Joan As Police woman: la belleza es el nuevo punk rock - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

jueves, junio 13, 2019

Joan As Police woman: la belleza es el nuevo punk rock

La americana Joan Wasser acaba de publicar Joanthology, un repaso en formato triple a su ya nutrida carrera, que viene a presentar a España en dos conciertos que tendrán lugar en Barcelona y Valencia, en los que podremos contemplar la versión más desnuda de su cancionero.


Desde su nacimiento, la vida de Joan fue casi de novela, una novela trágica y musical. Nacida en 1970 en un hospicio del condado de Maine de una madre soltera y dada en adopción durante su infancia, se crió con una familia que le era ajena, aunque rodeada de música. A los 6 años empezó a tocar el piano y a los 8 el violín. A la hora de entrar en la universidad de bellas artes de Boston es una de las mejor clasificadas para la admisión, por lo que estudia violín con el prestigioso Yuri Mazurkevich y toca en la orquesta sinfónica de la universidad.

No obstante, ella prefiere el punk a la clásica. Se une a diversas bandas como violinista, hasta que acaba en Dambuilders, con los que graba tres álbumes y llega incluso a tocar en Lollapalooza. A base de aparecer siempre en el escenario ataviada con peinado y ropa llamativa ("la belleza es el nuevo punk rock", decía), comienza a destacar y a ser reclamada como música de sesión de importantes músicos. Se muda a Nueva York y en 1997 ocurren dos sucesos determinantes: Dambuilders se disuelven y el hombre con el que ha compartido tres años de su vida, un tal Jeff Buckley (les suena??), se ahogó en el río Wolf de Tenessee.

Joan, obviamente, quedó devastada ante la pérdida del que había sido el amor de su vida y sobre todo, ante la imposibilidad de saber si realmente se trataba de un accidente, tal como contaba la versión oficial, o un suicidio debido a un trastorno bipolar demasiado tiempo cargado a las espaldas del malogrado genio. Quedó devastada emocionalmente, paranoica ante un cúmulo de siniestras posibilidades. Recurrió a terapia, pero al final, la verdadera terapia fue la música. El mudarse a la gran manzana significó el inicio de muchas colaboraciones con artistas de verdadera altura, como Lou Reed, Rufus Wainwright, Scissor Sisters,Anthony And The Johnsons, con los que grabó el mítico I Am A Bird Now o la banda Black Beetle, que formó junto a los músicos de la banda de Jeff.

Todo esto le dio fuerzas para componer al fin su propio material y abandonar el violín por un piano. Bajo el sobrenombre de Joan As Police Woman, broma privada en referencia a la serie Police Woman, que protagonizara Angie Dickinson, alumbra un primer disco, el intenso Real Life (2006), que acapara la atención de los medios y parte del público merced a canciones como la magnífica Eternal Flame y otras torch-songs cantadas con actitud punk.

Dos años después llega To Survive, un disco sobre la pérdida y otros sentimientos catárquicos en el que colabora su amigo Rufus Wainwright (de hecho, el título hace referencia a la muerte de la madre de éste) y en el que continúa su vena intimista, que se vería superada, tras una aventura con versiones titulada simplemente Covers, por su tercer lp de originales, titulado The Deep Field (2011) en el que comienza a introducir en su música elementos más cercanos al rock y al soul y funk con los que creció. Todo eso se ve corregido y aumentado en el que probablemente sea su mejor trabajo, el aplaudido The Classic (2013) en el que definitivamente recoge toda esa influencia soul y doo wop de su infancia para resultar en un trabajo superlativo, con quizá las canciones más redondamente pop que haya alumbrado en su carrera y que le valió bastante más seguimiento del que hasta entonces había gozado.

Tras un proyecto basado en la electrónica y la música de raíz africana junto al músico de Brooklyn Benjamin Lazar Davis, titulado Let It Be You, en 2018 lanza Damned Devotion, un álbum en que logra equilibrar el tono íntimo e intenso de sus primeros pasos con la música negra que había tintado sus últimos trabajos en solitario. Un disco de madurez en el que al fin parece estar donde quiere.

Es por eso, probablemente, que en 2019 llega la hora de la recapitulación. Una compilación titulada Joanthology, ofrecida en un cofre de tres cedés, incluye un directo en la BBC y dos discos en los que la propia cantante selecciona lo que más cree que la representa de una discografía ya abundante, incluyendo, cómo no, el reclamo de un par de temas nuevos: el sedoso What A World y una revisión de Kiss, de Prince, en la que muestra de nuevo su sorprendente capacidad para dar lectura propia a las canciones de otros (quizá por haber sido música acompañante durante tanto tiempo) y que dan aún más valor a este compilado que le sirve de excusa para venir a Europa a dar unos cuantos conciertos.

Esos conciertos tendrán la particularidad de ofrecer una versión desnuda de la música de Joan, con todo el intimismo que desprenderá ella sola ataviada únicamente con piano y guitarra (cuidado, porque es especialmente quisquillosa con el público hablador, en Valencia paró un concierto por ese motivo), lo cual podremos presenciar tan sólo en dos fechas en España: el sábado 15 de junio en la Rambleta (Valencia, entradas aquí) y el domingo 16 en Razzmatazz 3 de Barcelona (Entradas). Dos citas íntimas y de antología, para repasar un gran cancionero con una intérprete soberbia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario