• Breves

    miércoles, noviembre 08, 2017

    Pentatronika: "Bolan" (Hall of Fame, 2017)

    Segunda referencia del último proyecto de Guillermo Artés (Kindergarten, Guillemka), en el que rinde homenaje al rey del glam y continúa creciendo en su camino hacia el rock crudo.


    Todo empezó con un viaje a Londres en que el bueno de Guillermo realizó un sueño: visitar el Bolan's Rock Shrine, monumento memorial al rey del glam, situado en Queens Ride, Barnes, al suroeste de la ciudad del Támesis, justo el lugar en que se estrelló el coche en el que iban la estrella y su mujer, Gloria Jones, el 17 de septiembre de 1977. Fue allí, justo allí, donde al entrañable músico valenciano se le ocurrió la idea de que su próximo trabajo bajo el nombre de Pentatrónika estuviera dedicado a Marc Bolan y apareciera justo en el momento en que se cumplieran 40 años de su muerte.

    El resultado se llama, obviamente, "Bolan" (click para escuchar) y consta de 5 canciones, de nuevo grabadas junto a su inseparable Dany Cardona, que produce y toca la batería. Completa, asimismo, la formación ya consolidada Rubén Marqués al bajo y se incorpora para la ocasión la voz de Rebeca Ibáñez en varias canciones. Una vez más, el valenciano hace de la sencillez de recursos una fortaleza, tanto en lo musical, como con sus letras simples y directas, que no buscan dobleces. Todo va directo a la yugular del receptor, en crudo, como ya anunciaba su primer largo aparecido hace dos años. Sigue siendo urgente, sigue acertando en sus planteamientos.

    Y es, por ello, tal vez una lástima que sólo recibamos tras ese período de tiempo cinco canciones, dos de ellas de un minuto de duración, en las que el viaje inicial da un poco la impresión de estar inacabado. Inevitable preguntar ¿Porqué no todo un lp? Aunque claro, si tampoco se tiene nada más que decir, es mejor que la concisión hable por sí sola. Y aquí habla alto y claro porque el disco funciona como una bala, sin dar tiempo a pensar demasiado.

    Abre, cómo no, bolaniano con un "Big Bang" que tiene aspiración a hit de rock duro, con esa mezcla de "Whole lotta love" y el "Buick McKane" del homenajeado. "Por favor no cambies de dirección" nos dice aquí Guillermo. Él predica con el ejemplo y no lo hace: sigue en la misma onda (tanto que la canción parece una segunda parte de la primera) con la algo más popera "Mejor". Gran estribillo que cierra lo que pudiera ser una hipotética primera cara de EP, de haber existido la edición en vinilo (la bonita portada así lo hubiera requerido).

    Pasamos a "África", una breve y algo inacabada reivindicación en clave rockabilly (que recuerda un poco también a "Jeepster" de T.REX) de las raíces negras del rock and roll y que da paso al que, al menos para mí, es el gran momento del disco, pese a que no tiene absolutamente nada que ver con su temática: "Todo lo que estaba bien" es un medio tiempo dulce, profusamente arreglado y con letra madura que parece indicar otra dirección, diferente a la que nos tenía acostumbrados Pentatrónika y que quizá constituya un apunte para futuras aventuras, como también lo hace la breve pildorita que cierra, un "Así no quiero estar", que deja la sonrisa el la boca suficiente como para esperar con ansiedad un nuevo capítulo de lo que sea que tenga entre manos este hombre ilustrado del siglo XXI y los brillantes secuaces de los que se sabe rodear.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves