• Breves

    domingo, enero 28, 2018

    Johnny B. Zero + Pet Fenenc. 16 Toneladas – Valencia 27-01-18

    La tribal despedida de un disco con las miras puestas en el futuro 

    Este 2018 está todavía amaneciendo y ya nos ha dejado algunos momentos a tener presentes esta temporada. En esta ocasión, nada de presentaciones (a medias), nada de estrenos… La paradoja de celebrar una despedida y de decir adiós a un disco es lo que llegaría al 16 Toneladas de València la pasada noche de sábado. Y es que los valencianos Johnny B. Zero pondrían fin (¿seguro?) a “Birds” (Hall of Fame, 2017), su segundo largo publicado. Prácticamente un año de rodaje intenso para uno de los trabajos del pasado año que no podría despedirse sin anticiparnos algo. “Quid pro quo”, que le diría Hannibal Lecter a Clarice Startling… Y completando la noche, y por primera vez en la ciudad, Pet Fennec. La dicotomía de ese decir “adiós” y del efusivo saludo de los donostiarras.

    Pet Fennec fueron los invitados en este ritual de despedida liberador. El proyecto que lidera Urko Eizmendi (voz, guitarra) pisaba por primera vez tierras levantinas para presentar “Mount Pleasant” (2017), un trabajo que bebe de las mejores composiciones americanas y que se adentra en un universo pop y en un viaje que se prolonga durante 7 años. Iñaki Castro (batería), Eneko Oyarbide (guitarra), Íñigo Azkue (bajo) (sin Xabi Arratbiel a los teclados) completan la formación en los directos. Los noventa volvieron a València por una noche sin esconderse: el homenaje final a Elliott Smith lo dejaría claro si es que había alguna duda.

    Una propuesta sólida sobre el escenario con un trabajo en el backstage de cada uno de los cortes que se trajeron en su pasaje. Letras que parten de lo cotidiano y que consiguen cobrar vida más allá de las escuchas digitales. Concisos y con una hoja de ruta clara, se convertirían en el contrapunto sonoro de la noche. Como si el cartel pidiera una gradación constante tanto en las emociones como en intenciones. Y no solo los cortes de ese primer trabajo; también sonaron algunas sorpresas, como “Others” o “Saturn maybe”. “No los conocía, pero me han gustado muchísimo” era una de las frases, en sus distintas composiciones, que más escuchamos al acabar el concierto de Pet Fennec. Esa dirección clara es la que hace que, finalmente, su mensaje, su música, llegue al público de forma tan transparente.

    “Shabby” no solo abre su largo, sino que también dio comienzo a la noche en el 16 Toneladas. Una tranquila y correcta interpretación de “Route”, “Sayin'”, “Vishal news” o “Under the sun”. A penas 9 temas que se asomaron a una escena ajena y que convencieron a gran parte del respetable. Una formación muy compenetrada sobre el escenario con un directo de los que nos gustan: resolutivo, convincente y sin caer en los modismos y estereotipos musicales de los noventa sobre los que pasean.

    Una grata sorpresa la de ver a los donostiarras en directo y que fueran los encargados de ir preparando a los asistentes para lo que llegaría después. Los chicos de Johnny B. Zero embadurnados en un rock de sonido distorsionado y comprometidos con la vorágine de la que han sido protagonistas. Ojo, sin divismos ni dejes anquilosados de estrella del rock. Juanma Pastor, el frontman de Johnny B. Zero, ha sabido ir adaptando su conceptual visión sonora desde que editaran en 2014 “Mayday!”. Si entonces ya nos dejamos deslumbrar por los destellos eléctricos de sus 10 cortes, con “Birds” sufrimos casi de un hipotético síndrome de Stendhal. Evolución sin normas para una de las formaciones más interesantes de la última hornada made in València.

    El directo de Johnny B. Zero no podría resumirse mejor: ciclogénesis explosiva. Luis Cirulli (batería), Pablo P. Soriano (saxo) y Julio Fuertes Tarín (sinte) completan junto a Juanma Pastor el combo de músicos que tan interiorizado tiene el rock clásico y el de nuevo corte. Y en el mástil de Juanma Pastor, de todo menos la copia. El estilo propio de Johnny B. Zero ya eclosionó en aquel primigenio “Mayday!”, y ha seguido su propia voz hasta este “Birds”. Con el groove por duplicado en sus yemas, Juanma Pastor no solo es el frontman de una banda de rock con más o menos aceptación entre la crítica y el público. Es un músico que sabe cómo hacer que un riff, que un solo acorde, llegue a erizar a los presentes. Y eso se consigue, no a base de un virtuosismo pulido, sino a base de escalas pentatónicas con las entrañas. La visceralidad supina con la que comenzó el directo, él solo con su guitarra y un “Be my pal” que todavía resonaba desde ”Mayday!”, por ejemplo. En definitiva, el ritual tribal de na orgía sonora sobre el escenario abofeteada de funk, manoseada por coros pop y seducida por el saxo de Pablo P. Soriano.

    La despedida de “Birds” se dejó algunos de sus cortes en el tintero, como la espectacular “Mother”: ("Carmena, no te lo perdonaré"... que dirían por-ahí...) Pero los 17 cortes con los que azotaron la noche sobre el escenario tiraron mano de sus dos trabajos anteriores. El sentido del humor de Julio Fuertes, no solo interactuando con los presentes, sino en la propia interpretación de sus temas; Luis Cirulli enérgico y destrozando las baquetas en cortes como “We first made love”, “Canon blues” o “Walking in the fields”... Pero sobre todo, las ráfagas de color de Pablo P. Soriano al saxo (eléctrico o no), convirtiéndose en una espedie de Colin Stetson, robando cada uno de los compases en los que se dejaba caer. Ese “Honey Brown” oscuro, entre el Nueva York elitista del smooth jazz y de la música contemporánea... Y para terminar de explosionar, un Juanma Pastor que salta sin problemas del rock al funk (el brutal groove de “Insane”)... lo de la incursión en la rumba no nos consta aunque dejara cuenta de ello...

    En definitiva, la diversión de celebrar la música en toda su esencia. ¿Un adiós? Pues un adiós, la fiesta está asegurada con Johnny B. Zero. Y la recepción del público también, ya fuera mediante pogos en “Insane” y “Planted like a tree”, a base de corear cada uno de sus estribillos como si no hubiera salvación posible o simplemente saliendo saciados del show. Y si además incluyen ya oficialmente “Plastic Shovel” en su setlist, mejor que mejor. Última canción que publicaban precisamente hace unos días y que sonó impecable en directo. Con invitados especiales que hicieron caso a las misivas de la banda... Héctor Chiner dejó a un lado Holy Paul para convertirse en un “Johnny” más tras el jersey. Y si tenéis dudas, echarle un vistazo al nuevo videoclip y lo entenderéis. Más allá de las despedidas y de los saludos a los nuevos temas, la esencia pura que fluye de Johnny B. Zero. La formación se toma un descanso de los escenarios valencianos, pero lo hace como toca, inyectándonos las ganas de Johnny. Bestias pardas, amigos; bestias pardas sobre el escenario.

     Johnny B. Zero en 16 Toneladas (València)

     Johnny B. Zero: Julio Fuertes Tarín (sinte)

     Johnny B. Zero: Pablo P. Soriano (saxo)

     Johnny B. Zero: Luis Cirulli (batería)

     Johnny B. Zero: Juanma Pastor (voz, guitarra)

     Pet Fennec en 16 Toneladas (València)

     Pet Fennec: Urko Eizmendi (voz, guitarra)

    Pet Fennec: Eneko Oyarbide (guitarra)

     Pet Fennec: Íñigo Azkue (guitarra)
     
     Pet Fennec: Iñaki Castro (batería)

    Más info:
    https://www.facebook.com/johnnybzeroband/ 
    https://www.facebook.com/petfennec/ 
    http://www.16toneladas.com/

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves