Noticia

Concierto

Entrevista

Del pop

Reseñas

Agenda

Festival

Adrian Levi – “Under Songs” (Nevada Records, 2016).


Tras un magnífico primer disco en solitario, “My Hidden Pockets” publicado en enero del pasado año, Adrian Levi alter ego de Jordi Llopis, se encerró de nuevo en el estudio para registrar entre otoño e invierno la continuación de su debut. Así se gestó “Under Songs”, excelente continuación de su primer álbum para cuya grabación ha contado con la colaboración de músicos de lujo como Carlos Soler Otte, Manolo Tarancón y José Rodríguez, que le han ayudado a perfilar el estilo personal que destila su nueva obra.

Tras su paso por bandas como Süide y Crow Jane, con los que grabó “Contradiction” (Nevada Records, 2013), Jordi comenzó su andadura en solitario bajo el alias de Adrian Levi. Con “My Hidden Pockets”, disco cuya reseña en Alquimia Sonora puedes leer aquí, el músico valenciano sorprendió con un tratado de canciones que oscilaba con elegancia entre el alt country, el folk y el pop-rock de esencias más tranquilas. Canciones pegadizas como “Dead kisses” y “Make me smile” se mezclaban con temas de más envergadura como “Draw the line” o “Sarajevo”, consiguiendo en conjunto uno de los mejores discos registrados el pasado año.

Durante la grabación del mismo, conoció en el estudio a Carlos Soler Otte, que junto con Manolo Tarancón y José Rodríguez, batería de Ambros Chapel que había participado en la grabación, formaron la banda que arropó a Levi en el concierto de presentación de "My Hidden Pockets", así como en muchos otros. La química que desprendía el cuarteto en sus directos presagiaba su idoneidad para ser los compañeros de viaje de este segundo largo "Under Songs", álbum registrado en los Estudios Calexico que ha sido producido por Carlos, Manolo y el propio Jordi. 


Foto: Stella Blasco Berlanga

El pasado mes de febrero publicábamos en Alquimia Sonora una entrevista con Adrian Levi en la que también contábamos con las opiniones del resto de implicados en la grabación de “Under Songs”. En ella ya nos adelantaban que el proceso de creación y grabación entre ambos trabajos había sido totalmente distinto. Las sesiones de estudio de la que podríamos calificar como obra de madurez de Adrian Levi se plantearon de un modo más abierto, buscando en el estudio el tratamiento y arreglos que requería cada canción. “La metodología es totalmente distinta a lo que hizo en su anterior disco. A Carlos y a mí nos gusta, si hablamos de la producción de un disco, tratar los temas de manera independiente. En este caso hemos tratado cada tema de manera independiente, creando y eligiendo los arreglos que la propia canción pedía” nos contaba Manolo Tarancón.


Carlos Soler añadía: “Las composiciones de Jordi no son un bloque homogéneo, cada una tiene sus claros y oscuros propios. Así que más que como un álbum, hemos dejado que las canciones dirigiesen los arreglos". Tal fue la voluntad de espontaneidad en la grabación del disco que José Rodríguez apunta: “Grabé las baterías sin haber oído las canciones previamente, simplemente porque queríamos que el proceso, como han dicho Manolo y Carlos, fuera fresco, con la emoción de la primera escucha. Y no cabe duda de que la fórmula ha funcionado a la perfección".


Foto: Stella Blasco Berlanga

Que la fórmula ha funcionado a la perfección no cabe duda desde que suena “Fragile”, canción con la que se abre el álbum, un tema luminoso que al ritmo de las baquetas de José y las delicadas guitarras de Carlos y Manolo junto a la personal interpretación vocal de Jordi se convierte en un excelente aperitivo de los nueve cortes que contiene el cd. En “Universe” guitarras de acordes arpegiados junto a melodías con tensión dramática configuran una canción tan sencilla como apasionante. De nuevo la voz grave de Jordi se superpone para invitarnos a soñar no sólo con su escucha si no con sus versos. A continuación, “You”, “Black Tides” y “Fall inside” componen lo mejor del disco.

You” tiene ese regusto épico que nos recuerda a los U2 de sus tres primeros discos gracias a esas guitarras llenas de ecos y al estribillo tan sencillo como evocador al que se refiere su título. “Black Tides” son palabras mayores, no sólo dentro de “Under Songs”, si no en la producción musical de Jordi. Si hay un tema que sobresale por encima del resto es esta canción cuya primera mitad sólo es ocupada por guitarra y voz para ir creciendo con la incorporación de la batería y con ese maravilloso final en los que destacan el punteo de Carlos, en el que hace gala de su "duende" para la guitarra y los coros finales de Jordi. "Fall inside" sería una hermosa canción con aires de nana si no fuese por esa alegría y optimismo que contagian esos fondos de teclados y los coros de Eva Hernández, Ángela Márquez, María Winter, María López y Josep Bartual.

"Little John" con la bella cadencia que imprime el piano y "Low Places" con su aire entre folk y post-punk, nos remiten a paisajes tan serenos como borrosos, como bien refleja la gráfica de Dom Crossley en su portada y libreto. Antes de cerrar con la canción más reposada del álbum, "Ordinary facts", "I'm your crime" imprime a ritmo de country & americana una de las canciones más destacadas del álbum por la perfecta conjunción de teclados, ritmos y guitarras que sirven de fondo para una de las canciones más confesionales del álbum. 



Este viernes 27 de mayo a las 22:30 en la sala Deluxe Pop Club de Valencia tendrá lugar la presentación de "Under Songs" en la que Adrian Levi subirá al escenario con su acústica de doce cuerdas arropado por José Rodríguez a la batería y por Luis Búrdalo (guitarra) y  Alex Casal (bajo), ambos ex-componentes de Standford Alligator Band. Si con su anterior álbum parte de los ingresos por venta de cd's y entradas fue a parar a la ONG Origines, en esta ocasión lo recaudado tendrá como destino la Asociación Mef2C para la investigación de enfermedades raras. Luis Nacher, alma mater de Deluxe Pop Club y excelente persona que tanto ha hecho por la música a nivel local y por alegrarnos las noches en su club del telón rojo tiene mucho que ver con esta iniciativa. Dos buenos motivos para no perderse una noche de buena música y mejores intenciones.


MÁS INFO:


Cartel definitivo Ojeando


OJEANDO Festival es uno de eventos referentes en la provincia de Málaga.

Un festival de música pop-rock independiente con personalidad propia.

Tres escenarios, un espacio, todo dentro del casco urbano de la villa. Ojén es un pueblo típicamente andaluz, de paredes blancas encaladas y calles estrechas. Durante tres días esta imagen bucólica da paso a una más moderna, más vanguardista, más osada y atrevida.

El primer fin de semana de julio, OJEANDO Festival reúne en tres días más de 40 actuaciones. Grupos como Iván Ferreriro, Los Planetas, Love of Lesbian, Nacho Vegas, Fangoria, El Columpio Asesino, Corizonas, Hola a Todo el Mundo, Izal, Fuel Fandango, Sexy Sadie, Lori Meyers, Russian Red, Triángulo de Amor Bizarro, Pony Bravo, La Habitación Roja, Depedro, Niños Mutantes o Supersubmarina ya han pasado por sus escenarios.

OJEANDO Festival es un festival anticrisis que conjuga en sus carteles la veteranía de grupos de calidad incontestable con grupos emergentes malagueños y andaluces.

OJEANDO Festival se ha convertido en una cita imprescindible para los amantes de la buena música independiente, todo con personalidad propia.

TRANSFER: AUTOBUSES MARBELLA – OJÉN – MARBELLA

OJEANDO Festival pondrá a disposición de sus usuarios un servicio de lanzadera de autobuses transfer entre Marbella y Ojén. El acceso es libre y tendrá un precio de 2€ el viaje de ida y 2€ el viaje de vuelta. Los autobuses partirán desde Marbella (parada de Marbell Center) entre las 19:30 y las 21:30 horas. Y desde Ojén (parada de bus de Picopia) entre las 4:00 y las 6:00.

ENTRADAS – ABONOS – PULSERAS

El acceso a OJEANDO Festival se realiza con la compra de un ABONO para 2 DÍAS o ABONO para 2 DÍAS + ZONA DE ACAMPADA, adquirido Ticketea.com, en Ievenn.com o en venta directa en FNAC Marbella o FNAC Málaga Este abono habrá de canjearse por una pulsera en el Centro de Recepción de Visitantes del Festival (C/ La Carrera, 5) tanto el 3 como el 4 de julio o en la Zona de Acampada aquellas personas que hayan adquirido el ABONO para 2 DÍAS + ZONA DE ACAMPADA. La pulsera te permitirá entrar y salir del recinto festivo y de la Zona de Acampada mostrándola a los vigilantes de seguridad. La pulsera debe estar bien puesta. Comprueba que así sea, ya que es el único acceso al recinto de conciertos en el Escenario Patio y a la Zona de Acampada. NO rompas, estires, tunees, falsifiques, aflojes o te quites la pulsera. En la entrada se requerirá que la enseñes y, para que puedas entrar, deberá estar en perfecto estado. Cualquier pulsera que no esté en buenas condiciones será retirada y podrá impedir tu acceso al Escenario Patio o a la Zona de Acampada.

Los abonos y las pulseras son personales e intransferibles, permiten el acceso al Escenario Patio y Zona de Acampada para los DOS DÍAS, no pudiendo cambiarse en ningún momento.

OJEANDO Festival no se hace responsable de la autenticidad de las entradas compradas en puntos de venta no oficiales.

VENTA DE ENTRADAS 

 Ticketea – http://bit.ly/23Y1tFj


Entradasatualcance – http://bit.ly/1TgKhLj

MÁS INFORMACIÓN EN WEB OJEANDO: http://ojeando-festival.es/


Pájaro en Planta Baja (Granada) 20/05/2016


Creo que la primera frase que dije cuando Pájaro empezó a tocar el viernes noche en Granada fue “a mí es que esto me emociona”. Sonaba en ese momento “Apocalipsis” la intro que abre también el último trabajo del de Parque Alcosa “He matado al ángel”, con el sonido de la trompeta marcando, acentuando, haciéndose con el espacio que dejaban las guitarras en el aire. Y de pronto esa sensación de que algo te sobrecoge, te produce una emoción difícil de explicar y que ya, desde ese momento se adueña del ánimo colectivo.


Así son los comienzos en un concierto de Pájaro, apoteósicos. Los comienzos, los finales y todo lo que sucede entre medias. Venía presentando este esperadísimo trabajo, cuatro años desde que publicase “Santa Leone” son muchos años para los muchos incondicionales que se han ido adhiriendo a su causa. La de los rockeros de verdad. Junto a él, una escudería de lujo, Raúl Fernández (guitarra), Paco Lamato (guitarra), Pepe Frías (bajo), Roque Torralva (batería) y el mencionado Ángel Sánchez (trompeta) con la que comparte protagonismo y lo cede generosamente en los muchos momentos en los que la banda acapara la atención del público.

Sin prisa y sin pausa los primeros compases de “Costa Ballena” se mezclan con los últimos de la intro y la sobriedad de Andrés Herrera se hace patente en los riff potentes y descarnados, despojados de lo innecesario el sonido fronterizo nos mete de lleno en el nudo argumental en el que Pájaro nos relata la arenosa historia de un desierto que podía ser Atacama, o la campiña Sevillana, como no hay letra nos sentimos libres de situar la acción donde queramos.

No nos da tiempo de coger aire, los pulmones ya resecos de levantar polvo imaginario, cuando el espíritu de Silvio planea sobre el Planta. Pájaro presenta la canción con cariño, se nota que si nosotros echamos de menos al de la Roda, para él fue mucho más que un compañero de viaje. Dedicada a los que están en la cárcel.

El tema, de la etapa compartida entre ambos en Silvio y Luzbel, donde militaba Andrés Herrera antes de formar parte de Sacramento, e incluido en el álbum “Al este del Edén”, se merecía esta segunda oportunidad. No porque no se la escuchara en su momento, sino por su especial intensidad y calado. Ahora, recuperada, se incorpora al conocimiento colectivo actual con un sonido de lujo. Dicen, las “malas lenguas”, que suelen ser las mejores, que Silvio no cantó esta canción nunca en directo porque no era capaz de aprenderse la letra. Supongo que será cierto, como cierto es que Andrés le pone un gran cariño al hacerla suya. Hacerla nuestra al fin y al cabo.


Desde ahí, una mirada cuatro años atrás en un “Luces rojas” que nos sabíamos de principio a fin y que cantamos con ellos desde el público sin cuidarnos de afinar adecuadamente, lo importante es que “la vida no es como empieza/ es como puede acabar” y que “las luces rojas nunca son tan rojas como ayer” y eso, cantado así, entre todos, termina teniendo un aire casi místico.

Entre algunos temas, mientras los músicos afinan, afina también el humor sevillano de Pájaro, un humor distinto al nuestro que quizás por eso, y porque nos suena sincero, hace que el público ría abiertamente de las ocurrencias del maestro. Cogen fuerzas así para soltar dos trallazos a bocajarro “Ione” y “Danza del fuego” con mención a Falla y a su talante gaditano, andaluces tenían que ser, los dos, uno para componer ese pedazo de pieza y otro para llevársela al lado del surf sin quemarla.

Por supuesto que no faltaron “El Dorado” (compuesta, según Pájaro, por Raúl Fernández y el resto de la banda), “Guarda che luna”, “Viene con mei” o “Perché”, pero es que si llegan a faltar no le dejamos salir de la sala, hasta que nos la toquen, la emoción del público era explícita en ese sentido. Un primer amago de terminar el concierto, con “El padrino” y el público, incansable, pidiendo más.


Sin hacerse de rogar demasiado, un final apoteósico, bien planteado, viniéndose arriba y haciendo que los demás también nos viniésemos muy arriba, por supuesto “Palo Santo”, “Santa Leone” y la siempre bien recibida “Las creaturas” y entonces Pájaro se vuelve hacia el público y nos dice “y ahora, una de regalo, porque si no la tocamos reviento… “así es él, de una sinceridad brutal y así, suena “Corre chacal” para cerrar la noche. Y se encienden las luces, y suena otra música, empieza la fiesta de Discos Bora Bora y Monkey Week pero ya no va a ser lo mismo. ¿Me creéis si os cuento que esa noche soñé con pájaros?

Crónica y fotos: María Villa

Breves