• Breves

    lunes, marzo 26, 2018

    Agachate Malditx + Ambre en Planta Baja (Granada) 23/03/2018


    Desde la referencia cinematográfica a Sergio Leone que nos sugiere el nombre de un grupo que altera su género (a veces aparece como maldito en los carteles y otras como maldita), hasta la ensoñación psicodélica más experimental, traspasando las fronteras de la música para introducir juegos sonoros a base de vinilos de corte freak e imágenes a través de televisores de tubo y vhs, todo un paisaje sonoro se condensa sobre el escenario cuando el dúo granadino Agáchate Maldito sale a escena.

    Se trata del proyecto de David Fraile, quién tras probar varias formulas y posibilidades ha reducido la formación a dos para sumergirse en paisajes más lisérgicos junto a Alberto Valero, a base de samplers, guitarras, distorsiones y una batería que rompe la tranquilidad musical a base de contundencia a las baquetas, difícil de etiquetar y con mucho por descubrir, hecho, sin dudas, para mentes abiertas.


    Agáchate Maldito aparece así, con su propia fórmula musical, y la claridad de quien ya ha pasado por otros proyectos y tiene claro qué busca, en un panorama en el que la video performance puede darles muchas satisfacciones si trabajan ese punto fuerte de su puesta en escena.  Así llegaron el viernes a Planta Baja, con su peculiar propuesta (que ya conocimos con otro formato-formación hace un año en el Emergentes), antes un público que si bien no fue muy abundante sí suficiente para dar calidez a un concierto en el que ellos se ocuparon de la apertura, tarea siempre difícil en Granada.

    Tras su actuación, los madrileños Ambre llegaron a la sala granadina con lo que ellos mismos denominan avant rock, rock progresivo, mezcla influencias de la música kraut, la psicodelia y la electrónica, etiquetas que ponen sobre aviso de lo que podemos encontrar en el ep que traían recién salido del horno “Mercury man”, un disco cargado de indietrónica y pop alternativo de reminicencias noventeras y sonoridades nostalgicas que se ha dado en denominar neopsicodelia.

    Un aparataje complejo, a base de teclados, guitarras, distorsiones que algún medio ha comparado con el sonido de Radiohead, del que, evidentemente, beben pero no se limitan y al que han sabido imprimir su importa personal para facturar un trabajo de lo más interesante, especialmente ahora que los ha fichado Subterfuge y se les puede augurar una ascendencia que impedirá en pocos meses verles con la tranquilidad que reinó el viernes en Planta Baja.


    Por ahora pudimos disfrutarles de cerca, sin multitudes, antes de que el “mainstream” los sumerja en la música de masas a través de festivales varios. Seguro que volverán, Granada es una ciudad fetiche para todo tipo de grupos, así que la próxima vez intentad no perdéroslos. A ambas bandas se les puede augurar un futuro muy prometedor y este es el momento de descubrirles.

    CRÓNICA Y FOTOS: María Villa

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves