• Breves

    martes, julio 28, 2015

    The Clams. Ambigú Axerquía. Córdoba, 23.7.14

    The Clams. Ambigú Axerquía. Córdoba, 23.7.14.

    Hacer un festín íntimo tocando, y no de manera superficial, unos cuantos clásicos de la soul music, el funk, el rhythm and blues y otros géneros afluentes de la época dorada de la música negra, cuando los sellos facturaban miles de copias y hasta los escenarios más recónditos se llenaban de fieles devotos que se contoneaban y casi llegaban al éxtasis en ocasiones. Conseguir que una terraza veraniega con menos de un centenar de curiosos se convierta en eso, en un entregado entorno para el recuerdo de unos temas que se hacen necesarios cada vez que alguien nos los recuerda sobre un escenario. A estas seis mujeres aguerridas, fajadas en la industria del “yo me lo guiso, yo me lo como” y lo suficientemente pacientes para pasearse por toda la geografía nacional haciendo del boca a oreja su principal atractivo, se les da especialmente bien hacer de su background sonoro una celebración diaria. En esta ocasión pudimos comprobarlo de primera mano.

    Un trombón, una trompeta (la sección de vientos quedó coja hace poco, pero tampoco se echan de menos las notas del saxo), un poderosísimo bajo, una batería discreta pero efectiva, una guitarra que dosifica los punteos y una voz, la de Aida, que conserva la esencia de Janis Joplin y el alma de Dusty Springfield. Precisamente uno de los puntos fuertes de la primera parte de su show fue ‘Son of a preacher man’, la canción con la que la británica resucitó de las catacumbas del pop gracias a Quentin Tarantino y su vista para incluirla en el reparto musical de ‘Pulp Fiction’. El pop vestido de negro (y blanco, haciendo honor al uniforme, corbatas incluidos, que lucen las chicas) y el rescate de himnos atemporales como ‘Hold on, I’m coming’ que los seminales Sam & Dave tengan a la mayor gloria. The Clams saben que esto de hacer música por el mero placer de hacerla es complicado a veces y por eso apelan al ‘Hard to handle’ de Otis Redding como ejemplo de constancia y empecinamiento en el trabajo bien hecho (después vuelven a él con una coqueta versión de ‘Can’t turn you loose’). Y también al ‘Good woman’ de Barbara Lynn para reivindicarse y plantar la merecida conciencia de clase. También se nota que se han encomendado para tan ardua labor a ciertos dioses recurrentes, como Ray Charles, de quien rescatan ‘I got a woman’ y la más obvia ‘Hit the road, Jack’, imprescindible en el colofón de un recorrido que huele a grava, polvo y sudor. Por ahí se cuela la grandísima Etta James para que ellas hagan suya la no menos grande ‘Something’s got a hold on me’ y la enlacen con la sensualidad de ‘ I just wanna make love to you’. Una fiesta, lo que decíamos.

    Las de arriba y los de abajo interactúan, se aplauden mutuamente y siguen a lo suyo. Las madrileñas exhiben ya un largo kilometraje en el salpicadero de su maquinaria y lo demuestran incitando al baile desinhibido y predicando con el ejemplo. Es el momento de incorporar una bomba como ‘Lucille’ para que el respetable pierda cualquier tipo de respeto por sí mismo y se mimetice con el entorno. El ambiente en la terraza del Ambigú Axerquía (perdonen la cuña pero sigue siendo nuestra sala favorita) justifica el precio de la entrada y el mínimo esfuerzo de subir alguna que otra cuesta para integrarse en este festival de jueves de verano. Hasta la temperatura acompañaba, y el ‘Knock on wood’ sonó más soul que nunca gracias a la conjunción Eddie Floyd-Amii Stewart con la que condensan su tocata, obviamente más proclive a la tradición que a la discoteca. Así es fácil hacer bises sin que apenas haga falta.


    Después de la ‘Satisfaction’ que proporciona el haber pasado una noche de lo más emocionante, abordan ‘Proud Mary’ como si Tina Turner las estuviera dirigiendo desde su último paraíso fiscal y John Fogerty les dictara el riff. Ya decíamos que no es difícil disfrutar de esta manera. No sería justo que tantas abrumadoras influencias oscurecieran el esfuerzo por componer temas propios de la misma calaña. Esta vez sonaron ‘Yes she can do it’, ‘Take it and shake it’, ‘Gold’ y ‘Strong and proud’, cualquiera de ellos perfectamente susceptible de formar parte de la colección de gemas inolvidables, siempre desde la humildad, que The Clams (unas “almejas” adorables, con perdón) pulen con la frecuencia deseable. Cuando te vas de un concierto con la sensación de que la cosa aún podría haber dado más de sí, no sabes si la señal es buena, pero preferimos pensar que sí. Mejor que nos quedemos con ganas.


































    Escucha su disco aquí.

    Próximos conciertos de The Clams:
    28 AGOSTO – EVENTO PRIVADO
    12 SEPTIEMBRE – INTRUSO BAR
    19 SEPTIEMBRE – TERUEL
    26 SEPTIEMBRE – DENIA
    27 SEPTIEMBRE – EVENTO PRIVADO

    Texto: JJ Stone
    Fotografías: Raisa McCartney






    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves