LA MÚSICA EN LOS TIEMPOS DEL COVIP - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

martes, mayo 05, 2020

LA MÚSICA EN LOS TIEMPOS DEL COVIP



Salíamos prácticamente de sudar apretados en un concierto de León Benavente con sold out en Industrial Copera cuando, en unos días, el panorama de la música en directo iba a dar un vuelco nunca antes conocido. Pocos días separaron ese memorable concierto (sobre todo porque, al ser el último, se nos ha grabado a fuego) de las primeras cancelaciones de eventos para unos días después de la celebración de este. Así, sin aviso, sin vacuna ni anestesia. Cayó el primero y rápidamente intuimos que las fichas del dominó se habían puesto en marcha. Pocos días después todo estaba postpuesto o cancelado y lo que no se había anunciado como tal no se podía celebrar tras el estado de emergencia declarado por el gobierno.

Para quienes sólo van a ver a su grupo de cabecera cuando pasa por su ciudad o vive la música entre cervezas en los festivales esto no suponía más que un parón en esa parte de su ocio, pero, para quienes la música en directo es una forma de vida, una parte de la cultura sin la que no sabemos vivir, esto era sencillamente, una situación que cambiada de la noche a la mañana nuestra manera de relacionarnos con el mundo.

Y, como suele pasar en estas situaciones, algunos artistas y organizadores reaccionaron tan rápido como el propio virus y, ese mismo fin de semana, ya se pudieron disfrutar los primeros conciertos y festivales en streaming. A grandes males, grandes remedios. O, al menos, remedios. Con cinco cancelaciones consecutivas en dos días Sölar decidieron sumar fuerzas con The Tragic Company y Wi Bouz, con quienes compartían cartel en distintas fechas del mismo fin de semana y el mismo 14 de marzo ya realizaban el primer concierto virtual al que llamaron “Que no pare la música – Live Streaming Instagram”, como agradecimiento a quienes habían adquirido sus entradas para los eventos aplazados.

A partir de ahí, decenas de conciertos, festivales y apariciones de músicos y grupos se anunciaron al unísono y con la misma rapidez con la que había reaccionado el sector, una página granadina, antes dedicada a agendar conciertos en directo, se reconvirtió en dos días creando su propia sucursal de conciertos en streaming (https://www.conciertosencasa.com/) para que no nos perdiéramos entre tantos datos. Comenzaba así una situación nunca vivida con anterioridad que programaba “festivales” como el Cuarentena Fest, que ha tenido varias ediciones, pasando por denominaciones más o menos acertadas, como el “Murciélago Fest”, “Subiéndonos por las paredes”, “Como en casa en ningún sitio”, “All you need is home”, “OnLive Fest”, “Mantita Fest” o“CRB Fest”, todos los estilos han tenido cabida en una situación donde la imaginación y la falta de recursos fueron tomando el control de una subcultura nacida de la nada.

Artistas, páginas, blogs, asociaciones e incluso discográficas como Wild Punk Records, que tuvo a Antonio Arias en directo, han tenido presencia en estos casi sesenta días de “confitamiento. Entre esa marabunta de directos, algunas apariciones memorables, como la de Ismael Serrano, que reunió a más de 12.000 espectadores durante su concierto siendo, quizás, a nivel nacional, quién más público virtual ha movido en una sola actuación. Otros, como Arco o Miguel Rivera, de Maga, optaron por apariciones diarias, cortas, pero intensas. A veces un solo tema bastaba para dar un rato de compañía a los que vagábamos de Instagram en Instagram para sentirnos un poco menos huérfanos de directos.
Algunos, optaron por la originalidad, montándose un tour al completo, como el “Home Tour 2020” de Luis Albert Segura (L.A.) con actuaciones en los escenarios “Cocina”, “Baño”, “Dormitorio” o “Terraza”, hasta doce actuaciones streaming en total. Después de los conciertos, los tours y los festivales, ciclos como las “Charlas abiertas desde el confinamiento” de Monkey Week o el “¿Malos tiempos para la lírica?” de Babylon Festival utilizaban este precario recurso para desarrollar sus actividades, también en directo y en streaming ante la imposibilidad de llevarlo a cabo en un espacio público. Nacionales, internacionales, grandes, medianos, pequeños, emergentes y emergidos. Repitiendo los mismos patrones y modelos que encontramos también en los formatos físicos, ni para romper barreras ha servido el “distanciamiento social”.

Ante esto, los medios de comunicación han sufrido la onda expansiva de esta nueva situación y, entre noticia de lanzamiento y noticias de cancelaciones, han dado espacio también a este formato de evento tan sui generis que, además, ha tenido el denominador común de una controvertida gratuidad de todos ellos. Hasta aquí, podríamos decir que bien, porque nadie podía imaginar una situación como la que estamos viviendo. Pero claro, la cultura no puede ser gratuita cuando los artistas tienen que pagar facturas y, además, tienen costumbre de comer todos los días. Y, con ellos, toda la enorme maquinaria que mueven tras de sí, como técnicos de sonido, iluminación, montadores, backliner, manager, tour manager, agencias, discográficas, fotógrafos, prensa, salas, personal de sala, agencias de comunicación y booking, etc.

Llegados a esa conclusión, algunos artistas han conseguido “monetizar” sus actuaciones, bien sea mediante aportaciones desde Bizum o pequeños ingresos en cuenta o sistemas personalizados, como el que ha puesto en marcha Luis Albert Segura, en el que los fans pueden disfrutar de tres formatos distintos de concierto por el precio de 6 €, 60 € o 100 €.  O el formato “benéfico” que se está imponiendo estos últimos días, con ejemplos solidarios como el de Salvador y Luisa Sobral, que han recaudado fondos para paliar las pérdidas de todos los que han dejado de desarrollar su labor por estas suspensiones (músicos de banda, montadores, técnicos, etc.).

Ante la incertidumbre de toda la industria, promotoras musicales como Siroco Cultural se han asociado con La Casa de la Mar (Valencia) para poner en marcha a partir del 7 de mayo una programación musical y cultural, también en streaming porque, como ha podido saberse hoy (5 de mayo) en la última comparecencia del gobierno, estamos ante el sector que más inseguridad tiene en estos momentos, en cuanto a lo que va a ser su futuro más inmediato. Hasta el punto de haber sido determinante en la caída de una revistan musical histórica como lo es “ROCKDELUXE”.

Grandes agencias diseñan hoy en día posibles soluciones que van desde la parcelación de los recintos, hasta ver los conciertos desde el coche (como las pelis americanas de los 50 con el autocine). Ninguna rentable, apetecible, ni comparable al cúmulo de sensaciones de un festival como los vividos hasta hace apenas unos meses.

Nos quedamos así, aún huérfanos de directos, ante el peor escenario posible en estos momentos, que es precisamente la falta de escenarios, mirando alrededor para intentar solventar las muchas dificultades y problemas que le han caído de golpe a una industria, la cultural, que representa el 3,6 % del PIB en España (equiparable al porcentaje del área de energía y superior al de agricultura, por poner dos ejemplos). * Sabiendo, como sabemos todos que, sin los amigos, los abrazos, las cervezas, los pogos y las emociones que se viven en un concierto, podemos tomar pequeñas dosis de streaming con efecto placebo, pero, sin la adrenalina y las emociones del directo, esto nunca será lo mismo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario