• Breves

    sábado, noviembre 21, 2015

    Thaïs Morell – La Rambleta (Valencia, 20-11-15)

    Amaralina” colorea La Rambleta con la amalgama de sensaciones que deja la world music en el trabajo de la brasileña.
    Es fácil emprenderla con la crónica de un concierto cuando las sensaciones que todavía vagan por el ambiente tienen que ver con la calidad que emanó, con su elegancia sobre el escenario y con ese poso de positivismo a golpe de ritmo mediterráneo y brasileño. Thaïs Morell presentaba un segundo trabajo en La Rambleta de Valencia, “Amaralina”, siguiendo en cierta medida la estela brillante de su anterior disco “Cancionerira”. Música tradicional bañada de jazz y pasada por el filtro de cada uno de los músicos que la acompañaron sobre el escenario que, en definitiva, fueron partícipes también del desarrollo de “Amaralina”. Noche de brisa brasileña y de salinas mediterráneas. 

    Thaïs Morell encabezando el quinteto con los (indispensables ya) Ales Cesarini (contrabajo), Andrés Belmonte (flauta) y David Gadea (percusión) y la incorporación de Albert Palau al piano y el rhodes. No serían los únicos que subirían al escenario de La Rambleta: Alexey León (saxo), Crá Rosa (percusión), Mariano Steimberg (batería), Carlos Sanchís (acordeón), Ceci Debergh (coros) y Natxo Tamarit (bajo) terminarían de diseñar la cuadratura del círculo que llegaba con “Amaralina”. Una plantilla de músicos certeros que ya nos tienen acostumbrados a su efectividad y a acertar más allá de sus perfectas ejecuciones: son el alma de lo que trasciende en el patio de butacas. Pero más allá de eso, el empaste milimétrico de cada uno de ellos para que temas como ese “Segura o tombo da canoa” acaben estallando con la amalgama de percusión y los versos “atrabalenguados” en la voz de Thaïs Morell

    La complejidad de mantener el equilibrio entre el jazz (la tradición jazzística de prácticamente todos los músicos fue patente desde sus primeros compases) con sus concesiones y ese trasfondo pop cargado de groove (el tema “Amaralina” es un ejemplo) que queda en la base de las composiciones. Conseguir que los puentes instrumentales brillen por sí solos pero sin apoderarse del tema en concreto. Eso sí, sin renunciar a la magia de algunos momentos como el solo de Alexey León en “Vestida de Kentê” o las cuerdas en “Sambhaliji” y por supuesto la presencia en primer término de percusión brasileña, ya fuera con el surdo que Ales Cesarini se agencia o la cuica y el pandeiro de Crá Rosa.

    Es difícil que un trabajo como “Amaralina”, sin residir en la ortodoxia musical del jazz, de la bossa, del folk o de cualquier otra reminiscencia que pueda sugerir, consiga digerirse sin derrotar a los espectadores. Su éxito no solo reside en la pulcritud de cada una de las interpretaciones, sino también en ese juego rítmico que podemos encontrar a lo largo de la playlist de “Amaralina”. Ritmos que van desde el baião más tradicional a la mezcla entre los punteos más mediterráneos con la bossa y la samba. Una amalgama de instrumentos que no destacaron por hacerse notar, sino por haber encontrado su lugar, como la melancolía que trasciende en “Eles” y el acordeón de Carlos Sanchís a medio camino entre un Piazzolla rodeado por las cuatro estaciones porteñas y el brillo parisino de fondo este corte. 

    Un somero repaso por los temas que componen este segundo trabajo. Desde “Sobre tudo agora” a “Filosofia” pasando por el dúo con David Gadea en “Pife torto” (Thaïs Morell deja la guitarra por una flauta de bambú) o por ese homenaje a Lorca, en castellano, que es “Los mozos de Monleón”. Distintos escenarios en los que desarrollar este trabajo: ya sea en solitario con los arpegios a la guitarra de Thaïs o con todo el combo de músicos sobre el escenario, como ese “Vestida de Kentê” con el acabaría con todo el auditorio (lleno) de pie. 

    No cabe duda que en cualquiera de los escenarios escénicos que llegaron a La Rambleta Thaïs Morell y los suyos supieron no solo defender por primera vez “Amaralina”, sino que además lo dotaron de la personalidad y ese “buenrrollismo” contagioso. Más trabas tuvieron que saltar, como el que en el patio de butacas y en aquellos momentos más íntimos, se escucharan las vibraciones de otro concierto que a esa misma hora se desarrollaba en La Rambleta. Y aunque “detuvieron” el concierto que tenía lugar un piso más abajo, el daño ya estaba hecho. 

    La playa evocada por Thaïs Morell se convirtió en el refugio calmado y tranquilo en el que todos deberíamos dejarnos caer y simplemente respirar la esencia vitalista y sencilla de cada uno de los cortes de “Amaralina”. Un concierto estilizado y con destellos de preciosismo sonoro que no puede mas que convertirse en el mejor de los comienzos para este trabajo. Que “la experiencia es un grado” es evidente y lo demostraron. Nos quedamos con el tema que da título al disco sobre el escenario de La Rambleta.

     
    Thaïs Morell: “Amaralina” (La Rambleta. Valencia 20-11-15) 

     Andrés Belmonte (flauta y percusión)

     Natxo Tamarit (bajo eléctrico)

     Thaïs Morell (guitarra, voz)

     Mariano Steimberg (batería)

     David Gadea (percusión)

     Ales Cesarini (contrabajo)

     Ceci Debergh (coros)

     Thaïs Morell presenta "Amaralina"

     Carlos Sanchís (acordeón)

     Alexey León (saxo)

     Crá Rosa (percusión)

     Presentación "Amaralina"

    Más info: 
    http://es.thaismorell.com/ 
    http://larambleta.com/ 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves