Maf è Tula en Lemon Rock (Granada) 02/10/2018 - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

miércoles, octubre 03, 2018

Maf è Tula en Lemon Rock (Granada) 02/10/2018


La energía (Tula), ni se crea, ni se destruye, se transformaba ayer en calor y color al son de las elaboradas y maravillosas canciones de Maf è Tula en Lemon Rock. Llegaban desde Costa Rica, muy bien recomendados por gente que sabe de verdad de música (hay que dejarse sorprender de vez en cuando) y con una energía que realmente fue “Pura vida”.

El proyecto, como contaba la joven cantautora María Fernanda Sáez (Maf), nos llega desde un país que ni es norte, ni es sur, con raíces en el mar y en la montaña e influenciados por sonidos americanos y latinos a partes iguales, a los que se han incorporado ritmos de origen más gypsy y unas enormes dosis de swing y jazz. Cóctel perfecto para aderezar desde un bolero a una bossanova, el son, la cumbia, el rock y funk en una sucesión de temas de compleja ejecución en los que la voz de Maf viaja y emprende el vuelo en un juego de notas musicales a veces imposibles.


El proyecto, que ellos definen como “Un proyecto que cree en la magia y el poder de transformación que tiene el arte.  Música sincera y orgánica.” está integrado por Maf (compositora y cantante), Josué Picado (guitarra y charango), Juank Hidalgo (batería y percusión) y Jack Ryan (bajo) ofrece un espectáculo lleno de fuerza que impacta desde la primera estrofa, en la que la voz de Maf rompe en una bitonalidad casi arcaica y recuperada de voces ancestrales que han cantado a la tierra desde que el hombre la puebla.


Más de una hora de espectáculo en el que en ningún momento bajó esa energía tan especial que les mueve, que mueve a Maf especialmente, a expresarse con tanta sensibilidad y a cantarle con amor a una guitarra que realmente acaricia. Momentos mágicos en los que incluso parecía que asistíamos a una jam en la que los músicos se balanceaban sobre melodías interminables que servían de fondo a las locuciones de la joven.


La banda, que ya dejó huella en el Festival de los Pueblos Blancos, llegó a Granada con ganas de hacer bailar a un público que no pudo resistir mucho tiempo sentado y que les acompañó con palmas y bailes en el extenso y generoso repertorio que regalaron a los presentes. A tener muy en cuenta a estos chicos por su frescura y originalidad y porque, en cualquier ciudad y cualquier escena, escuchar algo distinto de vez en cuando, supone un chute de energía que siempre viene bien.

Crónica: María Villa
Fotos: J. M. Grimaldi

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario