Warm Up - Segunda jornada (Murcia) 05/05/2017 - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

miércoles, mayo 09, 2018

Warm Up - Segunda jornada (Murcia) 05/05/2017


Amanecía el sábado en Murcia un día caluroso que contó con la presencia de algunas nubes pasajeras, poco amenazantes, pero ideales para paliar un poco el calor en los escenarios diurnos (pensamos que les falta una cubierta para que los grupos no perezcan en directo) y que se agradecían para poder disfrutar algo más de la gran oferta musical murciana. Íbamos con ganas de disfrutar de Cala Vento en el escenario Radio3 y nos llevamos de regalo, entre idas y venidas hacia el escenario Mondo Sonoro, que optó esa jornada por el rock’n’roll con Los Jíbaros, The Vibrowaves y Los Malinches, la sorpresa sonora de Ross y la actitud desenfadada de El último vecino.


Un descanso más que merecido, coger fuerzas por el camino y llegar con Cooper ya comenzado para incorporarnos de lleno al espectáculo de Shinova, un grupo que cada vez tiene más seguidores y que llegaban a Murcia con su disco “Volver” para una apertura potente del escenario Estrella Levante. Nos decidimos ese día por centrarnos algo más en los dos escenarios principales cuya oferta ya era suficientemente atractiva y densa como para no moverse mucho por el recinto. Lo cual, tampoco era fácil, dada la enorme cantidad de gente que pasó por allí en la noche del sábado (bastante más numerosa que la del viernes).


Directas al escenario Thunder Bitch esperamos unos minutos la salida de Neuman que jugaba en casa y entre un público entregado y convencido desde el principio. Sin parafernalia alguna, Paco Román y su banda se subieron al escenario y ocuparon sus sitios con tranquilidad para afinar, recolocarse y comenzar un show musicalmente impecable. Obviamente Neuman es consciente de que lo suyo es hacer música y no compite por el “oscar” a la mejor escenografía festivalera y comenzó con “Deleted files” (de su último trabajo) para terminar con “Sil fono” (de ‘Plastic Heaven’) pasando por temazos como “Tur it” que coreaban a voz en grito incluso los que ya estaban situados a pie del otro escenario “pillando sitio” haciendo de todo el recinto una sola voz que coreaba ese “oh oh oh, oh oh oh oh oh oh oh” (esa parte del tema nos la sabemos todos).


Y a esas horas, si no había pillado ya sitio, tocaba ver a Izal desde lejos porque la expectación levantada por la primera puesta en escena en directo de “Autoterapia” era tal, que miles de personas se acumularon peligrosamente apretadas frente a un escenario en el que era literalmente imposible entrar o salir por muy necesario que fuera hacerlo. En este caso la escenografía sí fue digna de mención y, ante un enorme abanico lumínico y una pantalla casi circular en la que se sucedían proyecciones y efectos, Izal salieron a escena para recoger los emocionados gritos y aplausos de sus numerosísimos fans.


Un espectáculo diseñado para no defraudar, que comenzó precisamente con “Autoterapia” y en el que no faltaron ni “El pozo” ni “Pausa” pero que echó mano de los temas de “Copacabana”, “Agujeros de gusano” y “Magia y efectos especiales” (¿alguien concibe un concierto de Izal sin “La mujer de verde”?) para levantar y hacer cantar al público a voz en grito, al igual que lo hicieron con los que han sido los singles adelantos del trabajo que comienzan a rodar ahora. Era, sin dudas, el plato fuerte del día, al menos en lo que al apartado nacional se refería, a juzgar por la asistencia de público de todas las edades. Una de esas apuestas seguras e imprescindibles destinadas a encabezar prácticamente todos los festivales esta temporada.


Un disfrute también escuchar a Dorian que, si bien tenían poco nuevo que aportar (sólo “Justicia Universal”) sí tienen un repertorio de hits imprescindibles suficientes para una actuación en festival que mantenga el nivel de exigencia actual en estos formatos. Aderezados, eso sí, por una ingente cantidad de confeti disparado en distintos momentos del show que queda tan bien en las fotos y le da poderío a un espectáculo donde ya es suficientemente impresionante escuchar, otra vez, ese “A cualquier otra parte”, “Los amigos que perdí”, “Arrecife”, “El temblor”, “Verte amanecer” o “La tormenta de arena”, creo que no hay ningún tema de la banda que peque de ‘fojo’. Curtidos y bien forjados en muchos escenarios, Dorian es una de esas apuestas seguras por la que vale la pena permanecer siempre a pie de escenario.


Una breve escucha a Melange, lamentando no poder quedarnos a disfrutar de su impresionante concierto sin que se solapara con otro y rápida toma de posiciones para disfrutar del espectáculo audio visual y sonoro de Alt-J. Ahí sí tendrían que dar un “oscar” por la escenografía y la producción (vuelvo a reiterar mi debilidad por los grupos ingleses, a años luz de las producciones europeas en general). Si su música ya de por sí merece una crónica para ellos solos, lo que pudimos observar a través de las pantallas superaba, sin dudas, a lo que sucedía sobre el propio escenario. Está claro que cuidan los detalles hasta el punto de llamar la atención incluso de quienes no podían acercarse dada la acumulación de público. Un lujo disfrutarles en directo, no quiero ni imaginar lo que será un festival con grupos de este corte en London “siti”.


Buscamos una zona en alto para disfrutar de Viva Suecia (les tenemos esta semana en Granada y esperamos verlos más cerca) para apreciar la magnitud de lo que se iba a vivir durante su concierto (y para echarle una escucha furtiva a unos Biznaga que quedaron eclipsados por lo que estaba ocurriendo en el escenario Thunder Bitch a pesar de estar sonando de escándalo). Sin hacerse los suecos, metiendo la directa, sabían que jugaban en casa y que el público les iba a devolver con crecer cualquier gesto con ellos. Como así fue, quizás, el mejor concierto de Viva Suecia, comenzando con un “Estamos en Murcia y nos arde la polla” (debe ser un localismo que desconocemos pero incendió el recinto) y dio paso a un espectáculo que les situó frente a frente con los “grandes” del cartel y demostró cuanto han crecido y se han superado a sí mismos, pero con humildad y saber estar, nos consta que es uno de esos grupos a los que todo esto (aún) no se les ha subido a la cabeza.

Y a esas horas ya la elección era difícil, meterse en el centro del “meollo” y bailar como descosidas con Vitalic o situarnos estratégicamente en una zona lo más “chill out” posible y para quienes llevábamos de concierto desde las doce de la mañana, más de doce horas de marcha eran suficiente motivo para buscar un sitio tranquilo desde donde escuchar y mover la cabeza rítmicamente, el resto de cuerpo ya pedía tregua. A partir de ahí, sólo lamentarnos de que las fuerzas no dieran para más y nos tuviéramos que perder a Joe Crepúsculo, que estaba en nuestra lista de “imprescindibles”. Lo que estaba claro es que el domingo aún tenía suficiente oferta en la ciudad como para justificar esta retirada a tiempo, que ya sabemos, es una forma cómoda de victoria.

Crónica: María Villa
Fotos: María Villa (1, 3, 4 y 5) / Javier Rosa (2, 7 y 8)  Facebook Dorian (foto 6, sin indicar autoría)

Para ver más fotos en: SÁBADO EN LA FICA WARM MURCIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario