Bonavena Música: 5 años en la trinchera - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

martes, enero 22, 2019

Bonavena Música: 5 años en la trinchera

Bonavena Música, sello valenciano creado a pachas entre Manolo Bertrán (Doctor Divago) y Raúl Tamarit (Radiadores) cumple ya cinco años en activo, durante los cuales no sólo ha editado la referencias de sus artífices, sino también otras de lo más sabroso. Todo ello lo celebran a lo grande este mismo sábado en 16 Toneladas con un concierto que icluye, claro, a los Divago, los Radiadores y los madrileños Angry Saints. Lo dice claro Raúl: "En Bonavena hay grupos de músicos, no productos de temporada"




PRESENTACIÓN

Al final, todo es boxeo. El boxeo es una gran metáfora. De la vida, de la experiencia, de la resistencia... De resistencia precisamente sabía mucho Oscar "Ringo" Bonavena, un mito del boxeo argentino que llegó a aguantarle nada menos que 15 asaltos a Muhamad Alí. Le llamaban "Ringo" porque contaba que le confundían con el batería de los Beatles, hizo cine, televisión, cantó rock con éxito y murió tiroteado a la puerta de un burdel. Toda una estrella del pop.

No es, por tanto, de extrañar, que alguien tan aficionado al boxeo como Manolo Bertrán le propusiera el nombre de Bonavena a su buen amigo Raúl Tamarit para el sello discográfico que pensaban montar juntos. Al fin y al cabo, de resistencia saben ambos bastante. Tanto uno como otro, andan saciados de pelear contra las inclemencias de una industria discográfica que no entiende nada que no sea el disparo a lo seguro. Si uno se empeña en hacer las cosas a su manera, con personalidad, con la gallardía que genera el entusiasmo por una música que le ha acompañado de por vida y que no puede abandonar, se le cierran todas las puertas.

Foto: Juan Terol
Hartos de intentar que los trabajos de sus respectivas bandas se editaran por una discográfica al uso, decidieron liarse la manta a la cabeza, tirar de contactos, de la experiencia reunida a costa de tocar, promocionar, organizar conciertos o escribir notas de prensa y empezar a sacarse ellos mismos las castañas del fuego. La idea inicial era montar el sello sólo par editar los trabajos de sus bandas, hacer la promoción y la producción de sus presentaciones en vivo, pero a la larga se han ido diversificando y ya son varias las referencias externas que se han editado en el sello, o en la subsidiaria que crearon para estos menesteres, Infinito Discos. Nombres tan granados como Galavera, Hotel Nebraska, Löbison, Lanuca o La Gran Esperanza Blanca son ya parte del clan.

LA CELEBRACIÓN:

Cumplir cinco años haciendo algo tan quimérico como editar música es siempre motivo de celebración, por eso nuestros protagonistas, más prolíficos en el caso de los Radiadores, pero muy caros de ver en el caso de Doctor Divago, han decidido coger las guitarras y plantarse a tocar en la valenciana sala 16 Toneladas. No lo harán solos, como siempre intentan conectar con gente de fuera -seguramente esto se traducirá en una futura visita a la capital- y en esta ocasión se traen a Angry Saints, una banda internacional, pero afincada en Madrid, que practica un rock and roll sucio, pero de factura elegante, que no desentonará para nada con las descargas de los anfitriones (escuchar su último disco aquí). Tres conciertos de altura, pues, que tendrán lugar este mismo sábado 26 en la citada sala. Las entradas las puedes conseguir aquí



No conozco mejor manera de contar una historia que el que la cuente sea el propio protagonista, de modo que paso la palabra a Manolo y Raúl:

AL HABLA CON LOS JEFES:

Alquimia Sonora: ¿ Cuál fue el motivo de empezar con Bonavena y qué esperabais de ello? 

Foto: Josep Escuin
Manolo: "Raúl y yo somos amigos desde el año 94 ó 95, desde el día que nos conocimos en una actuación televisiva de Ciudadano López (los dos andábamos por allí echando una mano). Años después, Raúl colaboró con Doctor Divago en búsqueda de conciertos y promo. Al final los dos nos ayudábamos con nuestros respectivos proyectos. Tanto él con Una Sonrisa Terrible y Los Radiadores como yo con Doctor Divago habíamos pasado por bastantes discográficas pequeñas, la mayoría con buena voluntad pero pocos recursos, y vivido experiencias de lo más variopinto. En realidad el trabajo que hacían podíamos hacerlo nosotros perfectamente, incluso podíamos mimarlo más y tener el control absoluto de todo. Y eso fue lo que hicimos. A esas alturas, tanto uno como otro teníamos cierta experiencia en el sector y algunos contactos. Nuestra idea nunca ha sido la de fichar grupos (aunque la posibilidad tampoco está cerrada), sino sacar los trabajos de las bandas en las que tocamos y cuidarlas en la medida de lo posible. La verdad es que debíamos haberlo hecho antes, unos 8 años antes, cuando desapareció Criminal records, pero entonces todavía creíamos que podía ser positivo asociarse con algún sello pequeño. Básicamente, lo que esperábamos cuando lo creamos era disponer de una especie de plataforma que nos ayudara a seguir expresándonos con nuestros grupos, desde la resistencia y la guerra de guerrillas que habitualmente desarrollamos. No podíamos ser más ambiciosos. En paralelo, abrimos Infinito para responder a los trabajos de edición/promoción que nos pudieran encargar."

Raúl: "Llegó un momento en el que estábamos un poco cansados de tener que supervisar el trabajo de otros, y en muchas ocasiones incluso hacerlo. Quiero decir, hay pequeños sellos que con toda la buena voluntad no acaban de acceder a ciertos lugares, o bien por falta de dedicación o de infraestructura, o por un excesivo catalogo de referencias, y al final es el propio grupo quien tiene que acabar haciendo el trabajo si quiere que se le escuche o entrar dentro del circuito. Luego están otros que te editan un trabajo a cambio de que les cedas una parte de los derechos de las canciones, pero luego no hay una compensación equilibrada. En definitiva, que sobre estos temas hablamos Manolo y yo y pensamos que lo suyo era ponernos a currar nosotros en el tema sin intermediarios. En un principio para los discos de Doctor Divago y Los Radiadores, abiertos a otras propuestas, por supuesto, pero siempre y cuando entraran en la idea que teníamos. No queríamos tener un catalogo abundante para no poder atenderlo como se merece. Y así dedicarnos a mimar el material que teníamos entre manos. Incluso creando un subsello de autoedición como es Infinito. Lo que esperábamos es lo que somos. Trabajo constante, sin bajar la guardia. Pero con cariño. En Bonavena Música hay grupos de músicos, no productos de temporada. Y así seguiremos."  

Alquimia Sonora: ¿Qué papel creéis que juega la autoedición en la escena musical actual?


Manolo: "Bueno, un papel muy importante desde los 90 (Doctor Divago ya autoeditamos nuestro segundo disco con una aventura de Manolo Contreras que se llamó Su Seguro Servidor y posteriormente hemos tenido otras experiencias con sellos de autoedición para grupos sin discográfica). Y la cosa ha ido a más. Cada vez hay menos discográficas que puedan ofrecer cosas interesantes a los grupos, ya sean principiantes o veteranos. Y si alguien quiere dar a conocer su música aunque sea de forma modesta no tiene que esperar a que ninguna discográfica lo fiche, como pasaba hace 30 años. Lo que puede ser determinante para una banda que opta por la autoedición es una buena inversión en promoción, pero es algo que hay que valorar dependiendo del caso y los objetivos. Hoy en día muchas bandas se autoeditan con sus propios sellos, también bastantes bandas consolidadas, algunas consiguen una buena repercusión porque invierten en promocionar sus trabajos."

Raúl: "Ahora mismo es gran parte de la actividad musical. Las multinacionales están desnortadas, las “indies” que todos conocemos juegan a querer ser multinacional, sirviéndose de los mismos planteamientos de marketing. Ojo, otra cosa es la profesionalidad. Se puede ser profesional sin tener que sucumbir a ciertos patrones. Por lo cual hay un sector que es el de la autogestión, el Do It Yourself, un término que incluso va asociado al movimiento anticapitalista, y en que el artista tiene el control de absolutamente todo. Hay veces que por convencimientos y otras veces porque no hay más remedio. Eso ya a gusto del consumidor. Hay un submundo que trabaja desde el underground sin caer en las garras de algunas agencias, que por otro lado, y en buena medida, son las que hoy por hoy marcan el temario periodístico de ciertos medios de comunicación. Vaya, que les hacen el trabajo. El “hazlo tu mismo” va vinculado a los nuevos tiempos, cuidado, siempre ha existido, y las redes sociales han contribuido a que ese submundo cada vez tenga más voz, y no solo musicales, hay todo tipo de planteamientos, artísticos y creativos… al final es todo negocio, eso no hay que olvidarlo. Pero hoy por hoy, y cada vez más, se saben gestionar los recursos y las bazas que tenemos a nuestra disposición. Y eso se nota." 


LA MÚSICA: 

A continuación, una pequeña muestra del catálogo de Bonavena, que incluye mucho, pero que mucho, talento y gallardía:

Doctor Divago: Decanos del rock valenciano, abanderados de una manera propia de entender el rock. Nadie se parece a ellos ni ellos quieren parecerse a nadie. Quizá por eso han sido un secreto a voces durante casi toda su existencia. Eso sí, sus fans, que se cuentan por toda la península, son incondicionales e irredentos. A punto de cumplir 30 años de existencia (se formaron en el 89), su último disco "Complejo Alquería Frailes 13" ofreció el año pasado una de las mejores muestras de su cancionero y sobre todo, la buena forma con la que se empeña en seguir a flote una banda impresionante, que cada vez aporta más experiencia y brillantez a una obra que de por sí ya es impresionante y reivindicable. Verles en directo siempre que se pasen por tu ciudad es obligatorio y además de este último disco Bonavena tiene editados otros dos: un recopilatorio, "Especial de la casa", celebratorio de sus primeros 25 y un gran punto de partida para conocerles, puesto que además incluye el documental "Los tontos buenos tiempos", que el realizador Rubén Soler dirigió sobre ellos y el anterior, "Imperio", otro gran muestrario de maestría. (Enlace para escucha y compra)

Los Radiadores: Engloban en sí lo mejor del rock urbano español, desde Ilegales a los Enemigos, pasando por Burning, la marrullería del punk de los Clash, Buzzcocks o Stiff Little Fingers y las aristas del rock and roll clásico de Buddy Holly (al que dedican una de sus mejores canciones), Creedence Clearwater Revival o Gene Vincent. La imponente personalidad de Raúl sobresale con unas canciones voraces de letras bravuconas e inteligentes, cada vez más contestatarias y esa voz tan arrogante como perfecta para hacer creíble esa combinación. Pero el resto no le van a la zaga: El Joven, El Metralla y Sergio Domingo son también piezas esenciales de esta máquina de hacer rock. Juntos, los cuatro forman una especie de banda de cómic, cada cual con su personaje, que igual que sus adorados Ramones, si no existiera, habría que inventar. Sus razones las exhiben en discos contundentes, abruptos y llenos de temas directos, como su último EP "Puño en alto", que acaban de editar y andan presentando, o el resto de su discografía en Bonavena, de la que habría que destacar un "Los perros ladraron", que podríamos decir que es la perfecta definición de su sonido e intenciones. (Enlace para escucha y compra)

Lanuca: Al principio, Tamarit y Bertrán eran tan estrictos en eso de que el sello sólo sería para editar los trabajos de sus bandas, que hasta el proyecto de Angela Bonet, pareja sentimental del segundo, en el cual éste también participa como guitarrista, tuvo que ser editado a través de una subsidiaria creada al efecto y denominada Infinito Discos. Es así como Lanuca, sin duda uno de los proyectos musicales más interesantes de los aparecidos en la ciudad del Turia estos últimos años, ha editado sus trabajos. Primero, llego la trilogía de epés denominada "anatómica" por su autora: "Pómulo", "Gran mandíbula" y "Tibia turbia" y no hace mucho, su primer largo, "Rémora", ya editado bajo la marca Bonavena, es un trabajo realmente impresionante que, en nuestra opinión, debe ser considerado entre lo mejor aparecido el año pasado a nivel nacional (Enlace para escucha y compra).

Galavera: otro caso familiar, la banda formada por Raúl Tamarit y su esposa Vanessa Juan, en que el primero da rienda suelta a su vena más intimista y acústica. Las melodías importan más que en el cancionero de los Radiadores (y no es que en estos no importen) y manejan más las texturas, siempre planeadas por el cello de Vanessa, que da forma a un bonito conjunto de razones para que este "Dos y dos" (guiño a las hijas de la pareja, como el nombre de la banda, formado por el de las dos), mini lp aparecido en 2014 y una de las primeras referencias de Infinito Discos, sea un producto cuidado y sabroso de escuchar. (Enlace para escucha y compra)



La Gran Esperanza Blanca: Poco se puede añadir que no se haya dicho ya de la banda más longeva (aunque eso sí, con intermitencias) de Valencia, junto a Doctor Divago. La formación capitaneada por el incansable Cisco Fran alcanzó con "Tren fantasma" el culmen de una obra que había ido dando saltos entre una discográfica y otra. Al fin, con la madurez, consiguen hacer justicia a un sonido propio y una forma mediterránea de entender la música americana que les convierte en un producto genuino. Un álbum especialmente cuidado en el que las canciones de Cisco además adquieren un cariz autobiográfico (sobre todo en la inmensa "Los años de felicidad") que las llena de humanidad y emoción en carne viva. Todo un acierto del sello, contar con esto entre su catálogo. (Enlace para escucha y descarga)

Hotel Nebraska: Otra banda veterana, formada por Guillermo Llopis y Gonzalo Anaya, que va a cumplir ya 15 años de existencia y que con "La nostalgia" dan forma a su segundo largo, editado en Infinito Discos durante 2017. El disco tiene mucho más de lo que aparenta una primera visita a ese rock cantado en castellano. Arreglos bien elaborados y letras evocadoras que se sumergen en melodías tejidas con gusto y sobre todo, con un buen amalgama de influencias nada evidentes que hacen de éste otro producto genuino, como viene a ser, como véis, general en todo el catálogo del sello.




Löbison: Los primeros en venir de fuera. Löbison es una banda sevillana que parte del cerebro de un sólo hombre: Juamba d'Estroso, un tipo dotado de una voz peculiar, de esas que albergan mil historias en su sonoridad, y de un ansia por la poesía más áspera y las guitarras ruidosas, que traduce en canciones más que intensas. "La industria de los sentidos" es su cuarto disco y su primera referencia editada fuera de Green UFOS. Esta vez se ha decidido por varias marcas, una de ellas Bonavena, que actúa aquí, digamos, como colaboradora. El disco es un amalgama más crudo y centrado en las guitarras que los anteriores. Se ha alcanzado una estabilidad del formato banda y se nota. Canciones brutas, basadas tanto en el blues más animal, como en el terrorismo de Sonic Youth, la chatarra de Corcobado o incluso el rock más al uso. Un producto bastante fuera de órbita en el panorama nacional que aporta color a la paleta de este sello, aunque sea indirectamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario