Fischer Tropsch: "Dioxin" (Lunar Discos, 2021)

Es sano, y casi necesario, que de vez en cuando lleguen a nuestras orejas y a nuestras manos ediciones limitadas en vinilo con canciones nuevas, impactantes y frescas como una tormenta de verano. Y aunque el otoño sea hasta ahora suave, el ambiente sonoro se llena de bruma con la presencia de bandas que saben enturbiar nuestros corazones. Eso sí, siempre en el buen sentido. Escuchemos este EP de los sevillanos Fischer Tropsch y pensemos en eso: en cuánta falta nos hace acercarnos a personalidades extremas y las circunstancias que las hicieron convertirse en música.


Apenas cinco canciones pueden bastar para dibujar el mapa sonoro perfecto de una revolución. Interior y externa. Una somera radiografía de la sociedad moderna, anclada en sus propios atavismos e inconsciente de unas limitaciones vitales y sentimentales que provocan tormentas, aquí expresadas en un ramillete de temas con la ansiedad siempre a punto de estallar. Incluso el título elegido para este intensísimo EP, “Dioxin”, alude al contaminante ambiental que indefectiblemente nos afecta como individuos implicados en cualquier comunidad. De cómo y cuándo podemos liberarnos de dicha afección van unas canciones, las de Fischer Tropsch, que a su vez narran el proceso de alienación de alguien en pleno proceso de descomposición cognitiva. No acaban ahí las intricaciones emocionales de un trabajo marcado por la propia edición en vinilo, un hechizante verde sobre negro con caracteres psicodélicos titulando piezas rabiosas, riffs de guitarra envenenados, bajos lacerantes y percusiones al límite del despiece industrial. Todo grabado bajo un prisma lo-fi ambiental y bajo la ajustada producción de Fernando Zambruno, nombre experimentado en la efervescente escena sevillana.

Desde “Wrong chemicals”, primera parada en el viaje a la locura del protagonista del EP, en la que se narran los condicionantes de dicho estado, hasta su conclusión en la sucia “Relieving”, el final -¿afortunado?- de una excursión paranoica atravesada por huracanes inmisericordes (“Broken bolt”), texturas de rock alternativo (“Zoned out”) y magia negra de guitarras (“Anxiety”) solo podría llegar después de habernos dado un paseo por las perjudicadas neuronas de un ser tan atormentado como guiado por un puro instinto de redención. Elaborar un recorrido musical así de breve y completo no es tarea fácil cuando se quieren retratar tantos recovecos difícilmente describibles con palabras.

En absoluta coherencia con este fantástico mini disco y por si quedaba alguna duda sobre su gestación y plasmación, el cuarteto hispalense toma su nombre del proceso químico que en 1925 desarrollaron los alemanes Franz Fischer y Hans Tropsch, a través del cual fue posible la fabricación de diversos combustibles a partir de gases de desecho o varios tipos de residuos industriales. Una metáfora brutal sobre lo que podemos encontrar aquí: la descripción general de una transformación personal contada con la música que mejor podría hacerla comprensible. Cosas así, cuando llegan a tus oídos, hacen que todo tenga mucho más sentido.

              

Escucha "Dioxin" aquí.

Más info:

https://www.sevilladisonante.es/grupo/fischer-tropsch-ficha-biografia-banda-sevilla/

https://es-es.facebook.com/pg/fischer.tropsch.band/posts/

https://lunardiscos.bandcamp.com/track/relieving

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente