John Paul Keith. 04/04/2019. Loco Club (Valencia) - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

sábado, abril 06, 2019

John Paul Keith. 04/04/2019. Loco Club (Valencia)

Unos cuantos elegidos disfrutamos de uno de esos conciertos que dan significado a la afición por el rock and Roll. El de Memphis y su banda desgranaron un repertorio que toca todos los palos americanos y los eleva a través de una elegancia y pericia totalmente inusuales de ver por estos lares. Ustedes sabrán lo que tenían que hacer esa noche para perderse semejante animalada...


Foto: Fabio Mogrovejo

Realmente difícil explicar València a alguien que no sea de aquí.  Porqué un artista como la copa de un pino, al que en su anterior visita (2016, Sala 16 Toneladas) el boca a boca de quienes le vieron había encumbrado como uno de los mejores actos de directo que habían pisado esta ciudad en los últimos años, no consigue llenar ni a media asta un recinto además totalmente predispuesto a este tipo de lances, relacionados con la música americana más tradicional y enérgica, es un acertijo extremadamente difícil de resolver. Difícil explicar una urbe tan ingrata para toda cultura que no sea el aeiou y el tiro fijo del indie más recalcitrante, la ochentada o la noventada. València, punto y aparte.

Foto: Fabio Mogrovejo
Y eso que John Paul Keith, cantante y guitarrista de Memphis con todo lo que esa procedencia implica, es una de esas sorpresas que te depara la vida, uno de esos milagros capaces de proporcionar al aficionado ese disfrute soberano de la música que les fue prometido cuando se enamoraron de algo tan ferviente como el rock and roll. Un tipo con el aspecto de un cruce perfecto entre Buddy Holly y Elvis Costello, que bajo su estampa tranquila y elegante guarda un auténtico animal de escenario capaz de levantar los corazones.

Todo eso se lo perdieron aquellos que la noche del jueves se quedaron en casa. Todos esos que pueblan las redes cacareando la muerte de la cultura rock, que ya no existen artistas como los de antes, que hay poca oferta de conciertos de nivel. Claro, es mucho más entretenido quedarse en el sofá viendo Primeras Citas. Ni siquiera las ofertas tan bien ideadas de una sala como el Loco Club, que hace ya años ofrece un carnet de socio por cincuenta míseros euros al año que da derecho a numerosos conciertos gratis o a precio reducido (este era el caso segundo) vencieron la resistencia, un jueves por la noche -por el amor de dios- del sillón orejero.

Pero en fin, como somos un caso perdido, vamos al lío. A contar lo que vimos los elegidos.

Elegantemente vestido de negro, con botines de punta, chaqueta con brillos (sorprendentemente poco hortera) y un cuidado tupé situado justo encima de sus gafas de pasta, un tipo bajito y poca cosa salió al escenario del Loco con una sonrisa relajada y humilde, que poco hacía presagiar la rabiosa fiera en la que se convertía esa persona cuando hacía sonar su preciosa fender con brillos que harían las delicias de mi hija de cinco años. Cuando hacía sonar su instrumento, ese tipo pequeñito se transformaba en un gigante. Y nos hacía, literalmente, levitar.

Además, Juan Pablo, que así le bautizó un amigo aquella noche, no estaba solo. Le acompañaba una sección rítmica de esas que hacen que un trío suene como toda una orquesta sinfónica. Juntos, como si nada, comenzaron a disparar algunas de esas canciones honestas, sin pretensiones, pero de auténtico calado, que pueblan los cuatro discos de este señor (y dicha sea la palabra "señor", en este caso, con todo su significado). Never Could Say no, ese pequeño homenaje a Bobby Fuller que abría su segundo -y quizá mejor- disco The Man That Time Forgot, como todo hit instantáneo que se precie, sirvió para meter al público inmediatamente en la harina de una actuación, que ya no conocería momento bajo.
Foto: Fabio Mogrovejo

You Devil You, del mismo disco, sirvió de antesala para comenzar a presentar el verdadero motivo de esta gira, un disco titulado Heart Shaped Shadow, que con Something So Wrong comenzó a demostrar su valía, equivalente a cualquiera de los anteriores ofrecimientos discográficos del artista. El sonido era potente y nítido, como ya viene a ser costumbre en un lugar como el Loco Club, que empieza a ser por ello todo un templo para este tipo de música y actuaciones.

Sin estridencias, sin sentar cátedra, pero con mucha, mucha maestría, el de Memphis supo desplegar una galería de imágenes del sur de los EEUU a base de rockabilly, soul, blues y honky tonk, con la naturalidad del que ha nacido justo en el epicentro de todo eso. Su autoridad se refrendaba además en todas las canciones con ese pequeño gran as que se guarda en la manga, pues en ninguno de sus discos suenan las guitarras con tanto protagonismo como cuando interpreta sus temas en escena. Ahí es cuando este hombre se transforma en uno de los guitarristas más brillantes que uno puede disfrutar tocando este tipo de música, con un estilo elegante, heredado de lo más granado de sus ídolos, pero también personal y sobre todo, capaz de producir esas gotas de sudor frío que nos perlaban a todos la frente escuchándole.

Se sucedieron la premonitoria We Got All Night, Anyone Can Do It, la preciosa 901 Number, Bad Luck Baby (que parece escrita por Buddy Holly), Ain' t Letting You Go, Pure Cane Sugar, 90 Proof Kiss, Everything's Different Now, de su primer lp, la garajera Afraid To Look, la jazzy y proclive a la exhibición guitarrística I Work At Night, e incluso algún recuerdo a Motel Mirrors, la banda de rockabilly y country que mantiene junto a su amiga Amy Lavere y que este mismo año ha sacado un fabuloso disco, del que sonaron cosas como Let Me Be Sweet To You o Meet Me On The Corner. Así, hasta completar un set largo e  impresionante en el que ni siquiera un momento tan manido como la presentación de la banda, con correspondiente solo del bajista y el batería, fue baladí, pues cada uno por su lado se marcaron una exhibición tan de aúpa como las de su jefe a la guitarra. Impresionante.

Foto: Fabio Mogrovejo

Tras descargar prácticamente todo lo que tenían, aun tuvieron ganas de salir, humareda saliente del camerino mediante, a ofrecernos una de las canciones más bonitas escritas en los últimos años: ese If You Catch Me Staring que hubiera hecho que el Elvis Costello nuevaolero vendiera su alma, tras la cual cerraron persiana con la bailonga Baby We're A Bad Idea. Por supuesto, este es uno de esos conciertos en los que el personal podría haber aguantado toda la noche escuchando tocar a una banda tan inusualmente tremenda. Lamentablemente, al día siguiente se trabajaba, pero la satisfacción de sentirse el elegido por una noche, tampoco es mal premio de consolación. A la próxima, no se les ocurra perderse de nuevo a estos tipos, eso ya sería de juzgado de guardia.

Galería fotográfica: 



Foto: Fabio Mogrovejo


Foto: Fabio Mogrovejo


Foto: Fabio Mogrovejo

Foto: Fabio Mogrovejo

Foto: Fabio Mogrovejo

Foto: Fabio Mogrovejo

Foto: Fabio Mogrovejo

Foto: Fabio Mogrovejo

Foto: Fabio Mogrovejo


Foto: Fabio Mogrovejo

Foto: Fabio Mogrovejo

Foto: Fabio Mogrovejo



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario