La valenciana sala Loco Club recupera su actividad con una apuesta por lo local. - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

sábado, junio 13, 2020

La valenciana sala Loco Club recupera su actividad con una apuesta por lo local.

Poco a poco la ciudad de València, a punto de pasar a fase 3 de desescalada según todas las noticias, va recuperando el pulso de la normalidad en lo que a programación cultural se refiere. De momento, aún son muchos los escépticos, pero ya hay previstos conciertos en diversas localizaciones, tanto abiertas como cerradas, todas con apuestas por las bandas y artistas locales, como es el caso del Loco Club. 



El Loco es uno de los locales con más solera de la ciudad de València, con una programación siempre garante de buen gusto y una dirección que aunque puede diversificarse en ocasiones, no suele apartarse demasiado del rock y el pop más clásico. Por ese motivo y por la calidad de sus producciones, se ha ido generando una especie de "hermandad" en torno al club que va bastante más allá de la simple relación de espectador-sala. Los que allí van sienten el recinto como si fuera su propia casa. Y los primeros que disfrutan, además, son sin duda sus responsables.

A la cabeza de todos ellos está Lorenzo Melero, fan irredento de las melodías hechas con guitarras que desde hace muchos años, incluso mucho antes de hacerse cargo del Loco Club, ha sido -a través de la promotora Alta Tensión- un verdadero adalid del rock and roll  trayendo a la ciudad del Turia una infinidad de bandas por las que siente verdadera devoción y que si él y sus compinches no se hubieran empeñado en traer, seguramente jamás habrían venido por su propio pie.

Es por ello que se echaba en falta toda esa camaradería y ambiente familiar que desprenden siempre los conciertos del Loco, unos conciertos que en este regreso van a centrarse especialmente en artistas locales, en parte seguramente por los impedimentos coyunturales que supone el cierre de aeropuertos, pero también brindando con valentía un espacio para que la nutrida y variada escena valenciana se explaye tras estos meses de confinamiento, que han sido duros para todos, pero especialmente para los que hacen de la cultura un medio de vida. Muchos de ellos tenían aún discos que presentar y tuvieron que cancelar bastantes fechas, lo que a buen seguro habrá hecho tambalear su capacidad de aguante. Justo es, por tanto, que cerremos fronteras y nos apoyemos unos a otros dentro de la ciudad.

Así lo explica el propio Lorenzo: "Vamos a abrir en fase tres porque hacer conciertos es lo que sabemos hacer. Que no son las circunstancias óptimas es lógico, pero nadie en este país y te diría incluso el mundo, está abriendo en circunstancias óptimas y muchos ni siquiera han podido abrir sus negocios tras el parón. Por otra parte, vamos a adoptar todas las medidas necesarias y las que han ordenado las autoridades, que aunque no queda muy claro cómo deben instrumentarse, intentaremos hacerlo lo mejor posible: mantendremos la distancia de seguridad, cada grupo de personas tendrá su mesa reservada, pudiendo también ver el concierto de pie quien quiera, pero se van a evitar las aglomeraciones: aquello de estar todos agolpados a pie de escenario va a ser imposible que se produzca, ya nos encargaremos nosotros de que no pase. Y también apelamos, por supuesto, a la responsabilidad individual para no tener que andar de "policía de barrio" en una sala de conciertos".

La programación por la que ha apostado la sala, como decíamos es eminentemente local: "cuando se aprobó el plan de desescalada, en el cual en fase tres aún no se podría transitar de una provincia a otra, empezamos a hablar con grupos y artistas locales, por eso el cartel lo forman básicamente grupos valencianos. Ya tenemos cerrado incluso algún concierto con gente de Madrid, como Txetxu Altube y también hemos contactado con más gente de fuera de la Comunidad Valenciana, que no sabemos si podremos llegar a hacerlo sobre todo porque la limitación de aforo limita bastante las posibilidades a la hora de poder escoger en función de los cachés y gastos."

Dentro de lo programado, como siempre, se ha contado con gente que podemos decir que es "de la casa", como Star Trip, banda valenciana de power pop que es casi residente en el Loco y que tiene un flamante nuevo disco que ha recibido innumerables parabienes sin poderlo prácticamente airear en directos. Más o menos lo mismo que les pasa a Bob Lazy, otro viejo conocido del local, que lleva ya dos discos producidos junto a Paco Loco repletos de delicias pop, o a Los Radiadores, la banda de Raúl Tamarit, que presentan al fin en directo su reciente Bailes de Verano. No podemos olvidar tampoco a Second Coming, otros adalides del pop de guitarras que tanto gusta a esta parroquia y otros clásicos indiscutibles de los escenarios valencianos, como Bluestafaris y su rock and roll urbano.
Star Trip, fotografía de Susana Godoy y María Carbonell

También hay espacio para bandas algo más jóvenes e igualmente relevantes, como Wax Cylinder, que siguen presentando el interesante Sooner Or Later, repleto de rock-blues fresco y vibrante, así como Peepshow, que ofrecen un post-punk que se ha ido desarrollando a través de dos álbumes bien recibidos; Los Invaders y su electro rock, el fino pop de tendencia Beatles de Inc o también, por supuesto, los fantásticos Wild Ripple, a los que no hace mucho tuvimos el placer de entrevistar por aquí y que abrirán este ciclo de conciertos presentando su nuevo y flamante disco Mal/Bien, repleto de psicodelia punk y grandísimas canciones.

También está quien no se ha quedado quieto durante el confinamiento y va a ofrecernos nuevas canciones: es el caso de The Standby Connection, el grupo formado de las cenizas de Polar que presentan "MB", nuevo single que ha contado con la colaboración nada menos que de Dean Wareham y Britta Phillips, de Luna, lo mismo que Desayuno, que al principio del estado de alarma presentaban la pertinente "La calma", Sellas con su EP de debut, del que recientemente han aireado la poderosa "Desaparecer" o Carolina Otero and Lil' Knife, que presentan "Ibex en flor", canción grabada en casa durante este período, y por supuesto harán lo suyo recuperando temas de su ya nutrida discografía, bajo este apelativo o el de Someone Elses.

Wild Ripple, foto de Fabio Mogrovejo
Los géneros más clásicos también tendrán su paseo por esta nueva programación y así Los Cuervos y The Wanderers defenderán su amor por el  rock and roll primigenio, al igual que los Fabulosos Blueshakers harán lo propio con el blues más purista y molón. Asimismo, algunas bandas de versiones también harán bailar al personal: es el caso de Who's Next, Sweet Papas o The Crowd Pleasers, que completan un cartel de lo más granado, como pueden ver.

Una vez más, Lorenzo es el que nos da la clave: "Confiamos en que entre todos podamos empezar a andar, que es de los que se trata. No va a ser igual que cuando no estaba la dichosa pandemia, pero tenemos que empezar a andar y ver si el público responde, si la gente tiene ganas de ver conciertos en directo, no en un teléfono o en la televisión, aunque sea en unas condiciones un tanto especiales".

Desde luego, nosotros esperamos que así sea y poder contarlo.

Las entradas pueden adquirirse de forma anticipada en la web del Loco Club o pagarse en taquilla, para lo cual se ruega llevar el dinero justo en la mano, de forma que no se genere cambio y disminuya el riesgo de contagio. Se recuerda que el aforo es limitado, no se duerman!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario