Entrevista a Yorch: "Hay historias que no son una película, pero sí una canción" - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

jueves, enero 10, 2019

Entrevista a Yorch: "Hay historias que no son una película, pero sí una canción"

Musicalmente, el nombre de Jorge Naranjo no dirá nada al oyente medio, y puede que tampoco a los seguidores de eso que seguimos enconados en llamar pop indie. Si añadimos a la descripción que en esta entrevista hablamos con el director de varios vídeos para Niños Mutantes o Julio de la Rosa entre muchos otros y que cortos de prestigio en festivales y concursos como “Casting” o “Un billete a nunca jamás” llevan su firma la cosa puede resultar algo más interesante a la vez que sorprendente. O no, porque el hecho de que un artista audiovisual con conocimiento de causa e implicación a raudales acabe derivando en un contador de historias también en el plano sonoro no debería ser algo que extrañe demasiado. Ahora presenta “Cosas preciosas y relojes económicos”, un gran álbum de debut bajo el alias de Yorch en el que se inspira en sus referentes básicos para grabar con mimo y personalidad una serie de canciones entre la autoconfesión y el desfile de personajes y pensamientos. Otra ocasión para aumentar nuestra discoteca de grandes descubrimientos recientes.

Hasta ahora tu trayectoria era conocida por haber dirigido cortos y varios videoclips para bandas como El Imperio del Perro o Niños Mutantes entre otros, pero por fin te metes en un proyecto discográfico. ¿Uno acaba contagiándose del arte que intenta retratar o era algo ya meditado desde hace tiempo?

La música me ha interesado siempre. He tenido grupos y tocado desde los quince años, pero durante un tiempo mantuve esa faceta aparcada porque me centré más en el audiovisual. Por varias razones, cuando viví en Barcelona, retomé la pasión por escribir canciones, y desde entonces no he parado de componer y apostar por ese universo. Aun así, estoy seguro de que compartir momentos con músicos que quiero y admiro tanto ha influido, sobre todo, a la hora de buscar nuevos sonidos y coger confianza.

Hay mucho de cinematográfico en estas canciones, incluso en las letras que parecen a veces pequeñas narraciones a modo de guión.

(Risas) No me extraña. El otro día me decía un amigo que lo primero que destacaría de mis virtudes es la escritura, por encima de la música, la voz y cualquier otro elemento. Y quizás tiene razón. Por otra parte, las canciones que más me han interesado siempre son aquellas que cuentan una historia con personajes que tienen nombre y a los que les pasan cosas que nos podrían ocurrir a cualquiera. Todo eso, unido a que dedico gran parte de mi vida a crear narraciones y guiones, influye en el proceso creativo del tema. Y creo que es bueno. Hay historias que no son una película, pero sí una canción.

¿Dirías, como se afirma en la hoja promocional, que cada una de ellas es un relato en sí misma con sus personajes e imágenes propios?

La hoja promocional es eso, una hoja promocional. Y aunque está escrita a dos manos y con mucho cariño por el mánager, José Luis Osuna (Lunar Discos) y yo, no deja de ser un resumen demasiado escueto de unas canciones que llevan años en mi cabeza. Aun así, esa frase no nos quedó del todo mal y creo que algo de razón sí que tiene (risas).

También el trabajo gráfico está cuidado al máximo, con unas fotografías y un concepto estético muy marcado en el que se mezclan lo real y lo imaginario.

Me alegra mucho que lo veas así, muchas gracias. La verdad es que estoy muy feliz con el diseño del álbum. En ese sentido, he tenido la suerte de contar con Patricia Naranjo, ilustradora y diseñadora gráfica, que ha sido la encargada de crear todo ese art-work y a la que le debo la vida. Bueno, la vida no, pero enviarle unos CDs y una cena seguro.

¿Se ha editado en vinilo? Porque este grafismo en formato grande puede ser un atractivo añadido.

No, pero lo estamos pensando. De hecho, hay algunos amigos que me lo han pedido.

El disco está dividido en dos partes que refleja su propio título. La primera, “Cosas preciosas”, de corte más eléctrico, grabado con una banda pop más estándar; y la segunda, “Relojes económicos”, donde optas por darle un giro folk y más íntimo a las canciones. ¿Qué querías conseguir con esta separación de sonido?

No era algo premeditado, surgió de una manera muy espontánea. De hecho, el título del álbum lleva años en mi cabeza, y surge de un spam que me enviaron hace tiempo, que tenía ese reclamo en el asunto. Al principio, sólo íbamos a grabar un EP de cinco temas en el estudio de Fernando Zambruno, pero durante el proceso, Manu Arteaga, amigo, músico y productor, me propuso grabar algunas canciones más en un estudio que tenía montado en una caravana al lado de su casa, en Manchester. Me pareció una gran idea, y pensé que, con ese título que teníamos, la división de sonidos podría formar parte del concepto del álbum. Y así lo hicimos. Y creo que eso fue un acierto.

Ya que hablamos de los músicos, aparecen en los créditos gente tan experimentada como el ya citado Fernando Zambruno de Maga, Jesús Gutiérrez de Full, el propio Gonzalo de Cos –al que entrevistamos no hace mucho en estas mismas páginas- y Xosé Saqués de El Hijo. Una agenda bien nutrida, sin duda.

Ya. Tengo suerte de rodearme de gente con mucho talento y que, encima, son amigos y personas extraordinarias. Cada uno llega por un sitio. A Jesús, de Full, le conozco del colegio, tuvimos varios grupos siendo adolescentes. Gonzalo es un recién llegado a mi vida que ha aparecido para quedarse, y uno de los principales impulsores del disco. A Saqués le conocí hace años en un concierto donde yo teloneaba a El Hijo, nos hicimos amigos y ha sido mi percusionista desde entonces. Y a Fernando le conocí cuando nos metimos en su estudio, pero desde el primer momento sentí que nos entenderíamos perfectamente. Y así ha sido. De hecho, ya estamos pensando en hacer cosas nuevas.

¿Cuánto tiempo tardaron en madurar estas canciones hasta que supiste que merecía la pena grabarlas?

Cada una ha tenido su camino. En realidad, la mayoría son temas que llevo tocando en directo muchos años, aunque hay una combinación de temas relativamente recientes (“Bienvenidos a ningún lugar”, “Amores pluscuamperfectos”…) y otras que llevan a mi lado casi diez años (“El coleccionista”, “Nana”…). Hay bastantes canciones que se han quedado fuera del disco, pero siento que hemos acertado con las que hemos elegido.

¿Por qué decidiste grabar la segunda parte del disco en Inglaterra, buscabas un sonido determinado?

Por lo que te contaba antes. Fue una decisión espontánea a raíz de la oferta de Manu Arteaga. Eso sí, una vez apostamos por esa idea, decidimos darle un sonido diferente a lo que habíamos hecho en Sevilla. Consideramos que, ya que era un lugar tan especial como una caravana, había que dejarle ese espacio propio, así que buscamos algo más cálido y doméstico a conciencia. Una vez allí, cantaron hasta sus hijas. Fue una delicia.

Es difícil resistirse a escuchar un tema titulado “Novioramas”. Y si luego descubres que no es sino pop de cámara contando una historia de melancolía y redención absolutamente preciosa el gusto es doble.

Para alguien que, a día de hoy, sigue considerándose un intruso en esta profesión y continúa lleno de inseguridades, esta pregunta es lo más bonito que podías hacerle. Muchas gracias, de verdad. En cuanto a la canción, si te genera eso es porque tiene verdad. Es un amor de verano que viví casi letra por letra. Aún sigo en contacto con aquella chica. Es una gran amiga.

Se habla de Nacho Vegas, Corcobado o Neil Hannon (The Divine Comedy) como influencias o inspiración en este disco, pero hay una personalidad evidente, una forma de orientar las canciones que lo entroncan con el pop independiente más actual. “Amores pluscuamperfectos” o “En mi ciudad”, sin ir más lejos, podrían ser un ejemplo de ello.

Me encanta que lo digas, porque esa búsqueda existe. Soy muy fan de Nacho Vegas y durante algunos años no dejaba de escucharle y, consciente o insconcientemente, de copiarle. Desde hace tiempo intento encontrar mi propio camino y sonido, y creo que esas canciones que has señalado, y “Bienvenidos a ningún lugar”, están en esa senda.

Woody Allen, Radio 3, Superman… La cultura popular del siglo XX queda bien reflejada a lo largo y ancho del álbum. ¿Hasta dónde se han colado esas referencias y otras al escribir las canciones?

Es inevitable. Soy un compulsivo consumidor de cultura popular de esa época, aunque Radio 3 ha pasado a formar parte indisoluble de mi vida en el siglo XXI, no en el XX. Al final, retratamos lo que nos rodea y lo que nos llega, y esos personajes estarán a mi lado siempre. De hecho, el protagonista secundario de “Novioramas” es Nacho Vegas.

¿Cómo están funcionando las presentaciones en directo? ¿Te acompañan algunos de los músicos que han grabado el disco o has adaptado la banda según las necesidades de cada concierto?

Sí, pero depende del concierto. Hay algunos bolos en acústico donde he estado con Saqués, y otros conciertos con la banda en los que he podido contar con Gonzalo y Jesús, además de Matthias, un batería de apoyo que nos acompañará en algunos festivales porque Xosé está bastante liado. En general, estoy muy contento con el resultado y la acogida, pero tengo muchas ganas de escenario, y parecen ir a más.

           

Escucha "Cosas preciosas y relojes económicos" aquí.

Más info:
https://twitter.com/unhombretarado
https://www.discogs.com/es/label/367201-Lunar-Discos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario