Woody Pines. Loco Club. Valencia, 15 – 5 – 2017

5/15/2017 Miguel Ángel 0 Comentarios


Woody Pines. Loco Club. Valencia, 15 – 5 – 2017

Woody Pines aterrizó ayer en el valenciano Loco Club como parte de su primera gira española (ya había pisado, en un alarde viajero más allá del tamaño de las ciudades, de lo que deberían aprender unos cuantos, Bilbao, Madrid, Zaragoza y Barcelona, y todavía quedan un par de fechas por Asturias), que le está llevando además por toda Europa. Lo hace presentando su quinto álbum (si contamos el ep “You Gotta Roll”), que apareció hace un par de años ya, autodenominado con el nombre de “Woody Pines”.

No es que hubiera una gran afluencia ayer, y es una lástima, porque desde que Woody sale, tocando su “Long Gone”, algo más que un homenaje al “Lost John” de Lonnie Donegan, se hace con el público, a base de su inacabable buen humor, compenetración con su perfecta banda de dos hombres (un contrabajo y una slide que se transmuta en guitarra eléctrica ocasionalmente, ambos de una ejecución y expresividad pluscuamperfecta) y ritmo salvaje.

Woody Pines es uno de esos contadores de historias que han transitado en innumerables ocasiones los locales y las calles de Nueva Orleans o Nashville, que hacen versiones de canciones mil veces escuchadas para los que quieran volver a oir lo mismo que ha hablado de ellos anteriormente en otras tantas noches que recordar u olvidar, cuando todavía eran felices o todo se fue a la mierda, y le añade otras nuevas que no desmerecen, cantando a los corazones rotos, a las borracheras, a los trenes (metafísicos o no) que pasan rápido por nuestra vida, sin esperar, a los asesinatos, al arrepentimiento y el perdón, a las desigualdades sociales, a esas ganas de pegarle una patada en el culo a ese puto jefe tan inaguantable. Lo hace a través del jazz de mediados de siglo, del swing, del blues, del country o incluso la balada folk (la maravillosa y melancólicamente enternecedora “Hobo and his bride”). A Woody Pines se le rompe una cuerda de la guitarra y no para la canción, y no piensa en que queda cool, sino que, tal y como dice en alto, se va a gastar una parte de las monedas que le den en una cuerda nueva. Woody Pines es la ostia, en definitiva.

Más info:















0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario