Chano Domínguez y Javier Colina en el 33º Festival de Jazz en la Costa (24/07/2020) - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

sábado, julio 25, 2020

Chano Domínguez y Javier Colina en el 33º Festival de Jazz en la Costa (24/07/2020)



Dicen por ahí, que hay que desconfiar de los que mueven los pies y la cabeza mientras escuchan jazz, que son rockeros reconvertidos. Mucho rockero cercano a los sententa años debía haber a mi alrededor el sábado, o el ritmo que imprime Chano Domínguez al piano imposibilita la quietud de quienes llenaron el espacio, adaptado y reducido, del Parque el Majuelo, en Almuñécar.

Abría Chano Domínguez la segunda cita de la 33ª edición de Jazz en la Costa, tras haber estado a punto de no celebrarse por motivos de sobra conocidos y haberse reprogramado el evento con artistas nacionales para no dejar pasar tan importante cita cultural. Lo hacía a lo grande, con “I love Evans” un tema propio que compuso hace muchos años en homenaje a Bill Evans, para seguir con temas musicalmente tan variados como “En la carretera”, una magnífica “Habanera de la alameda” o la siempre agradecida “Evidence”, de Thelonious Monk, antes de estrenar “Limbo”, una pieza compuesta durante el confinamiento y que sonó maravillosamente gracias al estupendo sonido que pudimos disfrutar durante todo el concierto.


Estupendamente acompañado, por el contrabajista de origen argentino, Horacio Fumero, y el baterista David Xirgu, dos piezas fundamentales para resaltar la maestría al piano del gaditano que agradeció en todo momento la presencia del público en el recinto, a pesar de lo complejo de la situación actual para la cultura y, especialmente, la música.


Un rato antes de su salida al escenario el navarro Javier Colina recibía la medalla de la ciudad e imprimió su firma en el ‘Bulevar del jazz’ del parque El Majuelo quedando el norteño encargado de cerrar una sesión que destacó por contar con estos dos mitos del jazz con sus respectivos “Trío” y “Quartet” en el caso de Colina.

A Javier Colina tuve la suerte de verlo, por primera vez, en un emotivo “Tabacco Blues”, en la Vega granadina, junto al gran Bebo Valdés. A partir de ahí, incondicional seguidora de su carrera, he intentado escucharle en tantas cuantas visitas ha hecho a la ciudad. En Almuñécar, dirigiéndose al público con un aire pausado y tranquilo, presentando los temas y explicando que ellos, musicalmente, eran nómadas que viajaban aprendiendo e incorporando lo mejor de la música que les permite viajar desde Nueva York al Magreb, pasando por Cuba o Centro América, empapándose de ritmos y danzones que fusionar con todo lo antes aprendido.


Intérprete versátil y virtuoso donde los haya, Javier Colina paseó por los sonidos más distantes entre sí a través de su contrabajo, recogiendo también el testigo en la maravillosa interpretación de un tema de Thelonious Monk antes de hacernos disfrutar de un danzón o recomendar al público la escucha y disfrute de músicos como José Antonio Méndez, de quién interpretó “Novia mía”. Destacar que, de este autor ya había recogido temas como “Mi mejor canción”, que grabó nada menos que con Silvia Pérez Cruz dándole la personalidad que sólo podían otorgarle entre ambos.

Casi tres horas de conciertos, que se hicieron cortas musicalmente, en la que los aficionados al jazz, llegados desde todas partes de la provincia sólo para asistir al festival, pudieron disfrutar de dos grandes artistas nacionales reconocidos no sólo dentro, sino fuera de nuestro país gracias a la apuesta por un ocio sano y una cultura segura, que es lo que más necesitamos en estos momentos.

Crónica: María Villa
Fotos: Oficina Jazz en la Costa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario