• Breves

    jueves, julio 10, 2014

    JETHRO TULL - CONCIERTOS DE VIVEROS. VALENCIA 09-07-14

    Jethro Tull – Conciertos de Viveros. Valencia 09-07-14 

    Ian Anderson fue, al final, el que abrió oficialmente los Conciertos de Viveros. Tras las dos cancelaciones la semana pasada, la de Bunbury por inclemencias meteorológicas (y diluvios universales) y la de Duncan Dhu por enfermedad de Diego Vasallo. Así que Jethro Tull, la “marca” de finales de los ’60, se subía al escenario valenciano tras pasar por Barcelona y Madrid y demostrar que sí, que es posible seguir viviendo de las glorias pasadas y de sobrevivir –metafóricamente- al casi medio siglo de pose progresiva y travesera. Ian Anderson excede a Jethro Tull y mantiene en forma los temas clásicos de su discografía en un concierto al que le faltó, paradójicamente, el aliciente de Jethro Tull


    Pese a que ya sabíamos que el resto de la banda no tenía nada que ver con la formación original, la curiosidad de ver cómo se las gastaba Anderson al frente de David Goodier (bajo), John O’Hara (teclado), Florian Opahle (guitarra), Scott Hammond (percusión) y Ryan O’Donnell (voz, showman) debemos reconocer que nos llamaba. Tanto como ese iniciático “Living in the past” que casi se mofaba de ese “vivir en el pasado”. Primeras notas de su flauta travesera, esa pose imposible con la rodilla levantada y la forma en la que el tiempo pasa para todo el mundo, incluidas las estrellas del rock. Exigente y con un setlist incorruptible, ensayado hasta la mínima gracia e interiorizando idas, venidas y juegos a dos sobre el escenario. 

    La extensa gira (si echáis un vistazo a la agenda de la banda quizás os mareéis y todo) que traía a Jethro Tull a España se centraría únicamente en ese “The Best of Tull”. Y pese a que en alguna de las citas europeas incluye la interpretación de “Homo Erraticus”, el nuevo trabajo de la formación, el setlist de la noche valenciana también estuvo salpicado por dos de las composiciones nuevas que se encuentran en ese disco, “Doggerland” e inmediatamente después “Enter the uninvited”. Como si del tándem del futuro se tratara. Dos cortes que se adaptan a los “nuevos” tiempos pero que siguen la estela emprendida allá por el 69 por la formación original. “El disco más aburrido que tienen, espero que no se centren en él”, nos decía un compañero pocos minutos antes de que Anderson apareciera en escena. 

    El tiempo sí que se deja notar en la voz de Ian Anderson, y para eso cuenta con el apoyo de Ryan O’Donell, que por momentos incluso llegaba a imitar los peculiares movimientos del frontman. Un personaje que, sinceramente, no tenemos muy claro qué aporta más allá de ese pilar necesario para la voz de Anderson. Idas y venidas sobre el escenario, poses teatrales al más puro estilo shakesperiano, y banderita verde, de paso, al final de "The Engenieer"... O'Donell clava su papel pero... ¿es necesario un “papel”? Máxime cuando prácticamente su voz se perdía entre los instrumentos las más de las veces.

    Sin perder intensidad en la evocación de los pasajes instrumentales, Jethro Tull siempre caminaron más cerca del rock progresivo que de la psicodelia. Solos de guitarra, de teclado, de bajo... que podrían hacerle sombra a los momentos más “Anderson” de la noche, flauta en mano y reminiscencias de trovador del Medievo. Un “Bourée” instrumental partía el show en dos partes y daba paso a un descanso (extraño de imaginar) de escasos 10 minutos. 

    Folk, dejes barrocos, rock… aquello a lo que nos-y-se-acostumbraron a lo largo de su discografía. “With you there to help me” sonaba con el poco encanto de la perfección escénica. Acostumbrados a escucharla con las heridas que dejan en los temas clásicos en su propio sonido, casi se nos hacía extraña escucharla con la factura limpia que ahora adquiere. “Nothing is easy”, “Mother goose” o “Aqualung”. Y lo épico de algunas composiciones ya entradas en los ’70 como el comienzo de ese “Too old to Rock’nRoll: Too Young to die”, otro de los cortes que no podía quedarse atrás en este repaso antológico, o "Teacher", con el que aprovecharon tanto Anderson como O'Donell para echarse piropos varios: Anderson como “teacher” de su compañero. 

    Pero pese a todo, la banda no brilló como quizás debería haberlo hecho. Cuando vagaban por lados más definidos y contundentes su supremacía era innegable, pero cuando tenía que abrirse camino entre verso y verso de Anderson, el tema se complica y daban paso a una interpretación certera y pero carente de pasión que creímos se corregiría. Anderson es capaz de fagocitar las sinergias escénicas de este Jethro Tull. "Thick as a brick", "Critique oblique", "Songs from the wood" o "Farm on the freeway" formaron parte de un extenso setlist de prácticamente 2 horas en el que Anderson daba someras indicaciones de algunos de los cortes.

    In crescendo, la parte final del show ya iba anticipándose a medida que se iban sucediendo los temás clásicos de la banda. Hasta que con "My God" los asistentes comenzaron a levantarse y a mostrarse casi ansiosos por anhelar lo que aún estaría por venir: "Aqualung" y sobretodo un “Locomotive breath” cerraba su paso por los Conciertos de Viveros de la mano de los amigos de Serious Fan Music. Acelerando ese aliento que se encauzaba sobre las vías… “…old Charlie stole the handle and the train it won’t stop going…”. Que los viejos rockeros nunca mueren… quizás, como los Rolling tras su reciente paso por Madrid, sigan en pie gracias a su propia estela. Pero pese a eso, regalan noches como la vivida en Valencia, en la que se compartió un cielo de rock progresivo de ese que quizás solo podríamos pensar vivir en un viaje al pasado. En este trayecto, compartimos vagón de locomotora con un Ian Anderson más tranquilo, sin aquellas barbacas pre-hipsters pero con la misma entrega sobre el escenario en cada una de sus composiciones. 

    Aunque en este concierto, el que os dejamos ahora, del Festival de Jazz de Montreal en 2003, sustituye su flauta por una armónica y derroteros blues del “Some day the Sun won’t shine for you”, la esencia de Ian Anderson sigue estando pegada indiscutiblemente a una flauta, “mágica” a lo Mozart, pero también a esa amalgama espacio-temporal en la que suenan amaneceres medievales, mediodías barrocos, tardes de rock y noches de jazz en un día infinito del universo Jethro Tull


      
    Jethro Tull: Live at Montreux Jazz Festival (2003) 

     Jethro Tull en los Conciertos de Viveros

      Jethro Tull en los Conciertos de Viveros

      Jethro Tull en los Conciertos de Viveros

      Jethro Tull en los Conciertos de Viveros

     Jethro Tull en los Conciertos de Viveros

    Próximos conciertos Jethro Tull en España: 
    10 Julio – Fuengirola (Sohail Castle)

    Conciertos Feria Julio Valencia:
    10 Julio - Loquillo + Cat Club
    11 Julio – Jorge Drexler + Marlango
    12 Julio – Antonio Orozco
    15 Julio – Quique González + Santero y Los Muchachos
    17 Julio – Mónica Naranjo
    18 Julio – Fangoria + Nancys Rubias
    19 Julio – Leiva + Santero
    20 Julio – Pablo López + Nada que Decir + June’s Kaleidoscope

    Más info: 
    http://conciertosdeviveros.com/?page_id=34
    www.jethrotull.com 
    http://seriousfanmusic.es/ 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves