• Breves

    jueves, abril 19, 2012

    Y la otra pierna, ah, ah, ah, ah, ah.

    Harold Faltermeyer, allá por 1985, sacó el tema Axel F.. Pionero alemán de la música electrónica, nunca estuvo de acuerdo con incluír este tema en la banda sonora de Superdetective en Hollywood (Beberly Hills Cop). Sin embargo se insistió en ello y pasó a formar parte no sólo de su mayor éxito reconocible, sino también en un tema reversionado y recordado a lo largo de los años.

    Sin duda, que una "canción" sin letra llegase a lo más alto tiene mérito. Claro que hay cosas que llevan el título de canción en su haber por tener letra y bien podrían llamarse ruido salido del mismísimo infierno sin ningún problema.

    Pegadiza donde las haya, Axel F. inundaba la mente de cualquiera y le hacía tararearla casi sin esfuerzo, pasando a formar parte de esos temillas ochenteros que dio y recibió fama al formar parte de una película.

    En 2005, para horror de mis oídos personales e intransferibles, se lanzaría un remix, (aquí), acompañado de un personaje creado para la publicidad, Crazy Frog. Que fue un éxito es un hecho, no había más que entrar en las discotecas cada fin de semana o encender radio y tele, para acabar hasta los mismísimos de la ranita loca y sus machacones ruidos y sonidos vocales imitando una moto. Casi, casi, te hacía odiar la original por haber existido y permitir que existiese esta otra.

    Por suerte, el tema ha sido reivindicado más veces en su versión original que en cualquier otra, sonando en series y numerosas películas. Entre esas apariciones estelares, dos de mis favoritas son las de Padre de Familia, donde Peter Griffin le pone "letra" mientras la baila, de ahí el título de esta reseña, (durante un tiempo fue mi tono de mensajes del móvil), que podéis ver por aquí ; y luego la de la película Monstruos vs. Alienígenas, donde el presidente de los EEUU pretende tener su propio Encuentros en la Tercera Fase, primero con las notas utilizadas en dicha película, y luego marcándose el Axel F. como una estrella. Y todo eso con un organillo Casio de los de toda la vida. Podéis verlo al final.

    Así que, os dejo que disfrutéis del temita en cuestión. Lo sé, me odiaréis durante un tiempo por habéroslo recordado, porque no se os quitará de la cabeza... ni de la otra pierna, ah, ah, ah, ah, ah.

    Alquímicos saludos.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves