, muy pronto, en Granada. 

Crónica: María Villa 
Fotos: J.M. Grimaldi






0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario