Sometimes When - The Golden Rail (Pretty Olivia/You Are The Cosmos, 2019) - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

sábado, mayo 11, 2019

Sometimes When - The Golden Rail (Pretty Olivia/You Are The Cosmos, 2019)

Los sellos Pretty Olivia (Alicante) y You Are The Cosmos (Zaragoza) se unen para poner en circulación en formato vinilo esta joya hecha por veteranos australianos que sin duda constituye un compendio perfecto de la importante tradición melódica de su país. 


Pretty Olivia y You Are The Cosmos más que dos sellos discográficos, son dos trincheras, dos baluartes desde los que sus responsables defienden a sangre y fuego la melodía ¡Que nadie le toque un pelo a la melodía! O si no allí estarán tanto Pedro Vizcaíno, desde Zaragoza, como Javier Abad, desde Alicante, empleando toda su energía, toda su artillería pesada, para mantenerla a salvo. Era cuestión de tiempo que dos adalides del buen pop como ellos, preservadores de las cosas bien hechas, del vinilo editado con mimo y sabiduría, unieran fuerzas. Si me apuran, era hasta necesario.

Y qué ha motivado esta unión, se preguntarán. Pues así, generalizando -y en este caso, créanme, es pertinente- yo diría que todo se resume en una palabra: Australia. Porque somos unos cuantos los que sabemos que en las antípodas se ha fabricado tradicionalmente la mejor música melódica arropada por guitarras eléctricas que jamás se haya escuchado. Desde Easybeats, Saints o Stems hasta Hoodoo Gurus, Go-Betweens, Sameloves o The Church. Australia siempre ha estado ahí para mantener intacto un espíritu, el del más puro pop, que el resto del mundo se ha empeñado en desvirtuar. Esto lo saben Pedro y Javi más que bien.

The Golden Rail son sin duda una síntesis de lo que hablo, la definición perfecta de este concepto: una banda que no cambiará en absoluto unas maneras de hacer que no han variado en lustros, pero que alberga en lo que hace toda el alma y sobre todo, la autoridad necesarias para no necesitar renovar nada. Y hablo de autoridad, de verdadera autoridad, porque sus miembros no son precisamente unos recién llegados: sus miembros han militado en bandas tan importantes para construir ese "sonido aussie" como han sido The Summer Suns, The Rainyard, Header, DM3, The Palisades o los más recientes The Jangle Band. A varios de ellos ya los editó Pretty Olivia en el pasado y también lo hizo con el primer lp de la banda que nos ocupa, Electric Trails From Nowhere (2017). Y si éste ya constituía un paquete soberbio de canciones, Sometimes When, es una auténtica barbaridad.

Y era de esperar, porque estas 10 composiciones no son sino la culminación de más de 30 años de colaboración entre los dos grandes protagonistas de esta historia: Jeff Baker e Ian Freeman han pasado juntos por todas esas bandas que mencionábamos, dejando a su paso todo un manual de estilo de cómo hacer canciones arrebatadoras. Sometimes When no sólo no es una excepción a esa regla, es la piedra filosofal.

Es absolutamente imposible no dejarse seducir por la intensidad emocional que desprenden estas canciones, para cuyo perfeccionamiento y grabación han contado con la ayuda del productor Nick Batterham (The Earthmen) en su estudio de Melbourne. Allí han dado forma a una colección que se escapa a los encorsetamientos habituales del rock hecho en su país, sin por otro lado perder para nada su identidad. Desde los primeros compases de la maravillosamente agridulce  Just Fell In Love ya somos capaces de dilucidar de qué va la cosa. El pop soleado se encuentra muy presente, pero no lo es todo en la ecuación. Y eso precisamente es lo que da su gran valor a este disco, la ausencia de guión, la libertad creativa que se han permitido y que ha acabado haciendo cuajar perfectamente canciones en principio dispares entre sí, para dar forma a algo tan cohesionado como lo que tenemos entre manos.

Precisamente: en este segundo lp de The Golden Rail se encuentra ese equilibrio tan difícil de lograr en el que cada canción tiene vida propia, pero entre todas dan forma a un ser común, pidiendo a gritos ser escuchadas una tras otra para entenderlo todo. Aunque quizá es con los momentos más nublados con los que yo en particular he encontrado más disfrute (Life Is A Dog Box, Shine Patiently, You Wear The Crown), por haber logrado tocar esos "feels" -como los denominaba Brian Wilson- que sólo alcanzan los verdaderamente grandes, esos pasajes melancólicos no serían lo mismo sin que el sol saliera a brillar entre ellos. De esta forma, Don't Let Go Off The Light, Regent Street o la muy bubblegum You Keep Me From Blue, hacen de perfecto contrapunto para que el edificio quede bien plantado y lo más importante: perdure.

Porque no estamos ante el típico producto tan de ahora de escuchar un par de veces y luego olvidar en el fondo del disco duro, en absoluto. Esto es una obra de amor, hecha por gente como nosotros. Gente que ama el pop. Y han hecho el disco primero para ellos, por supuesto, pero también para que todos nosotros gocemos con ellos. The Golden Rail nos están hablando a todos nosotros. Todos aquellos que nos hallamos acurrucados junto a Pedro y Javi en la trinchera del pop en defensa de una forma de entenderlo muy determinada, intransferible para el gran público (aunque se nos llene siempre tanto la boca al decir que en un mundo perfecto todo esto deberían ser hits), que sin embargo lo es todo para nosotros. Este es ese tipo de disco, uno de esos que cuando lo recibes en tu casa entablas una relación de hermandad, de salvación mutua, que trasciende cualquier burda transacción económica. Aquí se guarda el secreto de la felicidad, la madre de todos los desvelos, la razón por la que estamos aquí. Un gran hurra, pues, para nuestros dos grandes generales, Vizcaíno y Abad, por salvaguardar todo esto para nosotros. Les debemos la vida.

2 comentarios:

  1. Veo que coinciden los Juanjos más célebres del musiquerío blogero en este disco, lo que quiere decir que habrá que darle cuartelillo rápidamente, gracias.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Buen artículo, Juanjo. Escribes sobre algo que te gusta, se nota.
    A mí me recordaban a mis adorados Go-Betweens.
    Australia tiene eso que tú dices, el sentido melódico. Da igual que sea "Before Hollywood" o "Eternally Yours" de los Saints.
    Saludos!

    ResponderEliminar

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario