[Crónica] Melifluo en Planta Baja (Granada) 15/01/2022


No estamos precisamente en un buen momento para ir a conciertos, quizás, por eso, el sábado en Planta Baja apenas se llegó a un tercio de aforo para ver a los baezanos Melifluo. Una lástima porque la banda, formada por Juanca (Supersubmarina) y Gómez (Casasola) funcionó como una máquina perfectamente engrasada con un sonido impecable y unos temas dinámicos y bailables. 


Con su gira “Pasado-futuro 2.0” y todas las dificultades propias de la situación actual, la banda abrió la noche con “La aventura de sentirnos vivos”, toda una declaración de ese sentimiento compartido de que, por ahora, estar vivos es lo más importante que nos puede pasar. Desde ahí, una secuencia ascendente donde los temas fueron constantemente a más y en la que sonaron temas como “Me faltas mucho”, “No fui yo”, “La guerra de las Galaxias” o, ya llegados a la parte final “Luke en el espacio”, “Aún nos quedan tantos años” y “Ya no soy el de antes”. 


Entre medias, alguna versión y temas nuevos de la banda, con los que completaron un setlist que sirvió como recorrido por la aún corta, pero intensa, vida de la banda. Para la ocasión llegaron a Planta Baja con su propio espectáculo de luces y sus propios focos para dar una estética de gira a su puesta en escena. Iluminación que, si bien suponía una buena base para el espectador, dificultó sobremanera la toma fotográfica para reflejar el ambiente del concierto, prácticamente centrado en rojos, colores muy saturados y una enorme presencia de humo. 


Fuera de las dificultades a nivel de captación de la imagen, hay que reconocer que hoy por hoy es de apreciar que una banda se curre su propia imagen apostando también por la iluminación en escena y, en este sentido, Melifluo habían cuidado detalles como la luz y el vestuario para ofrecer esa versión trabajada de sí mismos. 


Cierto es que Planta Baja es una sala que siempre suena bien y eso influye mucho en cómo se percibe el propio concierto pero, además, la banda sonó compactada y demostró el bagaje previo y la experiencia musical de sus componentes. Lástima, como he comentado al principio, que la asistencia fuese tan floja porque la banda va camino del ascenso definitivo y después, en festivales, no se disfrutan tantos los conciertos como en su espacio natural, las salas. 

Crónica y fotos: María Villa

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario