Niños Mutantes. Sala La Riviera. Madrid 1/12/2018 - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

domingo, diciembre 16, 2018

Niños Mutantes. Sala La Riviera. Madrid 1/12/2018

Niños Mutantes regresaron a La Riviera el pasado 1 de diciembre de 2018 para cerrar la gira de su último disco Diez y su EP Diez & Medio. La banda ya vino a la capital el año pasado a presentar dicho álbum, pero no habían visitado La Riviera desde su mítico concierto de celebración de sus 20 años en la que un buen puñado de los referentes del indie patrio compartieron escenario con ellos y versionaron sus canciones. Aquel fue un concierto en cierto modo histórico y el espíritu de este todavía se respiraba en la conocida sala madrileña. Y, sin embargo, con todo esto, los granadinos ofrecieron un concierto derrochando naturalidad, buen rollo y sobre todo, muy buena música muy bien tocada.


El concierto se dividió en dos partes: Una para tocar los temas de Diez y Diez & Medio, y otra para tocar sus éxitos de discos anteriores. En la primera pudimos disfrutar de prácticamente todas las canciones de estos álbumes que los mutantes defendieron a la perfección. Mención especial a la gran sincronía entre sus voces que mostraron en prácticamente todas las canciones, especialmente en NM o No Continuar. En esta etapa del concierto tuvieron lugar los momentos más emotivos del concierto. El homenaje a sus muertos al tocar Sin Pensar, y a sus grandes referentes culturales como Paco Ibáñez y Rafael Alberti tocando su versión del tema A Galopar, dejando claro que la letra sigue igual de vigente hoy que cuando la escribió el poeta. Por supuesto, no faltó el homenaje a Federico García Lorca “poeta sin followers”, tocando FGL de una manera de lo más especial. Nani, batería de la banda y autor de la letra de la canción dejó su instrumento para colocarse con sus compañeros en la parte frontal del escenario. El resto de los músicos dejaron sus instrumentos para centrarse en cantar, salvo por la guitarra acústica de Juan Alberto y un clarinete que tocó su compañero Alonso Díaz. De esta manera ofrecieron una bellísima versión acústica de la canción cantada a cinco voces en el estribillo que dejó a todo el mundo maravillado.

Algo similar hicieron para la siguiente canción Pura Vida, para la cual, pidieron silencio al público para tocarla tan sólo con guitarra acústica y cantándola sin micrófonos. Efectivamente, el público enmudeció por unos instantes para escuchar una de las canciones más conocidas de su último álbum de la forma más natural posible. Rara es la ocasión en la que, en un concierto de este tipo, el público guarda total silencio por respeto a los músicos, pero estaba claro que en este caso, el público era un auténtico devoto de los músicos, devoción que se han ganado con sus más de 20 años de andadura. Tras el primer estribillo de la canción, los músicos volvieron a sus instrumentos para continuar tocando la canción con la fuerza que tiene originalmente. Poco después tendría lugar la única colaboración que habría a lo largo del concierto: Viva Suecia acompañó a sus ídolos, los Niños Mutantes, tocando Glaciares y Volcanes ya fuese a las guitarras o a las voces y hubo tan buen rollo en el escenario que no tenemos claro qué banda lo pasó mejor.

En la segunda parte del concierto no decepcionó a sus fans acérrimos pues tocaron canciones de todas sus épocas. Comenzaron con una bonita versión en acústico de Sapos y Culebras, de su álbum de 2008 Todo es el Momento. Siguieron en la misma línea acústica para tocar una de sus canciones más icónicas, Las Noches de Insomnio, que el público pudo corear con la banda. De hecho, Nani, como buen “frontman en las sombras”, aprovechó que no tenía que tocar la batería para animar al público a cantar. Siguieron tocando canciones míticas como Quiéreme como Soy, Dias Complicados o Ayurveda, o como ellos dijeron “temazos muy viejunos para los más fans”.

La banda agradeció a Alonso Díaz “Alonsi”, el joven músico de la banda Napoleón Solo que los ha acompañado durante toda la gira tocando teclados, guitarras, clarinetes o acompañando a la voz su compañía y buen hacer a lo largo de tantos conciertos. Para ello, sorprendieron a Alonso invitándole a que cantase la canción Antes de que Ocurriera de Napoleón Solo que ellos se habían preparado. Alonso no pudo negarse y, después de tantos conciertos en la parte de atrás del escenario, pudo darlo todo ante un público y unos compañeros que estuvieron entregados. Toda una muestra de solidaridad y humildad por parte de los Niños Mutantes.

Para la parte final del concierto, eligieron los temas más emblemáticos de la banda como Errante, Hundir la Flota, Veneno-Polen (dedicada a los fans que siguen a Niños Mutantes desde el primer disco) o El Futuro, entre otras, llegando a tocar cerca de 25 canciones a lo largo de las dos horas y cuarto que duró el concierto. Sin duda, la banda granadina mostró que están más en forma que nunca (o tan en forma como siempre) en lo musical. Pero, además, gracias a su humildad y al afecto que se muestran entre ellos y con el público, logran crear una atmósfera de familiaridad con la que logran transmitir mucho más en directo que otros reputados músicos capaces de llenar salas más grandes. No nos extraña nada que tengan unos fans tan entregados.
Redacción: Carlos Castaño
Fotografía: Beatriz Pacheco




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario