John Williams – Harry Potter y el Prisionero de Azkabán. Varése Sarabande, 2004.

1/31/2012 Trepamuros 0 Comentarios

John Williams – Harry Potter y el Prisionero de Azkabán.
Varése Sarabande, 2004.
Estaba yo pensando de qué disco hablar, entre tantos que tengo apuntados, (tras una semana pasada sin tiempo para ponerme a teclear, no digamos ya pensar), cuando de repente se me encendió la bombilla. Y claro, tuve que apagarla al instante, que no está la cosa para gastar luz. Fue entonces cuando los duendecillos de mi cabeza me susurraron al oído que os hablase de cualquier cosa, pues en el mundo mágico de mi trastorno bipolar agudo, con cuatro palabritas que os ponga por aquí, un par de chistes malos y alguna ironía, os tengo comiendo de mi mano y esperándome por fuera de casa para que os firme autógrafos en cualquier parte de vuestros cuerpos. Que por cierto ya os vale, ¿no? No paráis ni los fines de semana. ¡Pervertidos!
¿Por dónde iba? ¡Ah, sí! Comencemos.

Para empezar diré que éste es mi score favorito de todos los Harrys y todos los Potters habidos hasta la fecha. ¿Cómo que ya no van a haber más pelis y yo hablo como si fuesen a hacer más? Esperaros diez añitos, esperaros, que seguro que empiezan los remakes. Tiempo al tiempo.
Corría el 2004, (el año, no un participante de alguna maratón), y llegaba a las pantallas la primera película con un tono más oscuro y adulto del ya no tan niño mago. John Williams repetía por tercera vez (y última, desgraciadamente) en esta saga, acompañando y fomentando ese nuevo tono más adulto en la narración audiovisual de las aventuras de Potter y compañía. Una lástima que no continuase, sin menospreciar a los sucesores, pero no hay color, punto de comparación o como queráis llamarlo. Esto, claro, bajo mi punto de vista (acordaos aquellos que ya os estéis defecando "fisnamente” en mis parientes más cercanos, de éste detalle) Para mí es como si otro compositor hiciera la música para Indiana Jones o Star Wars.
Aunque pueda considerarse un trabajo menor, entre comillas, por no tratarse de un disco que haya resultado atemporal (como los ya mencionados Indy, Star Wars u otros como Superman, Parque Jurásico, etc), lo cierto es que me sorprende cada vez que lo escucho y me parece uno de sus trabajos más maduros y mejor hechos a lo largo de su dilatada carrera.
A continuación mencionaré cuatro de los temas que más me gustan del disco, que juro que es pura coincidencia, pero son los que utilizan básicamente en la suite del mismo disco:
Empezamos por el aquí nombrado como Lumos! (Hedwig's Theme), que es la melodía (en este caso fácilmente reconocible), de la franquicia. El Main title de Harry Potter, por así decirlo.
Continuamos para bingo con Double Trouble, una pieza coral con tintes navideños, pero también un ligero toque oscuro.

Buckbeak's Flight es otra joyita a tener en cuenta. En cierto modo puede recordar al tema del vuelo de Elliot y E.T. en pequeños detalles, pero posee entidad propia suficiente para destacar por sí mismo.
Y termino con una pieza preciosa, con uso de arpa, clarinete y, por supuesto, los violines (entre otros instrumentos, claro). Este sería A Window To The Past.
Sólo he encontrado una curiosidad sobre la música. Según parece, el tema Double Trouble bebe directamente de las líneas que recitan las brujas de Macbeth al principio de la obra, siendo diferente únicamente el “something wicked this way come” que sale en la canción.
Como no, nuestro amigo Goldentusk, (bueno, no lo conozco en persona ni nada, pero con la de publicidad gratuita que le hago sin que lo sepa, me he ganado el derecho a llamarlo como quiera), tiene también su versión cantada para Harry. Podéis echarle un vistazo al final del artículo.
También tenemos un Harry Potter rapero que se adapta a la perfección a eso de rodearse de delincuencia, armas y tías ligeras de ropa. Podéis verlo por aquí.

Y por hoy nada más. Podéis iros a jugar ya a los magos y las brujas, o los brujos y las magas, que nadie se sienta discriminado/a. Aquí ante todo igualdad, lo mismo nos da haceros perder el tiempo a los chicos que a las chicas, faltaría más.
Mágicos y alquímicos saludos. ¡Y cuidado con las varitas!, que las carga el que no debe ser nombrado. Una vez Braceli intentó abrir una puerta sin manos con el conjuro “alojomorado” y estuvimos un mes con bistecs pegados a las córneas para bajar la inflamación. Claro, le da por traducir todo lo que no suena castellano y pasa lo que pasa. Eso sí, como traductor de títulos de películas no tiene precio el tío.






0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario