Nuestros sellos favoritos (5): Pretty Olivia Records - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

martes, septiembre 08, 2020

Nuestros sellos favoritos (5): Pretty Olivia Records

Si hay un sello (realmente) independiente que nos movió a tomar la decisión de realizar esta pequeña labor de visibilizar los muchos que pueblan la península es Pretty Olivia Records. Capitaneada desde la ciudad de Alicante por el alcoyano Javier Abad, esta pequeña discográfica es un ejemplo de tesón, buen gusto y militancia que cuenta ya con un más que nutrido catálogo tanto de referencias nacionales como foráneas -pretéritas o actuales- que ha hecho las delicias de los aficionados al buen pop de guitarras. Sí, ese que lleva las melodías gloriosas, arpegios tintineantes y candor juvenil por estandarte y que hace parar el corazón cuando suena. Anunciaron retirada poco antes de la pandemia, pero si algo ha tenido la susodicha de bueno es que su responsable ha decidido que el mundo ya es un lugar bastante angustiante ahora mismo como para dejarlo sin buena música, así que vuelve a la carga en breve. Por eso ha sido un placer tan inmenso que Javi respondiera de forma tan amable y sustanciosa a nuestro cuestionario. He aquí el resultado...





Qué fue lo que os hizo querer montar un sello?

Realmente no hubo una única razón. Más bien fue una acumulación de situaciones que se dieron para convertir un momento en el “ahora o nunca” que siempre se necesita para cualquier absurda aventura. Por un lado estaba sin trabajo, tenía tiempo y una indemnización tras 16 años en la que era mi empresa, que posibilitaban el arrancar. Por otro lado este era un sueño de siempre. Cuando todo el mundo quería ser Morrissey o Johnny Marr, o Robert Smith, o Bernard Summer…. Yo siempre decía que quería ser Tony Wilson, el capo de Factory, o Geoff Travis de Rough Trade, o Alan McGee de Creation. Siempre me atrajo esa parte del “mecenas”, el que descubre cosas, el que ayuda a dar a conocer o crecer. Yo que nunca he tenido el más mínimo talento musical no tenía otra opción de devolver a la música todo lo que ella me ha dado a mí: montar un sello. Con lo que si juntamos: tiempo, algo de dinero y ganas de cumplir un sueño… ya solo faltaba el empujón que me dio Rita, el amor de mi vida, para lanzarme.


Cómo y dónde empezó todo?

Pues como te contaba antes, al darse todos los condicionantes, recuerdo estar una noche escuchando en el Bandcamp las canciones de un valenciano que me volvieron loco (mi hermano Vicente Prats). Rita me dijo: “escríbele, empieza con él”. Y así fue, le mandé un mail y a la mañana siguiente ya tenía su respuesta entusiasmada. Ahí empezó todo. Unas semanas después pude quedar con él en Valencia. Conectamos enseguida y todo fue muy fácil. Estoy muy orgulloso de ese primer disco y todo lo que significó.


Entre cuántos lleváis el sello?

El sello es un proyecto exclusivamente personal. Yo lo hago todo y tomo todas las decisiones. Es curioso que siendo, como soy, una persona muy de consensos, siempre he tenido claro que Pretty Olivia era un sello que obedecía única y exclusivamente a mis decisiones y forma de ver las cosas. Ni siquiera me gustan las coediciones, aunque haya hecho alguna. Lo siento pero soy muy dictador con todo lo que rodea a la edición musical, las cosas las hago como yo quiero o mejor no hacerlas. No vivo de esto así que es lo mínimo, no?

Javier Abad

Os movéis en un estilo o estilos determinados?

Me gusta esta pregunta. Hay gente que dice que Pretty Olivia es un sello de powerpop. Y otra gente que dice que es un sello de indie pop. Y ambos están equivocados y detrás de esos comentarios suele haber algún tipo de desprecio implícito, como de que es un sello muy corto de miras o algo así. Yo animo a cualquiera a que escuche con un mínimo de interés y sin prejuicios la discografía del sello. En mi opinión no tiene nada que ver, por ejemplo, el sonido 60s de The Wellgreen, con el jangle psychpop de los Wild Poppies, o el pop rock clásico de Dropkick con el jangle de dormitorio de los Reds , Pinks and Purples. Evidentemente es un sello de pop, y de pop fundamentalmente de guitarras, pero dentro de esa acepción hay gran variedad de sonidos y emociones.


Vinilo, cd o streaming?

Yo respeto a todo el mundo, pero vinilo. Como te decía antes, Pretty Olivia obedece exclusivamente a mis gustos y preferencias, y yo prefiero el vinilo. El streaming es un buen complemento para dar a conocer música, es barato y accesible, pero me cuesta darle un valor. Y en cuanto al CD mucha gente olvida mencionar que la tirada mínima son 500 copias, menos de 500 copias son CD-R, y yo me niego a editar CD-R, desde luego. Desgraciadamente 500 copias te garantizan un alto número de posavasos…


Cuáles han sido las mayores satisfacciones que habéis tenido?

La verdad que son muchas, estoy orgulloso y enormemente satisfecho de los 31 discos que he editado. Solo hay un par (curiosamente los coeditados) en los que yo hubiera hecho algo distinto.
Como te decía, en el plano musical estoy super contento con todos los discos, me encantan todos! De lo contrario no los habría editado, claro. En el plano personal, en la relación con los músicos, también han sido todo satisfacciones (otro tema es todo lo que rodea a la música, otro día hablamos que da para mucho…). Si acaso es imposible no destacar la gira que hicimos Wellgreen y Star Trip, seguramente de los mejores días de mi vida y la forja de unas amistades para siempre.


Cuáles son los criterios de selección a la hora de trabajar con los artistas de vuestro catálogo?

Es realmente un único criterio: que me gusten. No miro “potencial” comercial, si se venden genial, si no se venden pues una pena. No hay más, si me entusiasman a mi es suficiente.

Star Trip. Foto: María Carbonell y Susana Godoy

Qué ofrecéis a esos artistas y que os aportan ellos a vosotros?

Yo en esto soy muy autocrítico. Creo que les aporto poco. La primera conversación con los grupos que edito ya lo dejo claro: si buscas un sello que “lance” tu carrera o similar yo no soy tu sello. No tengo contactos, no vivo en Madrid o Barcelona, tengo poco tiempo para temas de promo, no organizo conciertos… a cambio pago todo lo relacionado con la edición (nada de esta moda de compartir gastos grupo y sello) aunque desgraciadamente no la grabación, es inviable. También ofrezco algo más intangible pero muy importante, y que no suene pedante, les ofrezco ser parte de Pretty Olivia. Qué significa eso? Pues significa un buen número de gente que te va a escuchar con interés por ser “fans” del sello, que seguramente comprará tu disco y te verá en concierto. Estoy muy orgulloso de la pequeña comunidad que hemos creado alrededor del sello, gente que ama la música del mismo modo que yo, con las mismas inquietudes. Pocos pero pata negra jejejeje


Veis recorrido a seguir editando discos largos en un mundo de consumo de información rápida?

Sin duda, y por varios motivos. Primero porque aunque quede más guay decir aquello de “mi formato favorito es el 7” “en mi caso no es así. Me encantan los singles pero prefiero los LPs, no tengo ninguna duda. Además los 7” son un riesgo tremendo, los tienes que vender casi al coste para que no salgan muy caros, una pena. Y luego es que en mi acercamiento a la música cabe todo, la inmediatez de una buena canción pop y la emoción sin igual de un larga duración donde puedes disfrutar de todos los matices que el músico le quiere dar a su mensaje.


Realmente de todo esto se puede sacar un rendimiento económico que de para comer o es algo altruista que se hace por amor al arte?

En mi caso es que nunca vi que se pudiera vivir de esto. Soy economista y analicé bien la jugada antes de empezar, y no, es imposible con mi forma de ver qué es un sello el poder vivir de él. Para ello tienes que hacer cosas que yo me niego por principios: pensar en el mercado más que en lo que me gusta, gestionar los derechos, buscar meter canciones en publicidad o series, hacer la pelota, … yo no tengo ni tiempo ni ganas de hacer esas cosas. Dicho esto no me puedo quejar, llevo 31 discos editados y no he perdido ni un duro, todo lo que se ha sacado ha servido para financiar los discos que no se han podido vender bien. La independencia económica es fundamental para una verdadera independencia artística, no hay otra.


Os planteáis otras vías de actuación como las reediciones de clásicos perdidos o la promoción de conciertos?

Bueno, reediciones de clásicos ya he hecho (Wild Poppies, rainyard, Cypress, mine!, Primary 5, ...).  En cuanto a los conciertos… definitivamente es un mundo que ni controlo ni me gusta, me pone muy nervioso, lo paso fatal las escasas veces que me he metido en ello. A eso que se dediquen los que saben, mucho mejor.


Cuál ha sido el impacto en vuestra estructura de la crisis del Covid-19?

Realmente ahora mismo Pretty Olivia estaba en un pequeño paréntesis para coger fuerzas, en ese sentido, al no tener novedades en la calle, no nos ha afectado. Tras el verano volveremos a la carga cuando lleguen a mis oídos discos que me hagan tilín y los edite. Afectará? Seguro. Pero yo soy optimista y cuando todo esto pase a lo mejor vivimos unos tiempos mejores y más ilusionantes. Keep the faith!


Se hace difícil seguir?

Cualquiera que tenga un sello te lo dirá: si, queremos dejarlo varias veces al día. Pero al final escuchas esa canción, recibes ese mail de alguien emocionado con lo que haces, lees esas palabras bonitas sobre un disco que has editado… y se te olvida todo lo malo. Creo que es importante tomarse tiempos de reflexión, no ponerte a sacar cualquier cosa porque acabas quemado y cansando al respetable.


Selecciona cinco lps y cinco canciones que sirvan para resumir vuestro catálogo y comenta algo de cada una, a ser posible


Vamos allá:

LPs:

Vicente Prats: “Vicente Prats”
Con él empezó todo. Visto con perspectiva le eché narices, creo. Un disco de un tipo por entonces desconocido de Valencia, canciones que ni siquiera eran nuevas, cantadas en castellano (cuanta tontería hay todavía en algunos sectores con este tema)… Pero ahí estaba todo, mis penas y mis alegrías, mis melodías soñadas, mis paseos por Valencia, las guitarras hirientes…






The rainyard: “A thousand days”
No me gusta pasarme en los elogios hacia mis discos, queda un poco feo, pero con este no puedo cortarme porque como fan lo pensaba: este es el mejor disco de janglepop jamás editado, al menos de ese jangle ultramelódico de los 80 que tanto me apasiona. Encima eran australianos, como para no volverme loco con la posibilidad de ser yo el que editara estas canciones tantos años perdidas. Si hubiera hecho 1.000 copias las habría vendido, fue un pelotazo total y se pagan locuras por una copia (NO las compréis! Alguien reeditará esta joya en algún momento, seguro).



El Palacio de Linares: “Ataque de amor” 
También me resulta difícil cortarme con las alabanzas a este disco, ya reconocido como uno de los mejores de la década en varios medios. Pop colorista y melancólico, melodías inspiradísimas y letras con las que sentirte identificado. Tanto este disco como el posterior Largos agotadores me han proporcionado una felicidad y satisfacción incomparables. Creo que es ya un clásico del pop en castellano, sinceramente.





The Wellgreen: “Summer rain”
Como ya comentaba antes, conocer a los Wellgreen ha sido una de las grandes cosas de montar un sello, ojalá pueda seguir sacándoles discos durante muchos años!!! Talento puro el de estos escoceses que empiezan a ver reconocido, por fin, lo grandes que son, tanto por separado (Marco Rea, Kidd, Daniel McGeever) como con otra gente (BMX Bandits, Lavinia Blackwell,…). Wellgreen son música, las 24 horas del día.





Young Scum: “Young scum”
El indiepop ha sido el gran amor de mi vida (musical) y poder haber editado esta absoluta maravilla de indiepop acelerado, lleno de estribillos colosales, guitarras frenéticas, letras sobre la pérdida de la inocencia… gloria eterna a este tipo de discos! Otro disco del que tenía que haber hecho más copias… lo siento por los que se quedaron sin él.







CANCIONES:

Venga, elegiré 5 que no sean de los LPs anteriores:

Loor a los héroes: “White village”


Gloriosa cara b del primer single que edité. Estos chicos de Wigan lo tenían todo para triunfar… la eterna historia del pop. Creo que una joya absoluta de canción.

Treebound Story: “Swimming in the heart of Jane”

Otra de las cosas mágicas que me han pasado fue reeditar una de mis canciones favoritas de todos los tiempos. El gran Richard Hawley en uno de sus grupos anteriores bordando una melodía mágica de guitarra, de una elegancia arrebatadora. La adoro.


Summer Fiction: “Perfume paper”

Más momentazos, en este caso editar en vinilo el disco del gran Bill Ricchini. Fue genial conocerlo, un auténtico genio que esperemos que vuelva a darnos pronto más momentos como los contenidos en “Himalaya”. Un disco perfecto.

Hank Idory: “Algo está cambiando”


Otro genio que se pasea entre nosotros, y encima por Valencia! Juancho es increíble, no sabéis las maravillas que tiene preparadas para un nuevo disco!! Menuda canción.

Kidd: “Cyan Seren”

Correcto, otro genio, Stuart Kidd. Si media Escocia quiere trabajar con él será por algo, no? Desgraciadamente este disco no he conseguido que llegue a la gente y honestamente creo que es uno de los momentos álgidos del sello, un absoluto torrente de creatividad e imaginación. El pop era esto, señores.


Me veo obligado a poner una sexta por razones evidentes: “Mi pequeña Olivia” de Star Trip, incluida en el fantástico proyecto de Music for gloves que ideó Pedro Vizcaíno. Como lloré durante el confinamiento escuchándola.


Cuál es el disco que no publicasteis y os hubiera gustado publicar?


Había uno, pero como pienso publicarlo en algún momento pues no pasa nada. Si la pregunta va por discos de otros sellos que me hubiera gustado publicar a mi… tengo debilidad por el segundo de los Ginnels que editó mi amigo Jorge en su INCREÍBLE sello (Tenorio Cotobade). Envidia de la mala!


Si queréis escuchar (y comprar, si quedan) todas estas maravillas, podéis hacerlo desde aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario