Ara Malikian en Palacio de Deportes (Granada) 27/12/2018 - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

viernes, diciembre 28, 2018

Ara Malikian en Palacio de Deportes (Granada) 27/12/2018



Es el violinista del cuero. El rockero. El que ha mezclado los clásicos con los “modernos” consiguiendo que el violín, por una vez, sea un instrumento de masas. Masas entusiasmadas que disfrutan de su peculiar “Corral de comedias”, dejándose transportar desde melodías barrocas y valses hasta el rock y el metal, entre los simpáticos monólogos con los que sazona el espectáculo musical Ara Malikian. Anoche fueron miles los que asistieron y llenaron todas las butacas puestas a la venta en un Palacio de Deportes que se convirtió por una noche en un teatro de variedades donde, el centro de todo, era un violín que cantaba su propia historia.

Ara Malikian no es cualquier músico, es el hombre que puede abrir un concierto con Voodoo Child unirlo al Lacrimosa del Réquiem de Mózart y concluirlo con una composición propia sin despeinarse. Y todo ello, a pesar de que, durante su interpretación, el violinista parece más un danzante que un intérprete de tan pomposo instrumento. Quizás, por ello, Ara ha trascendido lo puramente musical para ganarse su fama de showman que, bajo su apariencia desenfadada, tiene la capacidad de hacerte sentir cosas durante su espectáculo.


Un artista integral, acompañado de una banda de virtuosos con la que interactúa mientras tocan, que consigue emocionar y divertir en las más de dos horas en las que hace disfrutar a un público de todas las edades. Disfrutar de una forma divertida en temas como “Life in Mars” de Bowie o “Kashmir” de Led Zeppelin donde, además, introduce un juego de luces a la altura de cualquier banda de rock de primera línea o con su siempre bienvenida “Mirislou” con la que el artista explica que él siempre quiso ser John Travolta, pero termina con varios compases de “Bonanza” imitando a Chiquito de la Calzada para regocijo de un público que ríe permanentemente con sus “anécdotas”.

Disfrutar también con la emoción a flor de piel, cuando toca su “Vals de Cairo” y cuenta la historia de su hijo (Cairo) antes de nacer -ahora se mueve, ahora no se mueve- y llegar incluso a las lágrimas con “1915”, compuesta para recordar el genocidio armenio que, además, le toca tan de cerca y que aprovechó para recordar a todos esas miles de víctimas que hoy en día pierden la vida huyendo de sus países, como él lo hizo en su día. “Ojalá cada uno tuviera un violín que le salvara la vida”, fue la forma de concluir antes de sumergirnos en la oscuridad que precede al bombardeo musical que se sincroniza con las luces para hacernos pensar en la dureza de lo que contiene ese tema. No hay emoción que no toque y aflore a través de las cuerdas de su violín.


Un instrumento del que se podría hablar empezando con “Había una vez un violín”, porque el espectáculo “Historia de un violín” comienza con su abuelo, que nunca fue violinista, pero se lo regaló a su padre, que sí lo fue y llegó hasta sus manos. Un violín supuestamente construido por Alfredo Ravioli (él no tuvo un Stradivarius para aprender a tocar y tuvo que inventarse esa historia) y que despertó la imaginación del niño que se aferró a él para sobrevivir a todo, y ahora nos regala momentos tan intensos y sentimientos tan contrastados como los juegos de luces que parece manejar desde el arco de su violín.

Todo está cuidado, incluso los momentos en los que bromea, sacando la vena de un tal vez frustrado monologuista, contando la historia de su vida, quizás adornada para resultar siempre divertida empeñado en demostrar, día tras día, que la música se compone toda con las mismas notas musicales, ocho notas para componer la “Campanella” de Niccolò Paganini, que interpretó con enorme presión escénica dejando la campana en manos de su persusionista, ocho para tocar cualquier obra de Bach y ocho para hacernos reír, al final, con “Los pajaritos”, a pesar de haber prometido varias veces no tocarla. Nunca, jamás, un violín fue tan indie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario