• Breves

    martes, junio 28, 2016

    Those Pretty Wrongs + Star Trip. Loco Club (Valencia). 24-06-2016

    Reivindicación, poco concurrida, pero por todo lo alto, de la belleza, la sencillez y la hondura de las canciones bien hechas, realizada a la par por una super banda extranjera y un combo local.

    Había, hace años, una banda española (que hacía bonitas canciones, por cierto) llamada The Happy Losers. No me pondré a hablar de ellos ahora, pero su nombre me vino a la cabeza por un comentario que me hizo un amiguete de Madrid (que se había desplazado adrede, junto a otros de sus paisanos, para asistir a los conciertos de los que hablamos en esta reseña), en la puerta del Loco Club, instantes antes de entrar a ver a Those Pretty Wrongs. Me decía que nosotros, los pocos asistentes esa noche,éramos unos perdedores, pero no de los simples, nosotros éramos "perdedores divertidos" o "felices", ya no recuerdo bien.

    Y lo decía en vista de una afluencia más que mínima a una propuesta en directo interesante y sabrosa, en el que constituía el fin de semana grande de cierre de temporada de una de las Salas que con mayor intensidad trabaja por mantener viva la música pop en directo en una ciudad, Valencia, tan plagada de eventos musicales y culturales, como vacía de público, pues muchos de los otros eventos que se suponía que esa noche copaban todo el personal, también fallaron en lograr sus objetivos, según dicen.

    Nadie se lo explica. Nadie sabe a qué es debido. Sólo sabemos que delicadas maniobras de orfebrería musical como la que presenciamos la noche de el viernes en la sala valenciana, son disfrutadas, noche sí y noche también, tan sólo por un puñado de aficionados que mantienen la convicción de que merece la pena salir de casa para contemplar la manifestación última y esencial de las canciones que hacen latir su corazón: su presentación en directo. Y esto es una pena, porque al final se cerrará el grifo y sólo nos quedará llorar.

    Pero en fin, no lloremos anticipadamente y vivamos el presente con ánimo positivo: lo que sí es seguro de todo esto, es que la propuesta de la noche era apetitosa y lo que ocurrió en la sala, una magnífica reivindicación del poder de las canciones, como mecanismo exorcizante de todo mal. Y tenemos que sentirnos contentos y afortunados por haberlo vivido, los que lo vivimos, y poder contarlo y compartirlo.

    En esta su "quincena grande del power pop", la gente de Alta Tensión y del Loco han echado el resto: se han traído a Paul Collins, a Blue Ash y a La Granja. Todos ellos leyendas de lo suyo, todos magníficos intérpretes hoy día. Pero si había una propuesta con total vigencia entre todas las nombradas, era la de la noche del viernes: tanto los americanos Those Pretty Wrongs, como los locales Star Trip han protagonizado sendos discos a lo largo de este año y el anterior, reivindicables como manuales de perfección, cada uno en su estilo. Era, al menos en mi opinión y supongo que en la de todos los allí reunidos, simplemente obligatorio acudir a su puesta en escena.


    Con el mínimo retraso posible, Luther Russell y Jodi Stephens (último miembro original de los míticos Big Star con vida), encargados por deseo propio de abrir la noche, tomaron asiento en el escenario, el primero armado de su guitarra de doce cuerdas y el segundo a la voz y con aspecto atractivo (pese a su edad) y reposado y comenzaron, tan humilde y entrañablemente como uno espera tras la escucha de un disco tan bonito y sencillo como el que han editado este año, a cantar sus canciones. Unas canciones, si me lo permiten, tan enormes, tan enormes, que no desmerecen en absoluto como complemento a la discografía de la mítica banda de Memphis en la que militó Stephens en su juventud junto a Alex Chilton, Andy Humel y Chris Bell.

    Relajados, elegantes y delicados, ambos músicos supieron dotar de belleza desnuda a unas piezas de música pop que no necesitan más artificio. En su primer y homónimo trabajo se escuchan otros instrumentos, brillantes arreglos y cuidada producción. Pero han sabido no caer en el exceso y es perfectamente posible defender su obra como lo hicieron esa noche, con tensión y habilidad para epatar a un público que se lo agradecía al máximo según iba transcurriendo su repertorio, en el que no fue necesario recurrir al factor sorpresa, ni a la excesiva revisión del pasado. 

    Sencillamente, se dedicaron a tocar, por orden y una por una, las canciones de "Those PrettyWrongs" (2016, Burger Records), que adquirieron relevancia y brillo gracias a unas sentidas interpretaciones, que aprovechando el timbre de la acústica de doce cuerdas, la suave y cálida voz de Stephens, las armonías vocales de Russell y aislados toques de percusión (a cargo del primero), las engrandecían pese al reducido formato. Y es que cuando hay experiencia y sentimiento, todo sale rodado. Además, por supuesto, junto a todas esas canciones nuevas, aparecieron un par de regalazos en forma de recreaciones nada menos que de la preciosa "Thirteen", esa delicada pieza maestra del primer disco de Big Star, así como por supuesto, aquél "For you", que Jody compusiera y cantara en el tercer y último disco de la banda.  

    La emoción en la que nos dejaron inmersos parecía no dar cabida a una propuesta eléctrica, como la que traían los valencianos Star Trip, banda que es ya como de la casa en el Loco Club. Son ya incontables las ocasiones en que se han subido a su escenario, ya sea para presentar sus discos, amenizar fiestas o acompañar en cartel a artistas foráneos, como en esta ocasión. Su pasión por la música  que les gusta, sus excelentes canciones y su querencia por hacer bien las cosas, siempre dejan un gran sabor de boca, por eso, aunque lo tenían difícil para capear el altísimo listón que les habían dejado los americanos, se las arreglaron para tomar al asalto el ánimo de los allí presentes y captar poderosamente su atención con un set bien dispuesto, a base, mayormente, de las canciones de su disco homónimo para Pretty Olivia Records

    Píldoras tan directas y certeras como "Todos los caminos te traen aquí" o "Ya no eres como antes" se vieron mezcladas con tributos a sus ídolos de siempre, como un perfecto "The concept", de Teenage Fanclub o, por supuesto, una potente rendición del "September gurls" de Big Star, para la que contaron con la presencia escénica de un siempre majo y entusiasta Luther Russell, que se animó a cantar alguna estrofa. Una magnífica actuación, en definitiva, que no hizo sino coronar una grandísima noche, que daba pistoletazo de salida (por todo lo alto) a un fin de semana intenso y, quizá, también un más que merecido auto-homenaje, para la gente del Loco Club, que esperamos que no pierdan nunca su entusiasmo y nos sigan regalando conciertos, aunque seamos pocos los que apreciemos el regalo. ¡Gracias de nuevo, amigos!


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves