Yo Ricky Martin

Parece que no sólo de música vive el hombre.

Y menos el hombre que se llama Ricky Martin pues desde hace muy poco podemos encontrar en las librerías su autobiografía.

Qué tiempos aquellos en que el que sacaba su biografía tenía que cumplir dos requisitos básicos ¿eh? Lo primero y esencial era ser famoso.

Yo puedo sacar una biografía, no voy a decir que no, pero aparte de mis abuelos y el club de fans "Acabemos de una vez por todas con Braceli Dan Defensor" que querrán quemar un par de cientos de ejemplares junto a mi muñeco Vudú, no creo que se vendiese mucho.

El segundo requisito ya no existe, se diluyó con el paso del tiempo (nunca mejor dicho) hasta esta época de la fama rápida y efímera que vivimos en el siglo XXI. Estoy hablando, por supuesto, de la edad. O mejor dicho, de la ausencia de esa edad.

Antes, el que sacaba su biografía ya había cumplido los ochenta y podía llenar sus páginas con miles de echos interesantes pero ahora ya no hace falta.

Ricky Martin nos habla aquí de lo mal que lo pasó siendo una estrella infantil, sus ansias de triunfar a lo grande, cómo por culpa de la religión tuvo que callar durante años el tema de su sexualidad, cómo se sintió tras el éxito de "Livin´La Vida Loca" y lo que supuso para él, el hecho de ser padre y muchas cosas más (al fín y al cabo son casi 300 paginas, con algo las tendrá que rellenar).

Lo edita Plaza & Janés y podéis encontrarlo a un precio recomendado de 15,90€.

Y digo yo, ¿contará lo del perro, el armario y la mermelada? ¡Sorpresa Sorpresa!

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario