• Breves

    miércoles, junio 26, 2013

    Jerry Goldsmith - El Guerrero Nº13. Varèse Sarabande, 1999.

    Jerry Goldsmith - El Guerrero Nº13. Varèse Sarabande, 1999.

    En la extensa carrera del fallecido compositor nos dejó scores tan reconocibles como Alien, El Planeta de los Simios, Desafío Total, La Profecía o Poltergeist. Sin embargo en sus trabajos "menores" o menos nombrados podemos encontrar verdaderas joyas. Uno de esos casos vendría a ser el que nos ocupa.

    El Guerrero Nº13 es uno de los más notables trabajos del compositor, donde mezcla con acierto las notas más arábicas, (que reciclaría ese mismo año para La Momia), con el tono más épico de la gloria vikinga. A esto habría que añadir que la banda sonora fue encargada en un principio a Graeme Revell, el cual acabó el trabajo pero no terminó de gustar (al mismo compositor si no me equivoco) y finalmente fue rechazado, contratándose a Goldsmith para componer de cero toda la partitura. El trabajo de Revell fue editado hace unos años y se pueden encontrar algunas muestras de su trabajo como ésta y ésta otra.

    Comenzamos con Old Bagdad, pieza que resume perfectamente los dos sonidos ya mencionados que representan prácticamente todo el disco y se puede considerar el tema central.

    Exiled se centra en su mayoría en el personaje "hijo de" (Ibn, que es como los nórdicos lo llaman al escuchar su nombre completo y notar que era la palabra que más se escuchaba en su alargado nombre), cambiando hacia el final de la pieza. Ocurre lo mismo en Arab Horse, aunque en este caso hay una mezcla más repartida de ambos sonidos durante sus escasos 52 segundos.

    Swordmaker invierte papeles y comienza con la parte vikinga del disco para posteriormente trasladarnos de nuevo al sonido más arábico.

    De manera íntegra, The Warriors pertenece a los guerreros norteños.

    Pero el disco no sólo se centra en las dos vertientes escuchadas anteriormente. También el mal tiene su representación con un tercer tema en discordia, uno que se asemeja al sonido nórdico, pero que contiene un tono más amenazador. Ejemplos de este los podemos encontrar en Viking Heads y The Fire Dragon.

    Y hasta aquí la reseña de hoy. Corta, sí, pero suficiente para rememorar uno de los trabajos "menos" destacados del compositor, siempre desde un punto de vista general en base a las composiciones que la gente suele recordar primero al hablar de Goldsmith, por supuesto, y no a la calidad del trabajo en sí.

    Hasta más ver alquimistas.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves