[REVIEW] JÚLBEZ URRUTIA. Júlbez Urrutia (Discos el Apartamento, 2021) - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

miércoles, septiembre 01, 2021

[REVIEW] JÚLBEZ URRUTIA. Júlbez Urrutia (Discos el Apartamento, 2021)


Imposible contar las formas tan extrañas por las que un disco puede llegar a tus manos y sorprenderte. En este caso, ha llegado impactando nuestros oídos, el primer trabajo, homónimo, de Júlbez Urrutia, editado en marzo de este año por Discos el Apartamento. Doce cortes grabados, mezclados y masterizados en Grabaciones Sumergidas (el Puerto de Santa María) por Juan Antonio Mateos, entre noviembre de 2020 y enero de 2021.


Tras Júlbez Urrutia encontramos al músico afincado en Antequera, Juanlu Fernández, vocalista de The Shouting Market, una banda malagueña con varios discos en su haber. Sin embargo, para esta aventura, mucho más intimista, había que tirar de un alter ego acorde a las circunstancias, y así, nace un proyecto personal, terapéutico, un viaje al interior para sacar a la luz estas doce canciones.


Abriendo el disco, Sintra: una instrumental intensa, cargada de atmósferas donde las guitarras se mantienen en un plano, sin grandes subidas ni rupturas, como la cadencia de unas olas que llegan a la orilla aportando tranquilidad. Así suena Sintra, una mirada al océano en un día calmo que anticipa toda la introspección que va a plantear el resto del disco. Para mí, junto a Mal de Altura y Poses, compone la triada que nos da las pistas para entender y apreciar este trabajo.


Si todo el disco nos lleva mentalmente hacia las influencias de su autor, entre las que intuimos a Los Planetas en su etapa más melódica o el desgarro de McEnroe en algunos temas, es en el segundo corte Hill Street, donde quizás podamos verlos más claros sin que por ello Júlbez Urrutia pierda autenticidad. Al fin y al cabo, no “parecerse” o “recordar” otros autores es prácticamente imposible.


Un paseo por la historia, utilizando como vehículo al general cartaginés Amilcal Barcar, no es más que la excusa para que nos perdamos en una melodía con la cadencia adecuada para esperar con impaciencia la subida final, cuál batalla melódica sin víctimas colaterales.


Llegamos así a Mal de altura, que fue también el tema adelanto del disco y del que podemos ver vídeo en YouTube. Un inicio suave, en la línea del resto del disco, con una de las letras más interesantes de este LP y, sobre todo, el corte con más personalidad del disco, del que podríamos decir, define el sonido de Júlbez Urrutia.


No somos los de antes es sin embargo un tema que, sin romper la línea de los anteriores, se desmarca en cierta manera, arriesgando más unos riffs ascendentes que acompañan a una voz más desgarrada en este tema, con un crescendo que nos guía hacia la idea cierta del cambio, de la evolución personal.


Espiral nos sitúa en el ecuador del disco sin desmarcarse del resto del trabajo, que sigue una línea bastante homogénea, sin sorpresas ni sobresaltos, el disco, realmente, goza de una cómoda continuidad musical que permite la tranquilidad en su escucha. No es un disco para bailar, está claro, es de los que invitan al relax y la mirada introspectiva, también necesaria en la discografía de un buen melómano que se precie.


Mismo comentario podría aplicar a Cudillero, que sirve de preludio a otro de los temas que se desmarca mínimamente, en este caso por la acidez que destila Pose, un tema donde los medios tiempos y una rítmica que va marcando con claridad las partes de la canción nos recuerda que, en la sociedad del postureo, lo que enseñamos es más importante que lo que sentimos o disfrutamos. Una buena, y necesaria, crítica social que aporta bastante brillo al conjunto del disco.


Zamburiña, Las fuerzas y Promesas bajo el sol, rematan, acercándose al final, este viaje al interior de Júlbez Urrutia. Personales, viajando desde la languidez de la primera al ritmo de Las Fuerzas, el tema con el que podríamos movernos algo más en un concierto del autor y las expresivas guitarras iniciales de esas “Promesas…” que nos llevan ya al inminente final.


Un final que llega con Elena, el tema más acústico, más desnudo, que nos llega desdotado prácticamente de cualquier elemento que pueda distraer de la propia letra de una canción que “se escapa entre nubes, nieblas y escarchas”, con total intimidad entre el músico y su guitarra, para dejarnos pensando en todo lo que hemos conocido de Júlbez Urrutia a través de estos doce cortes.


Es cierto que, este tipo de discos, no entran fácil en una primera escucha y, es por eso, que una vez lo hemos desgranado y disfrutado, tras varias reproducciones, es un disco más que aconsejable para dejarnos acompañar, o acompañar a su autor, en cualquier viaje, interior o exterior, en el que la música siempre debe estar presente.

  


Grabado mezclado y masterizado en Grabaciones Sumergidas (el Puerto de Santa María) por Juan Antonio Mateos, entre noviembre de 2020 y enero de 2021.

 

Letras y música: Juanlu Fdez (*excepto Elena con letra de Sara Aires).
Juanlu Fdez: voz y guitarras.
Avi López: Bajo.
Juan Antonio Mateos: Teclados, sintetizadores.
Ernie McGomma: Batería.

 

https://julbezurrutia.bandcamp.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario