• Breves

    lunes, septiembre 01, 2014

    COPO – “Todos a la guerra” (Flor y Nata Records, 2014)

    El 4º trabajo de la banda valenciana calza bases bailables 

    Compacto y sorprendente. Así es el nuevo trabajo de la formación de Canals (Valencia) COPO. Carles Arnau (bajo), Antonio Requena (voz, guitarra, sintetizadores), Víctor Vila (batería) y Alberto Lorente (guitarra, coros) editan este 2014 su 4º trabajo, un total de 8 temas que rompen y acentúan a la vez muchos de los límites de su proyecto musical. Se lanzaban al mecenazgo y se ponían en manos de Paco Loco para construir una de las propuestas más arriesgadas de la temporada. Confiando de nuevo en Flor y Nata Records y con la sorpresa de ese Guille Mostaza en los créditos, “Todos a la guerra” no es solo una llamada a la revolución, sino el propio motor que ha impulsado hasta los sintetizadores a COPO. Y con todo el temor que eso puede causar escuchar esto de una formación que ha crecido en una escena reticente a sintes, el resultado no solo cumple expectativas sino que sorprende. 

    Sorprendente en cuanto a pasajes sonoros, mucho más complejos que en “Matrioshka”, “Juegos de invierno” (podéis recordar la entrevista que les hicimos en estas mismas líneas tas su publicación aquí) o “Vals sobre un escarabajo” (que reseñábamos también aquí mismo) y que consigue incitar a saltar a la pista de baile sin concesiones. Sin renunciar al personal lirismo de Requena pero siendo más contundente y sin fisuras. Así es como “Todos a la guerra” nos recluta. Nos enfrascamos en este trabajo canción a canción. 

    Un viraje en su trayecto en el que los momentos bailables toman los mandos de este copo desde los primeros acordes reverberados de “Atardecer en la mitad sur". “…Y esta vez no voy a darme por vencido…”, en uno de los versos se convierte en declaración de conquista, no solo lírica sino también situacional: la banda ha vuelto superando los cambios (la ida de Rocío Carrasco y la incorporación de Carles Arnau) y arriesgándose a salir de los que parece son los parámetros en los que el “indie” debe encastrarse. La ametralladora de Víctor Vila termina por lanzar el puente instrumental de la canción hacia la nueva esfera sonora de la formación, marcando ya la importancia que la base rítmica tendrá este último trabajo. 

    Una apuesta en cuanto a composición en la que todavía quedan los dejes de trabajos anteriores, como en “Vals sobre un escarabajo” o “Juegos de inviernos”, algo de lo que queda constancia en los primeros compases de “Conversaciones en la cima”, para terminar estallando en versos “...qué triste este final, seguro que esta vez no va a doler…”. Fieles al universo lírico en el que siempre han arropado sus historias, pero seducidos por el amplio abanico de matices en los sintetizadores. Las pinceladas que terminan de colorear y de convertir los poco más de 4 minutos de corte en otra fiesta (amarga) sobre la pista de baile. 

    Hablamos constantemente de esas bases bailables que funcionan en tres niveles: tanto desde las bases rítmicas más clásicas (batería y bajo) como con los momentos salpicados por sintetizadores o con la presencia en primer plano de estos. “Inmortales” se abre así, preparando el que será uno de los temas más destacables del trabajo. El modelado de esa “inmortalidad” llega con, quizás, una de las composiciones más ricas y llena de matices de toda la trayectoria de la formación. Percusiones, momentos épicos anclados en ese “…si por una vez fuimos inmortales…” y las descargas de las cuerdas hacia el final del tema convierten al primer sencillo de este “Todos a la guerra” en la verdadera carta de presentación del disco. 

    La participación de Guille Mostaza en “400 golpes” no hace más que incidir en ese componente “festivo” que hay en la guerra conceptual de los valencianos en sus 8 tracks. Si su inicio, el más oscuro de todos, se pierde entre los sintetizadores de Guille Mostaza es simplemente para levantar el tema sin violencia que, junto a “Conversaciones en la cima”, es el que la estructura más nos remite a sus anteriores discos. Un estribillo de tesitura alta en el que Antonio Requena consigue deshacerse de los anclajes y dirigirse “…hacia el vacío…” 

    Rozando lo épico por momentos, “Ballenas” consigue modelar la línea sonora y variar el tempo para que las sirenas, los acantilados y los buzos sigan casi pegados al bajo de Carles Arnau consiguiendo dibujar los trazos del paisaje subacuático en el que también suenan COPO. Con un cierre en el que cuerdas y coros destacan en progresión ascendente y en el que queda constancia de que la producción de Paco Loco es otro componente más en la banda. 

    “Cohetes” frena la intensidad rítmica con la que este “Todos a la guerra” se alza. Sintetizador, bajo y voz para introducir, también in crescendo, al que se acerca a ella. Y si en algún momento hemos hablado de atrevimiento con este trabajo, el tema, lejos de acompasar al resto del tracklist, brilla a base de punteos consiguiendo arrancar por derecho el momento más emocional del trabajo. Densidad emocional que, pese a su tempo calmado, nada tiene de tranquila. 

    Con esa llamada “… ya vienen los indios... " el corte “Los indios” mezcla todo lo que ha rondado los cortes anteriores pero además coqueteando con toques más tropicales con voz auto-tune on a lo Guille Milkyway (Didac Egido). Quizás sea el corte que, por mezclar tantos elementos, menos compacto nos resulte. Y cerrando el disco, y sorprendiendo en su comienzo (nos remite al “212” de Azelaia Banks irremediablemte en sus primeros segundos), también con dejes tropicales (aunque con menos destellos de brillo), ese “No podrán con nosotros” que desde el título se convierte en el tema mántrico del disco. 

    En definitiva, “Todos a la guerra” es una de las sorpresas de la temporada sonora en la escena local y que además lleva el equipaje necesario como para exceder las fronteras localistas y conquistar escuchas y listas lejos de lo que el territorio COPO vislumbraba. Lo complicado de los cambios siempre reside en el primer paso a dar, y la formación de Canals se ha lanzado de cabeza, aferrados a los sintetizadores y con la amenaza (cumplida) de hacernos bailar sin respirar. Desde esta guerra convocada por Antonio Requena y los suyos se han lanzado en caída libre sin temor a tocar suelo… Y cuando se apuesta por estas locuras, el resultado solo puede ser positivo. Si algo “negativo” tiene este disco no tiene nada que ver con el aspecto sonoro, aunque sí con el gráfico, de manos del propio Requena. No podría ser todo tan brillante… ¿o sí? 

    De momento, a través de la página de Bandcamp e iTunes podrá adquirirse el trabajo en solo unos días (el próximo 8 de septiembre) y en formato físico el 22 del mismo mes

    Tracklist “Todos a la guerra” de COPO:
    01. Atardecer en la mitad sur
    02. Conversaciones en la cima
    03. Inmortales
    04. 400 golpes
    05. Ballenas
    06. Cohetes
    07. Los indios
    08. No podrán con nosotros

    Próximos conciertos COPO:
    26 Septiembre – Canals
    10 Octubre – Sevilla (Fan Club)
    11 Octubre – Cádiz (Monkey Week)
    25 Octubre- Madrid (Sala Costello) 

    Más info:
    https://www.facebook.com/pages/COPO/217002438740?sk=timeline
    http://copobajoelsol.bandcamp.com/album/todos-a-la-guerra

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves