• Breves

    domingo, abril 24, 2016

    Néstor Rausell y los Impostores – La Espera (Mesdemil, 2016).


    La Espera” es el primer trabajo de estudio de Néstor Rausell y los Impostores, un EP con cuatro canciones que se desenvuelven entre el rock'n'roll más clásico teñido de esencias de los 70's y el blues más ácido pero de melodías y estribillos brillantes. Un magnífico debut que destila honestidad y convicción en sus cuatro cortes y que nos promete un espléndido directo del cuarteto.

    En el origen de Néstor Rausell y los Impostores nos encontramos, además de al propio Néstor, a Niko Fernández (batería) con el que compartió su permanencia en Stuntmen e Inevitables, con los que registraron dos Eps en cada banda. A finales de 2014, tras la disolución de Stuntmen, Nestor y Niko se reúnen con Esteban Carbone (guitarra solista y coros) y Víctor Pozo (bajo) para dar un cambio a su sonido y apostar por composiciones acústicas. Ésto no significa que Nestor Rausell y los impostores hayan abrazado el folk en su estreno, si no que han sabido atemperar la energía de Inevitables y Stuntmen, canalizándola hacia terrenos más serenos donde tanto los medios tiempos como el lirismo de las letras encuentran fácil acomodo.

    Grabado en diciembre del pasado año en los estudios Millenia, con Fernando Boix encargado de la grabación, producción y masterización, “La Espera” acaba de ser publicado por el sello Mesdemil, una pequeña discográfica con un extenso catálogo de interesantes artistas locales, muchos de los cuales cantan en su lengua autóctona. A Néstor y a los Impostores se les sumó durante la grabación del disco, y también en sus directos, Daniel Benjamín Quinto a los teclados, consiguiendo que el sonido del cuarteto gane con esos fondos con sabor a órgano de los 70s que tan bien encaja en el sonido de la banda.

     Carla Gadea Forografía

    Cuatro temas muy distintos entre si, “Estar”, “La Espera”, “Fortaleza en lo más alto” y “Palabras efímeras”, completan el EP. La influencia, reconocida por Nestor de gente como Soda Estéreo, Enrique Bunbury o Andrés Calamaro planea en las composiciones aunque la personalidad de los textos, que se desenvuelven entre el desengaño y el mensaje optimista que trasmite la voluntad de ser el responsable de tu propia vida, sitúa la obra de Nestor y los Impostores a años luz de pastiches facilones. Grabado con la banda tocando a la vez, casi en directo a excepción de voces y algún arreglo, Nestor y los Impostores han sabido trasladar al soporte la esencia de su propuesta musical, con una producción limpia que sigue la máxima del “menos es más”, confiando en el valor de las canciones y sin necesidad de maquillarlas.

    Tras una entrada tan brillante como deudora de “Won't get fooled againt” de The Who, en “Estar” tema que abre el disco, despliegan la declaración de principios de Néstor Rausell y los Impostores: una canción con una estructura clásica de rock'n'roll que reúne en sus poco más de cuatro minutos todos los guiños que podemos esperar. Guitarras ardientes, melodías vocales pegadizas pero no facilonas que sostienen versos que se convierten en pequeños sloganes vitales. Canción para el lucimiento de Niko y Víctor con ese cambio de ritmo que sólo sustentan bajo y batería antes de que se desarrolle el magnífico estribillo.



    En “La espera” encontramos una historia de reproches sustentada por un contagioso y sencillo riff de guitarra que encuentra su réplica en los teclados. El tema que da título al disco de Néstor Rausell y los Impostores es el que más remite a Calamaro en lo músical y a Bunbury en lo vocal. Una canción amarga de las que se escriben o se escuchan en la barra de un bar poco antes de que amanezca.

    Fortaleza en lo más alto” es un tempo medio al que sus autores se refiere como “la balada”. De nuevo una confesión en la que la afirmación de uno mismo como único modo de superar el desengaño se acompaña de una instrumentación mínima para arropar una gran interpretación vocal de Néstor. Intenso solo final de guitarra por parte de Carbone para cerrar una gran canción. Una decisión acertada ha sido finalizar con “Palabras efímeras”, un blues clásico al que el punto de la guitarra solista cabalgando sobre las líneas que traza la sección rítmica le da ese aire alegre que hace que no puedas parar de moverte mientras la escuchas.

    Ayer Nestor Rausell y los Impostores presentaron en el Volander de Valencia este trabajo de debut que tan buen sabor de boca nos ha dejado. Esperamos poder escuchar las canciones que componen “La Espera”, junto con el resto de su setlist, dentro de muy poco.

    MÁS INFO:


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves