• Breves

    lunes, septiembre 29, 2014

    Los Scooters - Club 76 - Valencia - 27/septiembre/2014.

    Noche de pop vibrante y ska anfetamínico a cargo de los veteranos Scooters.

    Entrar en el Club 76 es como hacer un viaje en el tiempo y retroceder hasta la época dorada del pop con mayúsculas; aquellos años sesenta en los que surgieron innumerables bandas por nuestro país dispuestas a emular los sonidos procedentes de Gran Bretaña y Norteamérica. El pasillo de entrada del club, cubierta por carátulas de Lps de la época desemboca, girando a la derecha, en el espacio destinado al escenario, flanqueado por tres retratos a tamaño natural de tres solistas valencianos de esa década: Bruno Lomas, Nino Bravo y Camilo Sexto. Casi nada. El pasado sábado hicieron ese paseillo hasta el escenario Los Scooters, veterana banda valenciana formada a principios de los 80's que se han mantenido fieles al sonido sixties. Teniendo como referencias a The Kinks, The Beatles, The Who o The Jam, en el terreno pop-rock y a bandas como The Specials o The Selecter en cuanto al ska, el cuarteto ha sabido completar un repertorio cuajado de buenas canciones.

    Sobre 1982, Julio Llopis "Bolo" (guitarra y voz), Juan José Albiñana "Woody" (bajo y coros), José Gregorio (guitarra) y José Lorenzo "Cipri" (batería) formaban Los Scooters. Su primer concierto, al que tuve la suerte de asistir, se celebró en una falla cercana al mercado de la C/Jesús, como por entonces les ocurrió a tantas otras bandas de Valencia. Con un repertorio plagado de versiones, el descaro y la energía que derrocharon sobre el escenario aquellos cuatro jóvenes con atuendos mod, presagiaban que iba a ser un grupo a tener en cuenta durante aquella fértil década. Tras ganar el concurso para bandas organizado por la Diputación de Valencia en 1986, participaron en la grabación de un Lp que registraba temas de todos los grupos participantes. Su colaboración, "Mi generación 80", traspasó el ámbito local y se convirtió en uno de los temas más pinchados por los aficionados al pop y dio título a un recopilatorio en el que participaron los mejores grupos de la escena mod española: Los Flechazos, Brigthon 64, Los Elegantes, Kamenbert, Telegrama o Los Sencillos entre otros.

    En 1987 se unen a la banda Guillermo Fuster "Willy" (guitarra y voz) y Vicente Vila "Metralla" (batería) en sustitución de José Gregorio y del desaparecido José Lorenzo "Cipri". Con esta formación grabarán su single "Toma anfetas" / "Chile", 45 rpm editado por el sello valenciano Utopía Batusi, que hoy en día es una cotizada pieza de coleccionistas. En 2008, el sello valenciano Turia Records publicaba como primera referencia la reedición del single, en el que Scooters versioneaban un tema del grupo de ska británico The Selecter. Hasta su separación a principios de los 90's el grupo se presentó como Los Frenéticos, para distinguirse de los donostiarras del mismo nombre. Tras dispersarse (Bolo formará parte de Los Básicos, Willy de N.E.S y Metralla de Los Áridos), los tres se reunirán de nuevo bajo el nombre de Los Nerviosos, siguiendo fieles a su estilo: pop acelerado, de buena factura y cantado en español.

    En 2007 se organizó la primera edición del Festival de Pop-Rock del Turía, conocido como FESTUR, una iniciativa que pretende recuperar a bandas locales que se forjaron durante la década de los ochenta aunque algunas de ellas hayan desaparecido. Para la ocasión se reunieron y su actuación fue una de las más aclamadas de las que pasaron por el escenario de la Sala Matisse. A los vídeos colgados en Youtube me remito. El éxito de Los Scooters no se sustentó sólo en su capacidad para componer grandes canciones, sino en su capacidad para trasladarlas al directo, dejando en la memoria conciertos cargados de energía y buen rollo con los asistentes bailando pogo o cantando los estribillos a coro con la banda.

    El pasado sábado en Club76, con Domingo Antúnez a la batería, Julio, Willy y Woody, nos recordaron una vez más porque son considerados la banda representativa del movimiento mod en Valencia. Ante una sala llena de incondicionales, gente curtida en muchas batallas nocturnas y con muchas horas de rock'n'roll a sus espaldas, el cuarteto enfiló un setlist, lleno de magníficas canciones con el mismo descaro y energía con que lo hicieron por primera vez a principios de los ochenta. "Los chicos están bien", la versión del tema de The Who, "The kids are allright", abrió una noche en la que aparcamos la nostalgia para dejarnos llevar por la magia del pop. Y gran parte de esa magia consiste en su sencillez. Apenas tres acordes y estribillos con tres palabras son suficientes para resumir en canciones de no más de tres minutos todas nuestras ilusiones y decepciones, alegrías y tristezas, esperanzas y fracasos. Temas como "Tiempos lejanos", "La vida de la noche", "Perdido en la ciudad", o "Surf en el Perelló", son buenos ejemplos.

    Con "El hombre lobo" rindieron homenaje al batería de su formación original, "Cipri", una canción con cuyos acordes recordaban la imagen soberbia de uno de los más carismáticos personajes que dieron aquellos años. Para finalizar la horita larga de concierto, una magnífica versión del "Dreaming" de Blondie y como no podía ser de otro modo, "Toma anfetas", en la que estuvieron acompañados por Sofía, Rosa y Elena a los coros, mientras la sala coreaba el estribillo y daba botes. Estaba claro que el bis no podía ser otro que "Mi generación 80", con la que el aforo se desgañitó cantando el estribillo "esta es mi generación". Sin duda Los Scooters demostraron una vez más que los chicos están bien.





     






    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves