• Breves

    sábado, diciembre 08, 2012

    Tuco + Boys – Sala Wah Wah. Valencia, 7 – 12 – 12


    Tuco + Boys – Sala Wah Wah. Valencia, 7 – 12 – 12

    Se podría decir, sin temor a equivocarse, que cada vez aparecen más bandas que homenajean o versionean a los grandes grupos populares y, por ende, clásicos, que nos ha deparado la historia de la música, si no fuera porque, en verdad, ha sido la práctica habitual desde que el mundo es mundo y la música música. Por mi parte, realmente, nada que objetar: todo lo contrario, siento un gran aprecio por esa especie de sinceridad de esta gente que se reúne como muestra de su amistad personal y rinde tributo a las canciones que les han marcado de por vida (como lo resumimos en una frase rápida y más o menos hueca, podemos pasar por alto lo avasallador de su contenido: o sea, una biografía entera trazada por las piezas que a alguien se le ocurrió una vez componer hace bastante tiempo. Pura magia esta, como se suele decir, banda sonora vital). Eso sí, podríamos confundir o mirar hacia otro lado si no dijéramos que en estos casos la creatividad suele quedar al margen, esperando a las puertas del local de ensayo, contando los minutos hasta que sus dueños se decidan a recogerla de su particular guardería. Y es que suelen tratar con canciones tan conocidas por la gente, por el público supuestamente de a pie, que nadie, ni ese público ni los propios músicos, quiere cambiar la más mínima nota: los primeros por el fundamento del reconocimiento y el escalofrío inmediato (vamos, como hace cualquier adolescente en la discoteca cuando reconoce su canción favorita, pero en versión rock, saltos y gritos incluidos) y los segundos por el mero empeño de estar a la altura del original traído a colación.

    Y con ésto y un bizcocho podríamos finiquitar por hoy la crítica del concierto de ayer de Tuco y Boys en la Sala Wah Wah, ya que hubo poco más que contar durante la actuación, pero como me piden que rellene más de un párrafo, nos detendremos un poco más... no demasiado, porque si hace unas semanas me gané un severo comentario por afirmar en una de mis críticas que la música de cierta compositora nunca me había interesado lo suficiente como para conocerla y escucharla en profundidad (a pesar de que había hecho mis deberes y había escuchado toda su discografía unas cuantas veces previamente al concierto), ahora espero ganarme algo similar (que esas voces se “tiren de los pelos”) cuando diga que nunca en la vida había escuchado ni a Tuco ni a Boys y que acudí al concierto, uno, de forma improvisada, y, dos, desde el total desconocimiento y, por tanto, desde la falta absoluta de prejuicios previos (además, si nos ponemos puristas, dado que se trataba de un concierto tributo, podría considerar que me había pasado la vida informándome de ello).

    Tuco es fundamentalmente hard rock instrumental con formación de guitarra, bajo y batería, excepto en dos canciones a las que se unió, en la voz, Pablo Tárrega, cantante, a su vez, de Boys, formación que reunía a, de nuevo, un guitarra, un bajo y una batería. Las influencias de Tuco son más rebuscadas, dentro de lo que cabe, más libres y menos constreñidas respecto a lo que nos referíamos antes como tema “versiones conocidas”, mientras que las de Boys vienen a ser una especie de convencional (que no malo) greatest hits al más puro estilo recopilatorio de Carrefour (que, por cierto, tiene algunas selecciones magníficas... fáciles pero magníficas, como lo fue la de Boys).

    Evidentemente quedó claro para todos los que estuvieron allí (bastante gente, por cierto, sobre todo amigos de los músicos a los que no les costó demasiado desembolsar los escasos dos euros que costaba la entrada) que ambas bandas, sobre todo en el caso de Tuco, tenían un directo muy potente. Sin embargo, especialmente Boys, se olvidaron de tener en cuenta algunas cosas: la primera, fundamental y básica, es que alzar mucho la voz, mostrándose como muy rockero de toda la vida (pidiendo cerveza, exigiendo que suban el volumen de las guitarras continuamente,...), no implica decir una verdad y eso es una pendiente cuesta abajo hacia una falsa postura de la impostura, con perdón, así como que por muchos gestos que se hagan no tienen que comunicar una expresión. Potencia, por tanto, sí, desde luego, pero al servicio de un vacío artificio. Se puede versionear, casi es una obligación moral en estos tiempos que corren, a la Creedence, a James Brown, a The Doors, a los Rolling Stones, a los barbudos ZZ Top e incluso a los Kiss y a todas las american band (nombre de una de las cover que se escucharon anoche) que se quiera, pero el problema es que esas mismas american bands eran, casi todas, excepcionales, y no sólo por su música o la ejecución portentosa de ésta, sino por ser, volvamos a ello, vehículos de transmisión del pensar y del sentir de toda una generación. Lo que antes era inflamable, ahora puede devenir en mero soplete ocasional, que puede soldar ciertas fisuras en la educación musical de algunos, pero que apenas cubre las necesidades de profundizar. Y eso les ocurrió a las bandas de ayer, especialmente a Boys: revivir aquellas sensaciones, marcadas por un sentido a destiempo que fueron incapaces de rememorar... y eso que la rabia y la ira que están recorriendo las calles de todo el mundo actual en esta época de salvaje crisis y de sistemas económicos sin rumbo podría enlazar perfectamente con aquellos momentos de perdida, odio y esperanza. Ayer había fiesta, alegría de viernes noche, pero ni la más mínima reflexión. Quizás, ahora mismo, no lo queramos saber o prefiramos mirar hacia otro lado, pero puede que ésa sea, al final de todo, la única verdad de esta nueva era.
                                                                              Tuco




    Boys






    Boys - I Feel Good
    Tuco

    2 comentarios:

    1. Hola Miguel Ángel,

      No dista mucho de la verdad y de lo que yo viví. Pero la profundidad y el mensaje aparece con el tiempo y la madurez de la banda, formada por sus integrantes. No estuvo nada mal para ser un concierto debut por parte de las dos bandas (Boys, sólo el batería en esa formación), Tuco formada pocos meses atrás.

      ¿Ningún comentario sobre los temas originales de TUCO, los tres primeros?

      Un saludo,

      Edu (bajista de Tuco).

      PD: ¿Qué mejor que una noche de viernes fiesta para olvidarte de la realidad (con potente Rock)?

      ResponderEliminar
    2. https://www.youtube.com/watch?v=1lb1oOFzaFM

      Saludos,

      Edu.

      ResponderEliminar

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves