Noche de paz, noche de hostias.

12/24/2011 Trepamuros 0 Comentarios

La Nochebuena.

Esa fecha tan señalada que precede a la Navidad para cenar con familiares y amigos contándose anécdotas y tirándose los trastos unos a otros. Pero eso sí, todos unidos como manda la tradición.

Hay quien entiende bien el espíritu navideño y lo vive intensamente. La Nochebuena es el marco ideal para ir a visitar a tu mujer a un edificio de oficinas o irla a buscar al aeropuerto para cenar con tus suegros y acabar repartiendo tu cariño con ladrones y terroristas. Y si no que se lo digan a McClane.

¡Qué momentos más entrañables nos ha dado este policía! ¿Quién no ha sentido emoción cuando felicita las fiestas a los terroristas con un cadáver en un ascensor? ¿Y cuándo cuelga de una cadena los adornos navideños en forma de rubio melenudo? Entrañable. ¿Quién no se ha asombrado cuando lanza los "fuegos artificiales" por el hueco del ascensor o enciende aquel cohete en forma de avión? Puro espectáculo pirotécnico que la gente de dentro pudo sentir de cerca.

Si es que hasta tiene su felicitación navideña favorita y todo: Yippee ki yay hijo de... Santa Claus.

En fin, ¿qué sería de la Nochebuena sin John McClane alimentando al necesitado a base de hostias como panes? Un santo este hombre, un santo.



Y de regalo un maravilloso "villancico" de recuerdos:



0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario