• Breves

    miércoles, febrero 21, 2018

    La revolución de la música tuareg con Les Filles de Illighadad

    Música tradicional, tende, y guitarra eléctrica: le evolución con nombre de mujer. 

    El colectivo S U F R E vuelve tras un período de descanso, a liarse la manta a la cabeza e intentar traer por nuestras tierras músicas de necesaria digestión. El próximo martes 6 de marzo llevarán al 16 Toneladas de València el doble cartel formado por los afincados en la ciudad Nano Trio y la formación Les Filles de Illighadad. Las protagonistas de la noche se subirán a un escenario con la tradición tuareg llevada a su forma de expresión a través de guitarra, percusión y voz. Las puertas del 16 Toneladas se abrirán a partir de las 20.30, y las entradas anticipadas podéis adquirirlas desde ya a través de Movingtickets a 9 € o ya en taquilla a 12 €.

    Fatou Seidi Ghali (guitarra, voz) y Alamnou Akrouni son las chicas de Illighadad, la aldea en pleno desierto en Níger, fuera de la región de Tahoua. Nómadas como su propio pueblo, siempre han tenido el tende como el género propio que las cobija. Un estilo musical basado en la percusión de un pequeño instrumento llamado también tende (un tambor con piel de cabra) que además ellas acompañarán del sonido folk de la guitarra. En la formación, Fatou Seidi Ghali, una de las dos únicas guitarristas tuareg en Níger.

    Autodidacta, Fatuou Seidi Ghali comenzó a interesarse por la música gracias a su hermano, como tantas y tantas hermanas seducidas por lo que hacían sus hermanos mayores. No tanto porque le enseñara a tocarla, sino porque fue él el que llevó a casa el instrumento. A partir de ahí, un aprendizaje continuo basado en su carácter autodidacta y en la constante superación. Ante ella, la pulsión de querer mejorar y convertirse en una respetada guitarrista pero, sobre todo, las ganas de compartir todas esas inquietudes musicales con otras mujeres que decidan también acercarse, en este caso, a la guitarra. De momento encontró esa compañía con la que poder poner en práctica todo lo aprendido en su prima Alammnou Akrouni. En la gira que este mes las llevará por Europa también se unirán Madassane Ahmoudou (también primo de Ghali y guitarrista pero que será el manager y traductor de las músicas… la “necesaria” presencia de un hombre) y Mariama Salah Assouan que se encargará de la percusión y del tende.

    Si hay algo que a priori nos cueste entender es que las mujeres tuareg, por tradición, sí que han podido ser músicas. Eso sí, siempre dentro de las fronteras de su propia sociedad, dentro de su casa. Y aunque las guitarras eran cosa de hombres (qué “cosa” hay que no sea de hombres…), Fatou Seidi Ghali decidió asirse a las 6 cuerdas. Eso sí, costándole que en el momento en el que mostró interés musical, sus padres se empeñaron en casarla lo antes posible. Los músicos no tenían un estado de artistas, sino de sanadores. La música se institucionaliza como un medio sanador, pero la propuesta de Les Filles de Illighadad va más allá mezclando la guitarra con el mundo clásico del tende, investigando esas nuevas sonoridades que la guitarra eléctrica da a través de la tradición percusiva de la zona.

    La magia que se genera en este tipo de expresiones musicales en el que el tribalismo propio de la tradición y la cultura lo inunda todo es patente en las composiciones (“Jori” es una fiesta al aire libre en el que todo el poblado participa y jalea), pero también en el clima generado. Eso es algo que solo se ve en esas fiestas colectivas de las aldeas, ya sea en Níger como en Anantapur (India). El acto musical como un acto de entrega colectiva en el que todos participan. Algo que contrasta con esa concepción de lo-que-tiene-que-ser un concierto que tenemos en el mundo occidental. Y ahí es donde esa dicotomía surge: la expresión de la tradición pura y la representación sobre un escenario y frente a un público que va más a escuchar que a compartir el acto de la música. El choque de dos culturas y de dos formas de entender y transmitir la música. Y el sentido final que quieren darle a sus interpretaciones no tiene que ver con las injusticias, con la superación, con la política… solo tiene que ver con el amor en todas sus acepciones. A veces tenemos que enfrentarnos a propuestas tan puras para olvidar toda la parafernalia que rodea a la música y entender, por fin entender, que la música no es más que amor.

    Y llegarán al 16 Toneladas de València con un trabajo de estudio, con un disco que grabaron gracias a Christopher Kirkley (un estadounidense enamorado de las músicas del mundo), fundador de Sahel Sounds. El disco, “Eghass Malan” (Sahel Sounds, 2017), es un compendio de 7 cortes en los que la polifonías, la guitarra y ese espíritu de catarsis colectiva quedan patentes. Se trata de un compendio de esa música gestada en el desierto, hipnótica y que nos deja canciones como “Imagradan” (con el inicio acapella), “Telillite” o “Abadrarass”. Composiciones nada ambiciosas que nos dejan la mejor cara de la música tuareg firmada por mujeres. Se habla de avant-rock, de rock de vanguardia… pero nosotros no queremos circunscribir a Les Filles de Illighadad en ningún género: la pureza de la música que transmiten rebosa a la propia experiencia sonora en sí misma.

    Desde València, aunque podríamos decir que “impostando el acento”, Nano Trio será la formación encargada de abrir la noche. Peter Connolly (guitarra, voz), Andre Walker (batería) y Chris Attwell (bajo), irlandés, estadounidense e inglés respectivamente, han convertido la ciudad del Turia en centro de operaciones jazz y en inspiración improvisadamente cuidada. Músicos de la hornada Berklee y habituales en sesiones como The B Jam que suele organizar Radio City o en Jimmy Glass Jazz. Los recovecos en los que experimentar sonoridades nuevas los encuentran en el jazz como base sobre la que crear. A partir de ahí, los juegos rítmicos de “Lush”, los sonidos más contemporáneos y refinados en “Empire”, o las progresiones de “Solar”. Combo básico batería-guitarra-bajo y ocasionalmente la voz del propio Peter Connolly en sus composiciones. La sensibilidad y la libertad que denotan sus composiciones nos dejan ver uno de los proyectos más interesantes dentro del jazz y la búsqueda de nuevos caminos expresivos. Si bien es cierto que en los últimos años están apareciendo bandas jóvenes con intérpretes que desarrollan parte de su creación en este género, debemos decir que la calidad de todos ellos a nivel instrumental y expresivo queda patente.

    Una experiencia musical y sensorial que llegará el 6 de marzo al 16 Toneladas de València y que tendrá a mujeres tuareg como protagonistas. Sírvanos para echar el ojo sobre el 8 de marzo, sobre las reivindicaciones, sobre las pegas, los contras… pero también sobre la superación y sobre el ir contra lo que se espera de una mujer en Níger; por ir en contra de lo que el destino (social) te ha deparado por ser mujer. Fijémonos en esa chica que, después de ver a su hermano tocar la guitarra, quiso ser ella la intérprete. Fijémonos en ese deseo de tocar con otras guitarristas... Aprendamos, en definitiva, de esta mirada pura.

       
    Les Filles de Illighadad: “Nimas Wadnat Chitawen” (2017) 


    Próximos conciertos Les Filles de Illighadad: 
    28 Febrero – Bilbao (Kafe Antzokia)
    01 Marzo – Oviedo (La Lata de Zinc)
    02 Marzo – Vigo (Radar Estudios)
    05 Marzo – Sevilla (Sala X)
    06 Marzo – Valencia (16 Toneladas)
    09 Marzo – Madrid (Café Berlín)

    Más info: 
    https://lesfillesdeillighadad.bandcamp.com/ 
    https://www.facebook.com/thenanotrio/ 
    https://www.facebook.com/sufrevlc/ 
    http://www.16toneladas.com/ 
    https://movingtickets.com/blank_detalle/Entradas-Les-Filles-de-Illighadad-Nano-Trio-en-concierto-en-VAlencia/

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves