Adrian Levi estrena "Unexpected" mañana sábado en la Sala Russafa. - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

viernes, marzo 09, 2018

Adrian Levi estrena "Unexpected" mañana sábado en la Sala Russafa.




Este sábado 10 de marzo, Adrian Levi estrena en directo su tercer álbum, “Unexpected” en la Sala Russafa acompañado sobre el escenario por Nacho Martín, Carlos Soler Otte, Guille y Javier Sáez. En Alquimia Sonora reseñamos el último y mejor álbum del solista.

Unexpected”, tercer álbum en la discografía de Adrian Levi, supone una sorpresa por los nuevos espacios musicales transitados por el artista a la vez que confirma de forma definitiva el sello personal de su autor. Sintetizadores, percusiones y ritmos programados, junto a teclados y guitarras, se erigen en elementos esenciales a la hora de vertebrar el sonido de unas composiciones que reafirman su inconfundible estilo haciendo más atractivo si cabe su universo sonoro.

Tras su paso por bandas como Süide y Crow Jane, con los que grabó “Cotradiction” (Nevada discos, 2013), Adrian Levi publicó en enero de 2016, “My Hidden Pockets” (Nevada discos, 2015) como presentación de su proyecto en solitario. Un magnífico estreno con nueve canciones que aunaban un atractivo sonido y una madurez compositiva incuestionable. Basta recordar “Dead kisses” y la muy escuchada “Make me smile” para dar una idea de la consistencia de este primer álbum que se encaramó a lo alto de las listas de las mejores entregas locales del año.

Under Songs” (Nevada discos), publicado el pasado año, significó un ligero viraje en su sonido, privilegiando teclados frente a guitarras a la hora de definir las canciones. Una nueva propuesta del artista cuya solidez quedaba confirmada por obras del calibre de “Universe” o “Fall inside”, con las que consiguió de nuevo la atención de público y medios especializados.

En casi dos décadas, tanto sobre los escenarios como en la sala de ensayo o en la intimidad de su casa, Adrian Levi ha sabido desvelar el secreto para facturar hermosas canciones fruto de una madurez profesional y personal. Gracias a su instintivo manejo de los tiempos, la composición de tan sencillas como emotivas melodías, una facilidad para la construcción de estribillos seductores y unas letras que le dan un carácter casi conceptual al album. En conjunto “Unexpected” destila en todos sus cortes la convicción del músico que tiene tan claro su mensaje como la forma en la que transmitirlo. Nueve canciones que reafirman la trayectoria de Adrian Levi como una coherente evolución en la búsqueda del máximo de emoción con el mínimo de elementos formales que se resuelve en un disco a la vez austero y deslumbrante. “Unexpected” comparte coordenadas con la obra de grupos como Air, Lamb o The XX, asiduos viajeros de cartografías musicales neblinosas que conjugan con aparente sencillez densidad emocional y exquisitez musical.


Foto: Nacho Ruiz

El disco se abre con “Red monsters”. Segundo tema elegido como adelanto del disco, participa de esa épica tan cara al sinthpop de los ochenta y es uno de los mejores cortes que contiene el álbum.
Soft rain” es junto a “Stay” la canción más reposada del álbum, si bien la primera lo es de una manera luminosa, en la segunda nos vemos abocados a una exquisita melancolía. Una ligera cadencia casi tropicalista envuelve “Soft rain” gracias a sencillas percusiones e hipnóticos coros sobre los que se acomoda fácilmente una brillante interpretación vocal. “Stay” es un ejercicio de elegancia y sobriedad en esa sencilla melodía de piano y esos arreglos de cuerdas que acompañan los susurros de Adrian Levi y que marcan el momento de mayor melancolía que encierra el disco.

Sobre “Forgive this time” sobrevuela el sonido de The Postal Service en “Give Up” y nos hace pensar en las similitudes entre la evolución de la obra de Adrian Levi y la de Ben Gibbard, cantante de Death Cub For Cutie. “A boy named Sue”, canción en la que de nuevo los teclados se erigen en protagonistas, precede a “Tower of control”, una pieza de aires trip-hop con un desarrollo brillante en su estribillo que nos habla de librarse de ataduras mientras teclados y coros acentúan el carácter dramático del tema. Una vez más Jordi sabe facturar una pieza impecable en cuanto a composición y brillantemente resuelta en arreglos y producción. En “Days are gone” reconocemos el sabio manejo de los tiempos para construir una canción que se abre con una repetitiva melodía de piano a la que se suman un ritmo cautivador. Construida con un efectivo crescendo, la canción se convierte en uno de esos irresistibles temas que, gracias a su memorable riff de guitarra, nos hace echar de menos una pista de baile bajo las suelas cuando la escuchamos. Una canción para cerrar los ojos y dejarse llevar.

Don't fail” es otro de esos tempos lentos que tan bien sabe manejar Adrian Levi. Apenas unas pinceladas sonoras para dibujar una atmósfera etérea que precede a “Put de blame”, pieza que cierra el disco. Tras una intro con guitarra acústica, caja de ritmos, teclados y sintetizadores abren la canción a sonoridades próximas a bandas como Chvrches o Beach House, integrando de una forma tan brillante como cautivadora elementos de la música de baile en la narrativa indie-pop de Adrian Levi. Líneas de bajo con propensión al vértigo y melodías de teclados con sabor a película de espías estructuran la arquitectura musical de una de las mejores canciones que contiene “Unexpected” y la convierten en toda una declaración de principios.

Registrado entre el invierno y la primavera pasadas, “Unexpected” ha sido grabado, producido y mezclado por Carlos Soler Otte, músico fundamental en la trayectoria de Adrian Levi tanto en el estudio como sobre el escenario. En los créditos del álbum figura también Javier Sáez, encargado de los coros y del magnífico riff de guitarra de “Days are gone” y responsable también del diseño gráfico del libreto y de la magnífica portada que sirve de excelente presentación de este esperado “Unexpected”.



MÁS INFO:


https://adrianlevi.bandcamp.com/album/unexpected

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario