• Breves

    domingo, abril 26, 2015

    Freedonia – Loco Club (Valencia, 25-04-15)

    De cómo agarrarse a las entrañas a base de soul y no soltarlas hasta la última plegaria 

    Volvieron a hacerlo. Empañaron las ganas de los presentes con los temas de su último trabajo. Calentaron las pulsiones y dispararon a discreción fragmentos de una batalla compartida. Dignidad y libertad a golpe de soul. Y la confianza de conseguir llegar a ese limbo de emociones tan difícil de visualizar en el día a día. Volvieron a hacerlo en cada deje, en cada quejido, en cada groove… La república independiente de Freedonia llegaba al Loco Club de Valencia con los soldados de su ejército cargados de soul. Y eso que hicieron “doblete”; por la mañana estuvieron haciendo las veces de profesores en un taller de iniciación a la música negra en Una Cosa Rara, y por la noche se vistieron escénicamente con la reivindicación sonora de “Dignity and Freedom”, la evolución sensitiva de su homónimo trabajo de 2012. 

    Clásicos (su querencia a las grabaciones analógicas) y crudos en su interpretación hasta el sangrado emocional. No escatimaron en la entrega sobre el escenario. Álex Fernández (saxo tenor), David Charro (saxo barítono), Israel Carmona (trombón), Roberto García (piano), Luis Soler (trompeta), Isra Checa (batería), Ángel Pastor (guitarra) y Fran Panadero (bajo), como decíamos hace unos días, al servicio de la capitana Maika Sitté y dando vida a lo mejor de la Motown, de la Atlantic o de la Stax. Y repetimos, “a lo mejor”. Sin medias tintas, en hora y media de entrega para acabar en la explosión final y el clímax salvaje al que consiguieron llevar a los presentes. Un público entregado a las incitaciones de la Sitée y también a las propias suyas, como esas parejas que bailaban pegadas en “Beggin' you” o “Now you're loving me” 

    Impecables musicalmente, tanto en los puentes instrumentales (la intro del show) como en aquellos temas a modo de impass a mitad del show (“Shinobi” y “Empalme extremo”), la sección no vocal de Freedonia es uno de los pilares fundamentales de la banda. Sin recursos manidos de lucimiento personal, sin estridencias ególatras, y manteniéndose constantemente en esa “retaguardia” que arropa en todo momento a la vocalista. Los Funk Brothers de esta república musical consiguen que cada detalle, cada inapreciable sedimento rítmico que posan, cobre una luminosidad extrema. Y para ello es esencial lo compacto de la banda, sin salidas ni permutas en sus filas. Desde el cuarteto de metales al teclado, pasando por la batería (en esta ocasión renunciando a la percusión), las cuerdas y sobre todo, y aquí no podemos ser objetivos, el groove sin límites de Fran Panadero al bajo. 

    Pero está claro que la imagen, la electricidad escénica y el corazón desangrado hasta el límite es Maika Sitté. “...La incendiaria Maika Sitté...”, como la presentaron sobre el escenario. Pero más allá, el torbellino acaba de tocar tierra en el momento de pisar la escena. Y para comenzar, nada mejor que comenzar a incendiar la noche con “Dignity and Freedom”, “Living on” o “You can't stop us”, verdaderos motores de su último trabajo. Potencia, rabia y muchas ganas de cambiar lo que nos rodea a golpe de funk. Sin altibajos y en comunión con los temas que conformaron su setlis: depuración vocal, interpretación sensitiva y una entrega física que más de un deportista querría poder acometer a diario. Porque la Sitté se trabaja cada show a conciencia llegando a transmitir esa potencia física que exhibe en cada enérgico movimiento. Desde aquellos movimientos que recuerdan inevitablemente a la tradición del soul sureño, pasando por la imagen de Joséphine Baker o incluso por el “robot”. Y quemando cartuchos hasta el final con el cover del "Don't let me be misunderstood" de The Animals o ese "Shake your body" tan combativo. Lo de Maika Sitté sobre el escenario no tiene nombre y, si lo tiene, está todavía por definir oficialmente. Oficiosamente es la entrega y la pasión que salen desde las entrañas. 

    Un repaso por los temas del trabajo que llegaban a presentar, aunque se dejaban ese “Man like me” en la maleta y recuperaban cortes del anterior trabajo. Indispensables “Running to nowhere” o “Working class”. Pero la que sigue siendo la joya del repertorio sigue siendo ese “Beggin' you” que cerraría el concierto arriba, muy arriba, y erizando a gran parte de los asistentes. Imposible esquivar las heridas que abre sin contemplación un tema que editaron en solitario y al margen de sus dos LP. Con la estructura perfecta, cobrando forma poco a poco hasta explotar en esos dos concretos momentos en los que Maika Sitée se rompe en mil pedazos. Por muchas veces que seamos testigos y participemos de ese exorcismo de soul oscuro y casi indecente, pecaminoso, nunca podremos escapar de su radio de acción: acabamos pereciendo con él en “la última plegaria”. Llegar al éxtasis a través de la intensidad compositiva de 5 minutos.

    El soul, el funk, permitid que lo digamos, siguen siendo la salvación, la redención de los que participamos de él dejándonos llevar por los latigazos de groove atizados por Freedonia en el escenario. Y es que Freedonia no son solo una de las mejores bandas de soul de la escena nacional (si no la mejor), sino que tienen uno de los directos más vibrantes: malear al respetable a su antojo y conquistarlo para tenerlo bailando a los pies de cada uno de los temas. Eso sí que es vivir la música al límite tal y como profesan los dictámenes de la banda. Revencias con una de las ovaciones más largas del público en una sala de conciertos de la temporada; aplausos interminables, incendios provocados. A la salida del concierto, Francisco Hickowski (trompeta de The Go Freaks!), acertaba en la diana: “Son ellos los que tienen razón”. Indiscutiblemente, la razón intangible de por qué ese soul que escupen llega hasta el centro medular de quienes deciden comenzar a militar en sus filas. 

    Freedonia: “Beggin’ you" (2013) 

     Freedonia: Roberto García (teclado)

     Freedonia: Ángel Pastor (guitarra)

     Freedonia: Fran Panadero (bajo)

     Freedonia: Maika Sitée (voz)

     Freedonia: Luis Soler (trompeta)

     Freedonia: Maika Sitée (voz)

     Freedonia: David Charro (saxo barítono)

     Freedonia: Israel Carmona (trombón)

    Freedonia: Álex Fernández (saxo tenor)

    Freedonia: Isra Checa (batería)

    Próximos conciertos Freedonia: 
    28 Mayo – Valladolid (Autoreverse Teatro Zorrilla)

    Más info: 
    http://www.freedoniasoul.com/ 
    http://www.lococlub.org/ 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves