GPS (Girando por Salas) Industrial Copera – Granada (16/12/2016)

12/19/2016 Maria V. 0 Comentarios


Se intuía una noche con la mirada puesta en los pies, de luces bajas, sonidos cargados de reverb, flanger y chorus aderezados de letras y melodías melancólicas y es que, el cartel, lo componían algunos de los representantes del nu-gaze Apartamentos Acapulco, Joaquín Pascual, Odio París y La maniobra de Q. Para que esto fuese posible habían unido fuerzas GPS y Discos Bora Bora. La atmósfera, tan planetaria que hasta “J” (Planetas) se dejó ver por allí un poco.

Abrieron la noche, lluviosa donde las haya y con un frío polar, ante una sala donde hubo poco público durante toda la noche, los locales Apartamentos Acapulco, un grupo que se ha ganado su sitio poco a poco y que tuvo su momento más destacado tras ganar el premio al “mejor artista emergente 2015” (antes “liga maquetera” de Rne3) pero, a partir de ahí, el grupo no ha hecho más que trabajar, afianzar su formación y sacar a la luz un ep que es una estupenda tarjeta de presentación “Es justo y necesario”.

Ya no son un dúo, como lo fueron inicialmente, sino un quinteto. Vamos, una banda con todas las de la ley. En el escenario aparecieron casi a oscuras, y trataron de quitarnos el frío a los allí presentes con melodías cálidas y envolventes que fueron un estupendo preludio de la aparición de Joaquín Pascual en un escenario igualmente en penumbra en el que brilla especialmente el neón que lo preside.

Joaquín Pascual es, sin dudas, uno de los músicos más prolíficos y reconocidos en 900 km. a la redonda de Albacete, su tierra natal. Procedente de Surfin’ Bichos, una vez acabada esa etapa, su paso por distintos grupos fue un más que digno prólogo para esta etapa en solitario que tan buenos discos está dando, entre ellos, él último “Una nueva psicodelia”, imprescindible. Con unas composiciones más basadas en su voz (que por momentos recordaba a Nacho Vegas y su profundidad poética) pero magníficamente acompañado por una banda que está a la altura del cantante y que le ayudan a sonar impecable.


Los terceros en el escenario, desde Barcelona, Odio París, todo un descubrimiento en directo. A principios de año editaros “Cenizas y Flores”, tras haber estado “De viaje por Los Planetas”, algo que, ya de por sí, dice bastante sobre el grupo. Para este álbum necesitaron cuatro años de trabajo, tiempo que se ve recompensado con un resultado que bien lo ha merecido. Temas cargados de atmósferas y sonidos envolventes y actitud sobre el escenario hicieron que, a pesar de que el ambiente no se caldeaba, por falta de público que no por calidad de los grupos, hubiese momentos de mucha calidez musical y cierta implicación por parte del público.


Cerrando la noche, La maniobra de Q, llegados desde Molina del Segura (Murcia) con un trabajo también cargado de sonidos que se enmarcan en un noise pop suave y un shoegaze que les situaba codo con codo junto a los grupos que les precedieron para redondear con ellos una noche melódica y tranquila que, si bien no invitó a bailar, sí lo hizo a la escucha de cuatro grupos de gran calidad que se pudieron ver en lo que supuso casi un mini festival para la noche de un viernes frío y tranquilo.

Crónica y fotos: María Villa

0 Comentarios:

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario