• Breves

    lunes, octubre 22, 2012

    Los movimientos de El Hijo protagonizan el nuevo acústico en Electropura


    Escribir una nota de prensa anunciando un concierto de El Hijo (alias de Abel Hernández) podría ser lo más fácil del mundo. Tan fácil como acudir a su página web y leer los dossieres de prensa que él mismo ha escrito. Ahí figura todo: cómo grabó todos sus discos (los ep La piel del oso y Canciones gringas, los álbumes Las otras vidas y Madrileña, e incluso algún single por ahí suelto), por qué los hizo, de quién fue productor (Ornamento y delito, McEnroe, Aroah,...), por qué en su último cd, el maravilloso Los movimientos, ha decidido sustituir a su productor habitual, Raúl Fernández “Refree”, por la concesión de una oportunidad a si mismo,... Incluso escribe sus propias críticas de sus trabajos (de paso incluye otras de distintos medios nacionales, que tampoco se diferencian mucho, para qué mentir). Coño, realmente sería tremendamente fácil escribir esta nota de prensa, y, de hecho, ya me he cepillado un párrafo entero mirando hacia otro lado.

    ¿Qué podemos aportar, de todas formas, a lo que allí dice? Si lo llevamos, de una forma casi onanista, al terreno de los sensaciones propias tras una escucha detallada de su disco autoeditado, podemos decir que Los movimientos, con una música que flota, inmóvil, en el aire a tu alrededor, como una orientalizadora levitación, te mueve asimismo por dentro, con susurros como cuchillos, echándote posteriormente sobre un suave colchón de algodón, tan cálido como los iracundamente calmados sonidos internos de sus canciones. El Hijo es un cantautor indiepop que ha hecho del alma su sociedad, de las decepciones del corazón su política, de la belleza su bandera y de la fuerza para seguir hacia delante su arma. La tierra de su música es para ti y para mi, pero algo sigue flotando en el viento: iremos de su mano hacia los cuerpos australes, hacia los fenómenos naturales (remolinos, tempestades,...) que reflejan, exteriorizándolas, nuestras emociones interiores, buscando el Sol que protagonizará la última canción del viaje en el que nos embarca con Los movimientos.

    Qué viaje tan hermoso, y qué bello que tenga una parada este próximo sábado en Electropura, que vuelve a dignificar, una vez más, la propuesta de sus acústicos (si alguien quiere hacerse una idea de cómo sonará El Hijo en acústico, que busque en Spotify, en su web o en su bandcamp Los movimientos, y se deleite con su versión despojada, llamada El coral, incluida como segunda parte del trabajo) gratuitos de sábado tarde. Seguro que, después de unas cuantas canciones, la noche será bonita. Coño, en verdad es tremendamente fácil escribir sobre El Hijo: sólo hay que escucharlo un ratito y su música, igual que su página web, te lo dirá todo.

    Más info:

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves