Entrevistamos a Pilar McCarthy: "Lo más importante para mí, ha sido ser honesta conmigo misma y con el momento en que nos encontramos." - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

sábado, noviembre 28, 2020

Entrevistamos a Pilar McCarthy: "Lo más importante para mí, ha sido ser honesta conmigo misma y con el momento en que nos encontramos."

 


El verbo recibir a veces se conjuga de una forma tan fácil y elegante que, en este empeño de seguir escribiendo sobre música durante estos años, siguen llegando propuestas que merecen una atención especial, repleta de calma, y que te descubren caminos poco transitados en tu escucha personal. En “La Senda del Agua” de la cantante y compositora valenciana Pilar McCarthy, encontramos ese factor sorpresa al escuchar un trabajo alejado de mis intereses musicales más primarios. Pasando a ser receptora inexperta pero entregada en su totalidad a unas canciones que, me hacen descubrir unas composiciones que juegan de forma sencilla con lo más puro de la música clásica y la riqueza de la multiculturalidad; una obra de gran apertura que entremezcla estilos e influencias como el jazz, el folclore de diferentes países, el pop y world music con gracia, certeza y la naturalidad de los principios.

Quince años de carrera musical en las que ha colaborado con otros artistas (La Rana Mariana, Muerdo o Thaïs Morell, entre otros), cofundó la banda Sonido Mestizo Nanai, o ha compartido dúo acústico (Laraia) junto a la pianista y cantante bermeana, Amaia Izarzugaza y también ha formado parte como vocalista de la banda de Jazz Swing DómiSol Sisters acompañándolos en su última gira. En todo este tiempo, nos preguntamos si no había sentido la necesidad o no se había atrevido a dar el valiente paso de emprender un proyecto en solitario: “Se juntan un poco de las dos cosas. En parte, no me había atrevido a zambullirme en mi vulnerabilidad. Cuando pones tu nombre y te desnudas supone un paso grande, dejas de esconderte en el nombre de un grupo. Además, también cuenta la necesidad que tenía personalmente de crear algo propio. Tenía que llegar una pulsión verdadera que fuera decisiva”.

Canciones que se respiran con naturalidad, con buenos y diversos aires, y con clasicismo; las composiciones se muestran cristalinas y sin  apenas aparentes imperfecciones, y, sobre todo, fluyen como el agua que tan presente está en ellas: “Son canciones y bocetos que empiezo a hacer  hace muchos años y culminaron cuando me fui a Holanda a vivir. Allí llovía de forma constante, y la lluvia ha sido el motor de la composición. Estar más tiempo en los interiores, dentro de casa, más alejada del exterior, también ha influido. El encontrarme tranquila y con más tiempo para componer, me ayudó a darle forma.” 

Un resultado sobresaliente para ser un debut que se explica con toda esa carrera ascendente hacia el conocimiento y la madurez del momento en que llega la creación de este Ep: “Ha sido parte decisiva el respeto total del productor, Rafa Morales, bajista que conocí en Holanda. Ha aportado un montón de cosas a mi obceque personal. Sin una mirada externa, sin juicios y con una inmensa sabiduría a muchos niveles, no llegas a puntos tan claves. Además de que en el proceso ha preservado esa esencia que tenían las canciones cuándo nacieron en la habitación de mi casa”. 

Un disco con cuantiosas colaboraciones que mantiene una cierta paridad, un equilibro no buscado si no derivado de la lógica y de la necesidad de rodearse de un espectro musical diverso y en constante movimiento: “Coincide que las colaboraciones femeninas son todo voces, en la presentación de Holanda si tuve a compañeras instrumentistas (flauta, percusión). No es un camino fácil, hay más voces que instrumentistas. Pero poco a poco voy encontrando una red femenina con las que caminar, que ayuda a no sentirse sola en muchos momentos. Necesito sentir a mi alrededor la energía femenina en muchas cuestiones, como en la toma de decisiones. Siento que he de rodearme de un equipo ecuánime y equilibrado”. La multiculturalidad y un lenguaje que junta lo tradicional, el folclore, la música antigua, hace ganar enteros a la jugosidad de la obra: “Desde bien pequeña vengo escuchando de todo, y eso ha sido, el fundamento de lo que ha ido saliendo poco a poco. Con sinceridad, el momento en que da forma todo lo que llevaba dentro es cuando voy al conservatorio de Rotterdam. Había un departamento muy chulo de músicas del mundo, yo en concreto me especialicé en música latina y brasileña. Pero había optativas como música india, turca o flamenco. Allí en Holanda es donde toda esa amalgama más la información que yo traía en la memoria de mi cuerpo sonoro, se fue gestando y es lo que he reflejado en “La senda del agua”

Un trabajo que es la máxima expresión de como canalizar sentimientos y emociones duros y tristes. De convertir un golpe emocional o un desgarro vital en unas composiciones que sanan, abren nuevas preguntas, purifican, a través de sonoridades que van desde la quietud pacífica y elegante hasta el movimiento catártico y esperanzador. Como elemento catalizador, el agua que ha acompañado y significado el trayecto personal de Pilar en la creación de su primer trabajo: “El agua ha estado siempre ahí, tanto en Holanda por la lluvia constante, la fuerza de los canales, o poder sentir que estaba rodeada de agua, o como cuando pensaba en València, mi tierra. y su mar mediterráneo.” Y con ella, una manera de entender la muerte y la perdida de los seres queridos: “El disco es una reflexión binomio, entre la vida o la muerte, concebido tras una ruptura, su duelo y la pérdida de uno de mis mejores amigos. Entonces me vinieron muchas preguntas, que no se podía resolver. Y sentía la necesidad e expresar esa tristeza y angustia que sentía, que coincide con mi partida a Holanda. Todo se puede ver reflejado en el agua y sus múltiples manifestaciones; la inmensidad del mar, un riachuelo, algo que se evapora, una cascada con su fuerza, la calma de un lago. En definitiva, fue un ejercicio de introspección enorme sobre cuestionarme la idea de la vida y la muerte.” 

Valorando de forma global el conjunto de estas canciones, nos deja con unas últimas palabras para que nos sirvan junto a todo lo ya contado, de antesala de su escucha: “Mis pretensiones no era encontrar perfección, ni ser tan limpia en los resultados. Pero las cosas pueden salir de una forma diferente a la idea inicial. Eso sí, siempre busco la belleza. Tengo mucho que aprender aún, es un primer trabajo, una pequeña incursión. Todo lo aprendido suma y ayuda para los nuevos pasos a seguir. A nivel personal, para mi es regalo del cierre de una etapa en Holanda. Arrancar para demostrar madurez, aunque siga pensando que por dentro aún estoy tierna. Lo más importante para mí, ha sido ser honesta conmigo misma y con el momento en que nos encontramos.”

Fotos: Pat Lemos

Más info:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario