Entrevista a Peepshow: "Somos como una moto de poca cilindrada pero que tiene mucho recorrido" - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

miércoles, septiembre 26, 2018

Entrevista a Peepshow: "Somos como una moto de poca cilindrada pero que tiene mucho recorrido"



La banda valenciana Peepshow acaban de publicar su cuarto trabajo “Cómo hacer una bomba atómica”. Lo estarán presentando este viernes en el Loco Club junto a L'últim Europeu. 


La relatividad del tiempo en la persona de Uve Martínez nos deslumbra. Los cuatro años que distan desde su anterior trabajo los rebate con objetividad y total sinceridad: “Realmente no se ha parado de trabajar desde los días en que acabaron las presentaciones de Supralumínico hasta hoy. Los plazos que hay en este disco responden a la infraestructura de una banda autogestionada en todos los sentidos y a su propia dinámica.” 

Nos volvemos a encontrar con esas carreras de fondo que delinean muchos proyectos sonoros de nuestro país. El propio Uve nos cuenta la anécdota de que conoció a un chico que llegó desde España hasta Italia en una vespino; su particular viaje también lo hacen de este modo, son como una moto de poca cilindrada pero que tiene mucho recorrido. Para Peepshow no hay tiempos ni metas, más bien hay un disfrute total de todo el proceso que envuelve a la composición de un disco, su posterior grabación y las cinceladas finales que confieren al resultado ganar muchos enteros. Nos lo confirma Germán, el batería, que se unió a la banda hace un año: “Lo que más me atrae de esta banda es que se cuida hasta el más mínimo detalle de la composición, de los directos, de la imagen... y eso creo que finalmente tiene su recompensa.” 

Parece ser que su destino era conocerse. Contactaron con él por Internet en el momento que Germán dejaba Fanáticos y se quedaba con su banda En septiembre. Nos cuenta que en esa página de músicos tenía en su perfil el nombre de Many García y creía que Uve pensaría que era un batería rollo latino con doscientos timbales. El primer pensamiento de Germán fue el decir que no por falta de tiempo pero al escucharlos todo cambió; al fin y al cabo es bueno guiarse por cosas que te llenen. Así lo sintió: “Por fin había alguien que hacía lo que yo quería hacer. Además de entender que había encontrado un proyecto con recorrido y seriedad”. 

El nuevo disco ha sido compuesto dando vueltas por España. A veces la necesidad del creador de salir de la zona de confort deriva en gestar una nueva obra: “Necesitaba coger el coche y salir del zulo que es mi propio estudio. Estuve por Ávila, Lérida o Granada. En esos lugares y en València, cada canción iba bocetándose con la ayuda de las nuevas sensaciones que te dan los cambios. Por ejemplo, "Comandancia" que está grabada en Granada pienso que tiene que mucho que ver con el entorno musical de la ciudad. Se podría decir que es un disco intranacional.” Tras sacar las composiciones en esa versión desnuda de guitarra y voz han ido buscando en qué estudio ir grabando los temas; según una serie de cosas que la banda precisa encontrar para cada canción. 

La otra reciente incorporación es Miguel Ángel Andreu que se describe como un músico muy amateur. Necesitaban para completar un todo alguien que tirase secuencias. Ha tenido que aprender desde la nada todo lo que implica el tema. Dicen que no es algo complejo que lo puede hacer cualquiera pero que tras el aprendizaje hay mucho trabajo detrás. Así lo reafirma Bonillo: “Ha aguantado el tirón”. El propio Miguel Ángel lo ve como un acto de valentía e insensatez por parte de la banda aunque voy a estar bien arropado por buenos músicos. Uve lo describe como una función que requiere precisión. Y Vicente Bonillo apunta que en el directo queremos que suene como el disco pero que parezca un directo. Lo de Miguel Ángel va a ser un bautismo a lo loco, claramente. 

Parte de la calidad de una banda como Peepshow se encuentra en cómo afrontan sus directos y el rédito que sacan de ellos. En estos últimos meses han estado trabajando para llegar al nivel que desean; son vigilantes por excelencia de su sonido, se permiten el mínimo de errores y tienen como firme objetivo el conseguir las tensiones que se sienten con el disco. 

El comienzo del disco viene con “1999”, una especie de Spoken Word que luego salta al canto de una forma perfecta y efectiva. Con una temática de actualidad que relata la nocividad de la era de Internet y las RRSS; una crítica a ciertos aspectos del comportamiento humano. Un salto de lo hablado a lo cantado que Uve ve como una casualidad en la composición. El posicionamiento tanto político como social de Peepshow siempre ha sido algo innato; un sentido literario comprometido con todo aquello que sucede a nuestro alrededor. En el corte de “En pie”, Uve nos cuenta que la crítica salta a un nivel global (los gobiernos, Google...), pero la marca con un ritmo tribal para remarcar una rebeldía o una cuestión de resistencia. Le da una sensación más verídica: “Es como decir, no estáis inflando los cojones pero estamos aquí o que no nos van a pisotear sino no nos movemos”. 

Tienen el don de hacer empacar su sonido de una forma robusta y encontrarse de forma perfecta el resto de instrumentación y efectos con su base rítmica. En ese instante su escucha produce una brutal explosión que te transporta, te eleva y te toca muy dentro. En palabras de la propia banda tienen una forma de tocar muy visceral. Sentimos mucho nuestra propia música, dice Bonillo con brillo en sus ojos. 

“Cómo hacer una bomba atómica” no es un disco de escucha fácil como todos los suyos. Y en esta ocasión, tampoco nos vamos a detener en destriparlo. El título vendría a aquello que sucede cuando se juntan dos personas, cuando se genera una química que es una puta bomba atómica. También podría ser como algo que explosiona para volver a empezar de cero, enlazando así con la idea de un nuevo imperio que nos muestra el bello cartel de su concierto de presentación. 

Por cierto que para la celebración se han juntado con la ayuda de los buenos de Andsons. La ayuda es positiva cuando una banda tiene tantos frentes abiertos para sacar su música adelante. El propio Uve cree que siempre es interesante colaborar con otra gente además de creer que si no hubieran tenido su empuje habrían llegado con herpes en la boca del ataque de nervios. 

Abrirán la noche L'últim Europeu, banda que ha producido Uve: “Son brillantes compositivamente hablando. Son muy frescos. Y cantan en valenciano pero no es el sonido típico de las bandas que cantan en valencaino. Lo ve como algo más novedoso, sutil y un tanto naif."

En definitiva el viernes se viene bolazo en una de las mejores salas de la ciudad. Así que no te lo pienses más y pilla tus entradas por aquí.

Más info:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario