Disfruta de tu confinamiento con los mejores vídeos de Tiny Desk - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

sábado, mayo 02, 2020

Disfruta de tu confinamiento con los mejores vídeos de Tiny Desk

El confinamiento es lo que tiene, que te deja tiempo. Aunque empecemos la famosa desescalada, aún nos quedan bastantes días encerrados en casa, lo cual no quiere decir necesariamente que nos tengamos que aburrir. Como siempre, la música será una gran compañera. Por eso hemos querido seleccionar para vosotros algunos de los momentos más impresionantes de la que es para nosotros una de las grandes referencias de música virtual en directo y donde hemos descubierto la genialidad de muchos artistas, que luego se han convertido en favoritos: los Tiny Desk Concerts de la ONG NPR Music. 




NPR, siglas para National Public Radio, es una organización no gubernamental sin afán de lucro y financiada tanto con fondos públicos como privados, que lleva la friolera de 49 años (desde 1971) establecida como una especie de red de cadenas públicas de radio, produciendo y distribuyendo noticias, así como una importante programación cultural. Dentro de dicha programación, el proyecto NPR Music se lanzó en noviembre de 2007 como un medio para descubrir nueva música a través de reseñas, conciertos, listas, entrevistas y especiales, dentro de lo cual se incardina el Tiny Desk Concert, que tuvo su origen a través del programa semanal multimedia All Songs Considered, presentado por Bob Boilen y Robin Hilton. Un día, ambos salieron tan frustrados de un espectáculo en directo en un bar al no poder escuchar la música por la falta de silencio del público (no sabemos de qué nos suena eso) que empezaron a bromear diciendo que la música en cuestión que habían ido a ver debería tocar en el escritorio de su oficina. Dicho y hecho: un mes después Laura Gibson perpetraba el primer Tiny Desk Concert de la historia (ver), dando así pistoletazo de salida a algo que lleva ya doce años funcionando y se ha hecho cada vez más grande. Hasta hace más o menos año y medio (últimos datos ofrecidos por wikipedia) el programa llevaba más de 800 conciertos y unos dos billones de visualizaciones en YouTube. Se ha hecho inmensamente popular, tanto como fuente de descubrimiento de nueva música, como modo de ver a los artistas en un formato que les obliga a sacar lo mejor de sí mismos. En principio los conciertos no pueden durar más de 20 minutos y eso obliga a condensar lo más granado del repertorio y la capacidad escénica de unos artistas a los que siempre se ve cómodos y disfrutando. Unos artistas, además, que son de todo pelaje: famosos, desconocidos, internacionales -incluyendo países de todo el globo- , jóvenes, mayores, noveles, veteranos, da completamente igual, de ahí su atractivo.

Para las dos personas que firmamos este artículo -y sabemos que también para muchas otras de la redacción y muchísimos de vosotros, que nos leéis- esto ha sido una fuente inagotable de disfrute y conocimiento, por eso hemos creído que era una gran idea condensar en 14 vídeos especialmente seleccionados (a nuestro gusto, claro) lo que nos parece una de las grandes muestras de hoy en día de lo que más nos gusta y llena nuestras vidas: la música en directo. Una música que, dadas las circunstancias, tardará en volver a ser disfrutada tal como lo venía siendo. Por eso, esto puede ser un excelente consuelo para todxs aquellxs que nos morimos de ganas por volver a nuestro local favorito a ver tocar a alguien cerveza en mano. ¡Todo llegará!, mientras tanto, ¡Pasen y vean!


Khruangbin

Hay dos tipos de colegas; los que te pasan música y aciertan el 99’9% de las veces y los que no. Al primer tipo de amigos le debo cosas como que llegara a mi vida este trío texano de nombre impronunciable que se convirtió en uno de mis descubrimientos del año pasado. Khruangbin practican un sonido gozosamente mestizo en el que no sabes claramente dónde empieza una sonoridad y termina otra y que inunda la cabeza de metáforas polvorientas y cinematográficas. Nunca sabré definir exactamente qué es el groove, pero sí que a estos tres músicos les sobra ese “algo” que te hace, inconscientemente, dejarte llevar con todo el cuerpo en un ritmo adictivo y sexy, entre la languidez y el funky más adictivo. Verlos aquí es gozar con la puesta en escena, fuera de toda pose y artificio, y la perfección que transmiten en todo momento. Ah, y quedarse hipnotizada con los dedos de Laura Lee al bajo, pero eso ya es otra historia.




Iddles

La expresión "volar la cabeza" nunca fue usada con mayor acierto que para describir la sensación que me produjo la primera vez que vi este vídeo. Cómo explota todo desde el primer segundo en que estos cinco chavales de Bristol irrumpen en pantalla es algo que, de repente, me volvió a hacer creer en el rock and roll. El poder de la honestidad, del mensaje, de la furia, del punk... todo está aquí, en estos escasos 13 minutos. Una absoluta barbaridad con la que presentaron su excelente disco Joy As An Act Of Resistance. Y toda una declaración de principios. 





Car Seat Headrest

Aunque fantaseo con sudar a Car Seat Headrest en una sala de mediano aforo, sé de sobra que hay sueños húmedos que no se van a cumplir jamás, así que me conformo con YouTube y la experiencia del Primavera Sound, en ese escenario de marca de cuyo nombre paso de acordarme. Ver a la banda de Will Toledo alrededor de la guitarra acústica, sentados en el suelo, como chicos de buena familia mirando al infinito, me hace esperar infructuosamente el momento en el que empiecen a saltar y a destrozar el escenario tan cuqui que tienen montados los de NPR. Toledo pasa por ahí desgañitándose, sufriente e intenso con su cara de post adolescente, armado con unas canciones que me siguen explotando en la cara cada vez que subo el volumen.

P.D. El kit de batería pasará a la historia como uno de los mejores momentos de la historia de los Tiny Desk.




Natalia Lafourcade

Gracias a mi sobrina llegué a esta maravillosa actuación, que me maravilló y me hizo descubrir a una inmensa artista. Natalia aquí presentaba, junto al famoso dúo argentino Los Macorinos, su  disco titulado Musas, el primero de dos volúmenes dedicados a la canción folk mejicana -y en parte también, sudamericana- con una combinación de versiones y originales sencillamente exquisita, que le supuso un gran reconocimiento. Lo que aquí veréis es una de las actuaciones más extremadamente deliciosas y delicadas que mis ojos jamás hayan visto. Pura belleza. 




Neko Case

Un respeto, es Neko Case, la única e inigualable, aunque esté vestida de gorila y su banda dé más bien poco miedo caracterizada para Halloween en uno de los mejores Tiny Desk que he podido ver. Estamos poco acostumbrados a que se rompa la barrera con el público, pero aquí se perturba completamente la fuerza para hacerte sentir que estás dentro, apoyada en una columna, sonriendo con cara de pánfila y dejándote llevar. Suenan los primeros acordes de “Night Still Comes” y…. No se nota lo mucho que echo de menos la música en directo, ¿Verdad? 




Lizzo

Otro gran descubrimiento que vino a mi a través de Tiny Desk fue el de esta poderosísima mujer, actualmente una de las grandes divas del r'n'b, que aquí acababa de sacar un disco que para mi terminaría siendo uno de los mejores del año pasado, un Cuz I Love You que la presenta tal como es: una mujer totalmente desinhibida y dueña de sí misma que aúna toda la potencia del soul, el desparpajo del hip hop, una voz absolutamente tremenda y un arrojo escénico del que aquí hace uno de esos despliegues que quitan la respiración (sobre todo al final). Absolutamente impresionante, motherfuckers





Anna Calvi

Probablemente Anna Calvi sea el “crush” adolescente y mitómano que nunca tuve (con permiso de la Barnett) desde que la vi en directo por primera vez hace no mucho tiempo. Ya me habían hablado de ella, y muy bien, pero hasta que no la vi con mis propios ojos no caí rendida ante esta virtuosa guitarrista y animal escénico que exuda todo lo que te puedas imaginar sobre un escenario. “Es como Nick Cave hecho mujer” es una afirmación demasiado simple pero que sintetiza lo que me transmite Calvi como músico y como persona, un icono femenino empoderado, queer y orgulloso de serlo, que bucea sin ataduras entre sexualidad, género e identidad. Vean este vídeo y déjense imbuir por la liturgia. Las metáforas llegarán solas.




Anderson.Paak

Otro de esos artistas "totales" de los que el panorama actual del rhythm and blues está plagado. No obstante, hablar de Anderson.Paak es hablar de alguien especial. Enraizado en el hip hop, es un músico casi tan dotado como lo fue, salvando obviamente las distancias, Prince. Un tipo que se saca de la manga disco brillante tras disco brillante, de los que aquí da una pequeña pero totalmente convincente y contundente muestra, acompañado además de una banda tan solvente como The New Rationals. Esto no es en absoluto normal, es un milagro.Nunca verán a alguien tocar así la batería y cantar a la vez. La palabra groove se inventó para esto. 




Tweedy

En la sencillez está la virtud, y a mí, ver a mi admirado Jeff Tweedy tocar con su hijo Spencer, como si estuvieran en el salón de su casa, me toca una fibra que no soy capaz de localizar. La publicación de Sukierae en 2014, disco concebido inicialmente en solitario pero que acabó con la participación de su hijo, me pareció en su momento una más que agradable anomalía dentro del universo Wilco.




Weyes Blood

Se ha convertido en toda una diosa en mi santuario particular, qué le voy a hacer. Estoy enamorado de su voz, de sus canciones y de un halo que desprende, que aquí, ataviada con ese traje blanco, es todavía más embriagador. Natalie Mering, alias Weyes Blood, fue atora el año pasado del que para mí fue el disco del año. Titanic Rising es un dechado de virtudes, de melodías cósmicas, de arreglos suntuosos y de barroquismo pop bien entendido que te transporta a mundos sumergidos y maravillosos. Este concierto no se queda en absoluto corto a la hora de transmitir todas esas sensaciones, más bien las amplifica. Sumérjanse. 





Courtney Barnett

Voy a ser categórica: “Avant Gardener” es una de las mejores canciones que he escuchado en mi vida adulta. Este Tiny Desk es, con diferencia, el que más veces he visto, y al que recurro habitualmente cuando necesito ese “algo” que no soy capaz de definir.  La Courtney del 2014 parece estar con resaca, no sabe muy bien qué hace ahí, y es la cosa más abrazable que verás jamás con una guitarra a cuestas, y además es y va a ser una de las figuras más importantes del rock de esta década y de la siguiente. Sometimes I Sit and Think, and Sometimes I Just Sit y su narrativa de lo cotidiano la auparon a ese podio personal del que no creo que vaya nunca a bajarse. 




Tuxedo

Uno de esos conciertos que son puro joie de vivre. Mayer Hawthorne (aka Andrew Mayer Cohen), con su proyecto Tuxedo -con los que lleva ya tres discos publicados- y en compañía para la ocasión de la maravillosa Gavin Turek a los coros, se encarga de proporcionarnos 12 minutos del más puro placer musical, un disfrute para oídos y vista enormemente divertido y sugerente, a través de esa sabrosa mezcla de funk, disco y soul que él tan bien sabe hacer. Es ver esto y sentir ganas de vivir. No se lo pierdan, por tanto, todo eso hace mucha falta hoy día. 





Laura Marling

Laura Marling ya ofreció un gran pequeño directo en 2012, pero la época confusa en la que vivimos ha mutado temporalmente al mundo de la música y la NPR está ofreciendo estos días sus Tiny Desk versión Home, donde, evidentemente, podemos disfrutar de grandes artistas desde sus casas.  Song For Our Daughter, su último trabajo y al que pertenecen los tres temas de rigor, no será seguramente el mejor disco de la británica, pero ha sido todo un regalo adelantado en estos días en los que estamos más necesitados de belleza que nunca. Disfrútenla.




John Prine

El final de nuestro repaso no podía ser otro: además de tratarse de un concierto totalmente estremecedor, lamentablemente el Covid-19 ha hecho que estemos perdiendo un buen número de artistas, que no por ser mayores significa que no tuvieran  todavía cosas que decir. El legendario John Prine, uno de los mejores compositores de folk y americana que el mundo haya visto jamás, publicó en 2018 un disco de los que hacen historia. The Tree Of Forgiveness contiene una de las colecciones de canciones más brillantes de un hombre que supuestamente lo tenía todo dicho, a través de una nutrida trayectoria de producción discográfica y a pesar de una serie de problemas de salud, a los que fue sobreviviendo como un titán, pero con los que ha podido el dichoso virus. Le vamos a añorar mucho, sobre todo a vista de esto, que es sin duda una de las actuaciones más emocionantes que hayan pasado por ese pequeño escenario. 









No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario