Ana Béjar: "Sahara star" (Belamarh, 2020) - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

jueves, diciembre 03, 2020

Ana Béjar: "Sahara star" (Belamarh, 2020)

Hay artistas que deberían ser portada de webs y revistas musicales cualquiera que sea su orientación sonora. Mentes pensantes y brillantes que no se detienen en la fachada ni apuestan por el camino fácil, sino que a cada paso intentan llegar un poco más allá para dejar un poso en el oyente difícilmente olvidable. Ana Béjar es una de esas voces en el desierto, y ha entregado un disco lleno de emociones a flor de piel en el año más odioso de nuestras vidas.


Deberíamos enorgullecernos de tener en este país de risa, sobre todo en lo que respecta a una ya definitivamente mancillada escena cultural, a una artista de las características de la jerezana Ana Béjar. Alguien que proviene de una banda (Usura) y una escena, la del noise de los noventa, que a fuerza de saturación dejó más de un bonito cadáver por el camino, y que sigue empeñada en hacer discos que solo interesarán a una minoría, esa que aún está dispuesta a escuchar canciones casi paranormales, alejadas por definición de un mainstream cada vez más dañino. Alguien, además, que recoge y reinterpreta la herencia de las llamadas reinas del alt folk norteamericano, con la enorme PJ Harvey (a la que se aproxima con elegancia en “I’ve got a star”) como referencia primaria y otras apóstoles de la intensidad sonora como la maravillosa Cat Power o la ya sobrevalorada Angel Olsen. Tal vez el concepto de esta cantautora se enfoque más hacia los últimos discos de la siempre imprescindible Fiona Apple, trabajos en los que la expansión y la búsqueda de la esencia como principio fundamental priman sobre la forma e incluso el modo de expresión. En “Sahara star” lo hace de forma evidente y con cierto descaro, hasta cuando versiona de manera excepcional un original de Vic Chesnutt retitulado “Everything”, y ni siquiera se excusa en la raquítica instrumentación de “Haunting eyes”, tal vez el paradigma de un sonido y un universo propios, expandidos a conciencia en “Exile” y esa progresión acústica marca de la casa. 

Un conjunto de canciones elaboradísimo, un cruce de fronteras estilísticas y capas de cuerdas acústicas y eléctricas que empieza en “I first came blind” y se prolonga en un recorrido serpenteante y fundamentalmente oscuro, repleto de recovecos por donde se cuela un sol tímido e igual de inquietante. Los arreglos de Jesús Martínez, el brazo derecho de una creadora en pleno estado de ebullición emocional, consiguen recrear el sonido del agua, del aire, del fuego, en una suerte de country deconstruido, así como en ese cántico desesperado al infierno de los sentimientos que es “And yet it’s not night”, como si quisiera anunciarnos que la luz del día nos sanará a todos de los males que aún amenazan con contagiarnos.


La idea del rock que bulle en la cabeza de Ana Béjar no es otra que la intuida en “Sahara star”, una aproximación al universo infecto de unos Bad Seeds o, visto con otra perspectiva, una probatura post-rock más que acertada. Hay también trazas de banda sonora en “Rhoda”, posiblemente para una road movie o serie con personajes fantasmagóricos, y una exploración constante hacia nuevos territorios, sin apenas concesiones ni ánimo de conducir por el centro del carril. Un álbum pensado como un puzzle de rock atmosférico, crepuscular en las ensoñaciones que aborda a base de programaciones y percusiones reales o figuradas. Como un paisaje emborronado, o como la nana con acordeón que lo cierra (“Himmel und Erde", único tema del lote cantado en castellano), la música de esta mujer es a la psique del oyente lo que una yesca mojada en un fuego nocturno. El empeño por perdurar sin dejar rastro. O lo que es lo mismo, otra forma de conocernos a nosotros mismos sin dejar de hacernos las mismas preguntas de siempre.


                    

Escucha "Sahara star" aquí.

Más info: 
https://es-es.facebook.com/ana.bejar.37/
https://www.discogs.com/es/label/893530-Discos-Belamarh

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario